Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

EEUU: En el interior también resisten nuevas mezquitas

-A A +A
 

Musulmanes que están tratando de construir templos en el corazón de Estados Unidos _ bien lejos de la acalorada batalla en Nueva York sobre los planes para una mezquita cerca del sitio donde se produjeron los ataques terroristas del 11 de septiembre _ están encontrando oponentes aun más hostiles y agresivos.

Esos sectores han utilizado perros para intimidar a los musulmanes que oran y pintado “Not Welcome” (No eres bienvenido) en un cartel en una obra en construcción. Posteriormente destruyeron el cartel.
El Centro Islámico de 13 pisos y 100 millones de dólares que pronto podría elevarse en el bajo Manhattan es enorme en comparación con las propuestas en otras partes, pero esos proyectos en comunidades pequeñas están causando una furia y temores mucho más grandes que los que han aparecido en Nueva York.

En Murfreesboro, un suburbio de Nashville, oponentes de un nuevo centro islámico dicen que piensan que la mezquita va a ser más que un lugar de oraciones. Temen que el sitio de seis hectáreas, donde funcionaba una granja, será tornado en un campo de entrenamientos de terroristas musulmanes determinados a derrocar el gobierno estadounidense.

“Ellos no son una religión. Son un grupo político militarista”, dijo Bob Shelton, un jubilado de 76 años que vive en el área.

Shelton estaba entre un grupo de varios centenares de manifestantes con camisetas que decían “Vota por Jesús” y carteles de “No queremos la ley Sharia en Estados Unidos”, refiriéndose al estricto código legal islámico. Otros fueron más lejos en su oposición, destrozando el cartel que anunciaba “Futuro sitio del Centro Islámico de Murfreesboro”.

En Temecula, California, los opositores llevaron perros a una protesta contra una propuesta mezquita que estaría ubicada en 1,6 hectáreas junto a una iglesia bautista. Dicen que temen que la mezquita haga del pueblo un refugio para extremistas islámicos, pero los líderes del templo dicen que son pacíficos y solamente necesitan más espacio para nuevos miembros.

El islam es una fe creciente en Estados Unidos, aunque los musulmanes representan menos de 1% de la población. Hace 10 años, había unas 1.200 mezquitas en todo el país. Ahora hay aproximadamente 1.900, de acuerdo con Ihsan Bagby, profesor de Estudios Islámicos en la Universidad de Kentucky y autor de estudios de mezquitas estadounidense.
El crecimiento involucra a centros islámicos que se expanden para dar cabida a más feligreses _ como es el caso en Nueva York, California y Tenesí _ así como mezquitas que surgen en comunidades pequeñas, más aisladas, dijo Bagby.

Un estudio en el 2007 sobre musulmanes estadounidenses del Centro de Estudios Pew encontró que un 39% de los musulmanes adultos en Estados Unidos era inmigrantes que llegaron al país a partir de 1990.
“En cada comunidad religiosa, una de las cosas que sucede en el curso de la inmigración es que la gente se asienta y eventualmente construye algo que dice: 'Estamos aquí para quedarnos' 'No estamos solamente de paso' “, dijo Diana Eck, profesora de estudios religiosos en la Universidad de Harvard. “En parte, eso sucede porque esas comunidades han establecido raíces en Estados Unidos y lo han hecho su país”.

Antes de la protesta en Murfreesboro, se realizó una recaudación de fondos para el nuevo centro comunitario. Niños sentados detrás de una mesa plegable vendieron placas de madera, adornos para puertas y pequeñas bandejas de servicio decoradas con brillos y mensajes como “Paz”, “Me gusta ser musulmán” y “Libertad de Religión”.

El líder de la mezquita Essam Fathy, que ayudó a planear el nuevo edificio en Murfreesboro, ha vivido en el pueblo durante 30 años.
“Yo no pensé que la gente se opondría a algo que está en la constitución”, dijo. “El centro islámico ha estado aquí desde inicios de los 80, 12 años en este sitio específico. No ha cambiado nada, simplemente va a ser un poco más grande”.

Bagby dijo que eso no ha impedido que algunas personas se vuelvan más virulentas.
“(La hostilidad) ya existía, pero no tenía tanta fuerza. El grueso de la población no es hostil”, dijo. “(Pero) El nivel de agresividad es mucho mayor que en años anteriores”.
La mezquita en Murfreesboro es una de tres planeadas en el área de Nashville que han generado revuelo.
Zuhdi Jasser, presidente del Foro Islámico Estadounidense pro Democracia, una organización sin fines de lucro que aboga por la reforma y la modernización del islam, dijo que oponerse a las mezquitas no es forma de prevenir el terrorismo.

Los vecinos no querían que su familia construyese una mezquita en 1979 en Neenah, Wisconsin, porque no sabían nada de los musulmanes.
“Si no se hubiese permitido la construcción de la mezquita en Wisconsin, yo, a los 17 años, me hubiese rodeado de muros y convertido en una persona diferente”, dijo. “Si impedimos que estas mezquitas sean construidas, el resultado podría ser una radicalización”.
Un estudio de profesores en la Facultad Sanford de Política Pública en la Universidad de Duke y de la Universiudad de Carolina del Norte respalda la conclusión de Jasser. El estudio encontró que las mezquitas, librerías religiosas y otras asociaciones comunitarias que reúnen a los musulmanes estadounidenses ayudan a prevenir la radicalización.
En Murfreesboro, Imam Ossama Bahloul dijo que el centro ha contratado un guardia de seguridad para los servicios religiosos del viernes y una cámara de seguridad revisa constantemente el estacionamiento y las entradas. Sus temores no son infundados. Hace dos años, varios hombres ingresaron al Centro Islámico de Columbia, unos 48 kilómetros al suroeste de Murfreesboro, y lo incendiaron con cocteles Molotov, además de robarse un equipo de música y pintar swásticas y “Poder Blanco” frente al edificio.
Bahloul dijo que espera que la controversia muera con el tiempo. Indicó que la situación ha sido especialmente difícil para los niños.
“La segunda generación enfrenta un duro reto porque no pensó ni por un segundo que alguien les iba a decir. 'No eres bienvenido aquí”'.
___
El redactor de la Associated Press Jacob Jordan contribuyó en Atlanta a este reportaje.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64139 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese