Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Desmantelan imprenta ilegal que imprimía 10 mil libros a la semana

-A A +A
 

La Policía Nacional, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación y la Cámara Colombiana del Libro, desmantelaron en Bogotá una organización dedicada a la reproducción ilegal de libros y de música en la que se falsificaban aproximadamente 10 mil libros por semana.

Según la policía, las pérdidas ocasionadas  en el sector editorial por esta imprenta alcanzan los 500 millones de pesos.

Durante la acción policial fueron capturadas nueve personas  sindicadas de la producción y distribución del material pirata hacia ciudades como Barranquilla, Cartagena, Valledupar, Montería, Medellín, Tunja, Bogotá, Ibagué, Pereira, Cali, Popayán, Pasto y Girardot. Así mismo, se incautaron 15 mil obras literarias listas para ser llevadas al comercio ilegal.

Los capturados  serán procesados por el delito de defraudación a los derechos patrimoniales de autor y derechos conexos.

Las autoridades explicaron que la reproducción de estos libros se hacía  mediante el empleo de máquinas fotocopiadoras de tipo industrial que permitían  llevar al mercado negro en promedio 40 mil libros piratas al mes distribuidos a nivel local y nacional, con bastantes elementos que los hacían similares a los originales.

Los libros piratas se vendían principalmente en Bogotá y la elaboración se llevaba a cabo en una vivienda familiar ubicada en el barrio Los Libertadores, localidad de San Cristóbal del capital del país, que servía de fachada perfecta para no ser detectados por las autoridades. Una vez se tenía gran demanda del producto falsificado éste era trasladado a bodegas.

Esta organización delictiva se apoyaba en comerciantes de pequeñas librerías ubicadas en diferentes partes de Cundinamarca y el resto del país, todo para poder distribuir y vender los ejemplares,  principalmente textos escolares. Estos vendedores recibían un porcentaje del total de libros vendidos por día en escuelas, colegios y universidades del país.

Igualmente,  la banda estaba dedicada a la reproducción ilícita de obras discográficas de canta autores reconocidos para lo cual empleaban quemadores y multiplicadores de CD, que en promedio reproducían 24 discos por hora.

Publicidad
Publicidad
2327 fotos
64002 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese