Indicadores económicos
2017-03-24

Dólar (TRM)
$2.921,25
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.150,86
UVR, Ayer
$246,72
UVR, Hoy
$246,80
Petróleo
US$47,70

Estado del tiempo
2017-03-24

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 15:22

Marea max.: 14 cms.

Hora: 08:16

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 9 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.1 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

EEUU no tiene estrategia para frontera con México

-A A +A
 

El gobierno estadounidense invirtió casi 4.000 millones de dólares en distintas propuestas para contener el ingreso de indocumentados y drogas, incluidos los 2.400 millones de dólares empleados en la construcción de un cerco fronterizo y la movilización temporal de efectivos de la Guardia Nacional en apoyo de la Patrulla de Fronteras. La administración de Barack Obama, por otra parte, archivó este año un proyecto de crear un "cerco virtual" a lo largo de 85 kilómetros (53 millas) de la frontera en el que ya se habían invertido 1.000 millones de dólares.

"A pesar de los esfuerzos, no parece haber un plan que pueda cumplir el objetivo de garantizar la seguridad en la frontera", expresó el senador republicano de Texas John Cornyn este mes en un discurso ante la Conferencia Legislativa de Estados Unidos y México sobre Temas Fronterizos.

El cerco físico no frenó el ingreso de drogas. Los traficantes cavan túneles, se saltan el muro e incluso han llegado a emplear rampas que les permiten burlar la valla con sus vehículos. Pronto se popularizó la expresión "construye un cerco de 10 pies (tres metros), que traigo una escalera de 11 pies". Y el Departamento de Seguridad Interior lidia con demandas de personas cuyas propiedades quedaron del otro lado del cerco.

Ahora hay un nuevo proyecto de instalar cámaras, radares y otros aparatos electrónicos. Pero la instalación de todo ese equipo tomará al menos 10 años, si no 15, según la Contraloría nacional del Congreso.

La secretaria de Seguridad Interior Janet Napolitano dice que estas iniciativas están dando buenos resultados, como lo refleja una disminución del 36% en la cantidad de detenciones en la frontera y la incorporación de miles de efectivos nuevos a la Patrulla de Fronteras y al Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza.

"En marzo del 2009, la administración de Obama lanzó la Iniciativa de la Frontera del Sudoeste, combinada con formas inteligentes y efectivas de hacer cumplir las leyes migratorias en el interior del país", expresó Napolitano este mes en una declaración escrita ante la comisión judicial del Senado. "Luego de aplicar esta estrategia por dos años, nuestros indicadores de progresos y los parámetros previos del Congreso señalan que este enfoque funciona".

La iniciativa consistió casi exclusivamente en agregar personal y recursos financieros a la frontera y los expertos dicen que esas medidas deben ir acompañadas de una estrategia más amplia que incluya información acerca de qué y quiénes cruzan la frontera a diario, estadísticas que el gobierno no ha conseguido recopilar. La planificación actual se enfoca mayormente en la frontera entre Arizona y México, el sector por donde ingresan más drogas y personas ilegalmente. El Departamento de Seguridad Interior planea volver a colocar un cerco virtual en los próximos cinco años, a un costo de 775 millones de dólares.

Los detractores de la política del gobierno dicen que no hay una estrategia que contemple toda la frontera, desde el Pacífico hasta el Golfo de México.

Bradley Schreiber, ex funcionario del Departamento de Seguridad Interior y actual vicepresidente de la Fundación de Ciencias Aplicadas a la Seguridad Nacional (Applied Science Foundation for Homeland Security), sostiene que el gobierno emplea una estrategia poco sistemática, apelando a la tecnología o el envío de más efectivos a la frontera. Y que no tiene formas sólidas de medir la amenaza, por lo que no hay forma de saber si sus medidas son las más apropiadas.

"No sabemos cuál es la amenaza porque no se ha hecho una buena evaluación", expresó Schreiber. "No sabemos qué cruza (la frontera) ni tenemos una estrategia para contener" ese flujo.

Doris Meissner, del Instituto de Políticas Migratorias de Washington y quien alguna vez dirigió el Servicio de Inmigración y Naturalización, dice que no ve un objetivo preciso ni una forma de conseguirlo.

"Hay una serie de elementos sueltos", manifestó Meissner. "Tal vez haya una (estrategia integral), pero es imposible saberlo porque no hay un objetivo".

FRONTERA SEGURA

Agregó que el primer paso es definir qué constituye una frontera "segura". El Congreso pidió que se "prevengan todos los ingresos ilegales", incluidos los de terroristas, indocumentados y drogas. Napolitano y otros funcionarios de su departamento, no obstante, dicen que la meta es reducir esos ingresos a un nivel "controlable".

David Aguilar, vicecomisionado del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza y ex director de la Patrulla de Fronteras, afirma que la estrategia del gobierno es sencilla: Reducir los riesgos y expandir el control de la frontera.

Para ello, indicó, se emplea una combinación de tecnología y personal que va más allá de la región fronteriza inmediata e incluye evaluaciones de riesgos que varían según la zona. El gobierno, señaló, trata de determinar quiénes y qué ingresan al país sin ser detectados de inmediato, pero no está claro cuándo estará disponible esa información.

Aguilar dijo que las autoridades estadounidenses analizan información suministrada por México, incluida la cantidad de gente que viaja a sitios muy usados por los indocumentados para cruzar la frontera y la cantidad de camas disponibles en los hoteles donde se aloja la gente antes de intentar el cruce.

CRUCE ILEGAL

El cruce ilegal de la frontera cayó a sus niveles más bajos desde la década de 1970, al tiempo que han aumentado las confiscaciones de drogas que intentan ingresar a Estados Unidos y de armas y dinero que van en la dirección contraria, a México.

El descenso en la cantidad de personas que intentan cruzar la frontera obedece en parte a que es más difícil encontrar trabajo en Estados Unidos como consecuencia de la recesión y de las medidas tomadas para hacerle la vida más difícil a los indocumentados en sus comunidades estadounidenses.

Unas 35.000 personas, entre ellas decenas de estadounidenses, han muerto desde que el gobierno mexicano de Felipe Calderón le declaró la guerra al narcotráfico. Un informe reciente dice que un cuarto de millón de personas fueron desplazadas de sus viviendas y que una cuarta parte de ellas han venido a Estados Unidos.

El senador Cornyn afirma que la falta de información es lo que le preocupa.

"Todos sabemos que la cantidad de detenidos (en la frontera) no dice nada acerca de cuántos pudieron cruzarla", expresó. "Esto representa una amenaza a la seguridad nacional. Hay que recuperar la confianza de la gente para que nos permitan hacer las cosas que hay que hacer para componer un sistema de inmigración roto".

___

Nota de reacción: Alicia A. Caldwell cubre temas de inmigración y fronterizos para la AP.

Notas recomendadas
2455 fotos
69187 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese