Indicadores económicos
2017-09-21

Dólar (TRM)
$2.893,18
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.473,84
UVR, Ayer
$251,69
UVR, Hoy
$251,70
Petróleo
US$50,41

Estado del tiempo
2017-09-21

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 0544

Marea max.: 17 cms.

Hora: 1224

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 6 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Feroz represión en Libia, esbozo de diálogo en Bahréin, marchas en Marruecos

Miles de libios volvieron a desafiar hoy al régimen del coronel Muammar Kadhafi pese a la feroz represión que se cobró por lo menos 173 vidas, mientras la monarquía de Bahréin seguía bajo fuerte presión popular para dialogar con la oposición y las protestas que barren la región llegaban a Marruecos.     

En Libia hubo nuevos enfrentamientos en Benghazi, la segunda ciudad del país (1.100 km al este de Trípoli), uno de los focos de la rebelión contra Kadhafi, quien gobierna este país petrolero de Africa del norte desde hace 42 años. Testigos dieron parte además por primera vez de incidentes en Misrata, a apenas 200 km de la capital.     

Según fuentes médicas citadas por Human Rights Watch (HRW), la represión de la rebelión que estalló el martes pasado dejó hasta el momento por lo menos 173 muertos en Banghazi y otras tres localidades de la misma zona.     

“Es un balance incompleto y también hay un gran número de heridos. Según fuentes médicas en Libia, las heridas indican que se están usando armas pesadas contra los manifestantes”, dijo a la AFP Tom Porteous, portavoz de la ONG con sede en Nueva York.     

Testigos denunciaron que las fuerzas de seguridad libias contrataron a “mercenarios africanos” que disparan “indiscriminadamente” contra la multitud.     

El régimen libio, adversario acérrimo de Occidente, acusó a la Unión Europea (UE) de “alentar” las protestas y amenazó con “suspender la cooperación” en la lucha contra la inmigración ilegal, informó el domingo la presidencia húngara de la UE.     

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, exhortó sin embargo poco después a “poner fin a la violencia” en Libia. El miércoles pasado, Ashton había instado a las autoridades libias a respetar “la libertad de expresión”.     

En Bahréin, miles de manifestantes seguían ocupando la Plaza de la Perla de Manama, que volvieron a tomar el sábado, aunque se perfilaba el inicio de un diálogo entre la dinastía sunita de los Al Jalifa y la oposición de este país con población mayoritariamente chiita (otra rama del islam).     

La oposición anunció que ve con prudencia el diálogo con el príncipe heredero, Salman ben Hamad Al Jalifa, sobre las reformas políticas, aunque sigue exigiendo la dimisión del gobierno, al que acusa de la violenta represión de las manifestaciones de la semana pasada.     La Unión General de los sindicatos de Bahréin levantó por su lado la convocatoria a una huelga general que debía iniciarse este domingo, por considerar que sus exigencias de retiro del ejército de la capital y de derecho a manifestar habían sido satisfechas.     

La presión sobre los Al Jalifa vino también de Estados Unidos, que tiene en Bahréin la base de su V Flota, encargada de proteger las rutas petroleras del Golfo.     

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, urgió a las autoridades de esta petromonarquía a acometer reformas políticas y juzgó “inaceptable” el recurso a la fuerza para reprimir las protestas, como ocurrió el jueves pasado, cuando cuatro personas murieron en el desalojo de la Plaza de la Perla por el ejército.     

La ola de protestas contra los regímenes autoritarios de países musulmanes del norte de Africa y de Medio Oriente se desencadenó el mes pasado con los levantamientos que derrocaron a los presidentes de Túnez, Zine El Abidine Ben Ali, y de Egipto, Hosni Mubarak. Desde entonces, tuvo fuertes repercusiones en Libia, Bahréin y Yemen, y este domingo se hizo sentir en Marruecos.     

Entre 3.000 y 4.000 personas desfilaron en Rabat, al grito de “el pueblo quiere el cambio” y denunciando “la corrupción”. En Casablanca, la mayor ciudad del reino, unas 4.000 personas marcharon por “Libertad, Dignidad y Justicia” y grupos de izquierda reclamaron “menos poderes para la monarquía”.     

En Marrakech (sur) y Larache (norte) se produjeron incidentes, con saqueos de tiendas, tras la dispersión de los actos, indicaron un colaborador de la AFP y testigos.

La ola de contestación alentó también a la oposición iraní, que este domingo realizó concentraciones pese al fuerte despliegue de las fuerzas de seguridad del régimen islámico. Los sitios Kaleme y Sahamnews señalaron sin embargo que pequeños grupos de opositores consiguieron congregarse en varias plazas y avenidas del centro de la capital.     

Otras protestas se señalaron en Isfahan.     

Las autoridades iraníes prohibieron a los medios extranjeros cubrir los actos de la oposición.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese