Indicadores económicos
2017-02-22

Dólar (TRM)
$2.902,68
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.058,55
UVR, Ayer
$244,12
UVR, Hoy
$244,21
Petróleo
US$54,06

Estado del tiempo
2017-02-22

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:57

Marea max.: 13 cms.

Hora: 08:28

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 09 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0,5 a 1,5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 22 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-02-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Los penitentes de Santo Tomás, tradición centenaria

-A A +A
 

Nadie sabe a ciencia cierta cuándo  empezó la tradición pero muchos coinciden en que han pasado más de cinco  generaciones desde que los penitentes de Santo Tomás pagan sus ‘mandas’ desde el  ‘Caño de las Palomas’ hasta  la Calle del Calvario.

     “Yo llevo siete años pagando una ‘manda’ por el milagro que hizo el Señor con mi madre,  a quien daban por muerta y le rogué que si me la sanaba yo me flagelaba durante nueve  años. Me la curó y ella está sana y en buen estado de salud. Por eso yo esto lo he venido  haciendo y lo seguiré haciendo hasta pagar la promesa”, dice Rafael Torres mientras se  prepara para salir séptima vez ha hacer su peregrinación.

     Así como el señor Torres existen personas, no sólo de Santo Tomás, Atlántico, sino de  otros que llegan de otros lugares de Colombia a cumplir con al promesa que hicieron. Juana Roa León hace catorce años prometió al Señor de los Milagros que si su hija, de  pocos meses de nacida, se curaba de la diabetes prematura que le habían diagnosticado  los médicos, ella durante dos años se flagelaba.

     “Yo me venía haciendo la pendeja, pero cuando se acercaba la Semana Santa siempre  soñaba que a mí hija la estaba operando o haciéndole algo por el estilo. Hace dos años  soñé que Martha estaba entubada y la operaban varios médicos. Fue cuando entonces  me decidí flagelarme y cumplirle al Señor”, nos contó Juana Roa.

     El día jueves  Juana se acostó temprano y este viernes sin probar bocado se fue hasta las  cercanías del ‘Caño de las Palomas’. Se puso una especie de túnica  blanca con varias  cruces negras dibujadas  y un gorro que le cubre el rosto. Le regaron alcohol medicinal  en la parte que queda entre los glúteos y la zona lumbar. Le indican cómo debe tomar la  ‘Disciplina’. Que es una especie de látigo con siete ramificaciones de las que pende un  nudo hecho con cera de canato o abeja.

     Se pega el primer mapolazo en la espalda y avanza unos cinco pasos mientras se azota  otro lugar de la parte trasera del torso. Retrocede dos pasos y así avanza hasta pasar por  siete estaciones que va encontrando en la denominada Calle de la Amargura. Así llamada  por la cantidad de flagelantes que han pasado por allí desde que los nativos de Santo  Tomás tienen memoria.

     Detrás de Juana van varios familiares acompañándola, menos su hija Martha, que no  quiere ver el sufrimiento por el que tiene que pasar su madre durante más de dos horas  dándose ‘fuetazos’ en sus caderas. Entre los acompañantes van dos ‘veteranos’  flagelantes que ya pagaron sus promesas y ‘ayudan’ a los principiantes cómo Juana a  amainar el dolor.

     Los dos le indican cómo pegarse para que la ‘Disciplina’ haga el trabajo de hincharle la  zona que más tarde uno de ellos abrirá con una cuchilla nueva para que la sangre no se  le acumule ni le pueda causar alguna infección.

     A Juana Roa se le nota que está cansada y ya el fuete no le pega tan duro y la hinchazón  no aparece. Deciden cambiarle la ‘Disciplina’ por otra y está sí causa el efecto que todos  esperaban y aparece la hinchazón de la piel.

     Pasaron cuatro estaciones sin que ello ocurriera y en la quinta se nota lo abultado de la  piel. Entonces aparece Miguel (no dio el apellido), abre la envoltura donde está la  cuchilla, la saca, la empapa en alcohol y se coloca detrás de Juana, le soba el lugar  donde le abrirá tres heridas. A medida que toca la carne brotan hilos de sangre. Para y se  va a la otra parte, encima de la nalga izquierda. Hace tres heridas más. Pero como son  siete decide regresar a  donde estaba primero y hace una cuarta para que las siete  hendiduras en la piel queden completas y allí se cumpla parte del ‘ritual’.

     Juana camina y llega a las dos últimas estaciones, pero su ‘paseo’ no termina allí; por el  contrario avanza azotándose la espalda unos cien metros más donde está la casa de unos  familiares y donde nosotros esperábamos encontrar a Martha, su hija. Pero tampoco está.  “No quiso ver sufrir a su madre por ella”, dice una de las tías que está en con una gasa y  una bolsita que contiene un polvo que han hecho con romero y quina.

     Juan se inclina sobre la rodilla y sobre las heridas le echan el polvo de roquero y quina   se la envuelven con la gasa para que las heridas sanen lo más pronto posible. “Valió la pena. Por los hijos uno soporta todo esto”, me dice Juana mientras se reposaba.

     Así como Juana Roa León son muchas las personas que año tras año hacen esto en  Santo Tomás, Atlántico. Y cada vez aparecen más. El año anterior fueron 43 este año  fueron cinco  más los acudieron y faltó ‘El paisa’ que en esta ocasión no vino pero  anunció que lo hará el año entrante.

     La Iglesia Católica y la protestante no están de acuerdo con esas prácticas, quizás  porque están perdiendo feligreses. Porque pudimos ver que la procesión que se hizo por el  pueblo con Jesús de Nazareno no estuvo tan concurrida cómo sí lo estuvo la Calle de la  Amargura, donde a lado y lado se colocaron sillas para ver pasar a los penitentes.

     

Notas recomendadas
2410 fotos
67377 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

masoquismo. esto no puede ser

masoquismo. esto no puede ser de DIOS atentar contra la salud.propio de fanático. con todo respeto que persona con su sano juicio se somete a esta locura. esto es actuar en contra del DIOS bondadoso, si DIOS todo los días nos hace maravillas y nos permite gozar de todas estas.cuanta ignorancia.

HUY PERO QUE IGNORANCIA TAN

HUY PERO QUE IGNORANCIA TAN BARBARA LA DE ESTA GENTE ,LEA LA BIBLIA ,A DIOS NO LE AGRADA ESTO,EL NOS AMA TANTO QUE SACRIFICO LO QUE EL MAS AMABA SU HIJO PARA QUE NOSOTROS FUERAMOS SALVOS DEL PECADO,,,SERA QUE CON ESTE TIPO DANDOCE AZOTE Y CORTANDOSE CON CUCHILLAS SEREMOS SALVOS? HAY QUE BUSCAR DE DIOS MIS HEMANOS, POR ESO ES QUE EL MUNDO ESTA ASI POR TODAS ESTAS TRADICIONES VANAS QUE NOS LLEVAN A LA PERDICION....DIOS NOS AMA BUSQUEMOS DE EL..

Este pseudo-redactor lo que

Este pseudo-redactor lo que provoca es verguenza a los cartageneros. No entiendo por qué este periódico insiste en colocar escritos de gente tan mala con la pluma. Escribir "ha" en vez de "a", no teniendo ni idea de la conjugación del verbo "haber"; y colocarle tilde a "como" cuando no es una pregunta... ¡ENERGÚMENO, APRENDA A ESCRIBIR!

Más ignorante quien critica.

Más ignorante quien critica. Si ellos hacen eso es porque están convencidos de lo que su Dios les ha hecho. Entonces los personajes del Antiguo Testamento también son ignorantes porque bastante sacrificio pagaron a Dios con gemidos, con cilicio, con ropas andrajosas, etc. Es más, aún hoy ¿el ayuno no es un sacrificio moderno? ¿Y qué decir de las demás prácticas como el ropaje y el llamado "sacrificio de la carne"? Toda religión fue, es y será sacrificio constante

Partida de ignorantes estos

Partida de ignorantes estos flagelantes que piensan que su martirio es para agradar a Dios, cuando debe ser todo lo contrario. Aunque la iglesia catolica y los protestantes no estan de acuerdo con estas practicas, con sus enseñanzas de la edad media y otros pecados fomentan a que estas conductas sigan produciendose.