Indicadores económicos
2017-12-12

Dólar (TRM)
$3.013,99
Dólar, Venta
$2.810,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,40
Euro
$3.555,30
UVR, Ayer
$251,13
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$57,99

Estado del tiempo
2017-12-12

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:52

Marea max.: 17 cms.

Hora: 08:07

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 05 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-12

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
9 - 0 - [object Object]
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Tatuajes ahora sirven para dar información médica en emergencias

Por mucho tiempo, los tatuajes fueron un medio de expresión, pero un pequeño grupo de personas ahora dependen de ellos para un propósito más práctico y con el potencial de salvar vidas: alertar a personal de emergencias sobre afecciones médicas importantes. 

Algunos tatuajes médicos son utilizados en lugar de los brazaletes que normalmente avisan de alergias, enfermedades crónicas o incluso la última voluntad de las personas.   

Los brazaletes son lindos, pero nada tan fuerte como un tatuaje, esa es una declaración fuerte”, dijo Ed Friedlander, patólogo que tiene tatuado en el centro de su pecho “No RCP”, un lugar donde lo vería cualquier paramédico que intentara aplicar la técnica de resucitación cardiopulmonar.        

Friedlander, de 60 años, se tatuó para enfatizar su decisión de no recibir RCP si su corazón se detiene.        

Al parecer, los tatuajes médicos no implican mucho peso legal. No está claro si el personal de una ambulancia que se apresura a atender a un paciente grave cumplirá con una petición como la que tiene Friedlander por ser sólo tinta.        

Sin embargo, los avisos ofrecen una forma sencilla y permanente de dar a los socorristas detalles importantes sobre la salud.            

Melissa Boyer, de Nashville, Michigan, usó brazaletes durante años para identificarse como diabética, pero los perdía o rompía. Hace unos meses, la mujer de 31 años decidió hacerse un tatuaje de 9 centímetros (3 pulgadas y media) en el antebrazo que incluye el símbolo médico y la identifica como diabética tipo 1. También manifiesta sus alergias a la penicilina y a la aspirina.

“He tenido diabetes desde hace 29 años y no sé cuántos brazaletes”, dijo. “Fui a tatuarme y me facilité la vida”.       

La Asociación Médica Estadounidense no apoya específicamente los tatuajes médicos en sus directrices. Pero el doctor Saleh Aldasouqi, endocrinólogo en la Universidad Estatal de Michigan, espera que eso pueda cambiar.          

Aldasouqi, quien ha escrito sobre los tatuajes, los ha visto volverse tan populares entre sus pacientes diabéticos que opina que la profesión médica necesita ayudar a guiar su desarrollo.   

Mi intención ha sido sacar este tema a la superficie para que las organizaciones médicas tengan voz en esto”, dijo. “Si uno busca en Google, se pueden encontrar cientos de historias y discusiones, pero nada médico. Y pienso que eso deja a la deriva a nuestros pacientes”.     

Sería útil, por ejemplo, si los tatuajes fueran uniformes o estuvieran colocados en la misma área del cuerpo para que los socorristas supieran dónde buscar, opinó.         

“Mi perspectiva es que como médicos necesitamos involucrarnos en esto”, agregó Aldasouqi, quien dice que no está a favor ni en contra de los tatuajes, pero considera que los pacientes y médicos deben hablar sobre la idea.       

Si uno de sus pacientes diabéticos quiere tatuarse, Aldasouqi le recomendaría ir con un tatuador autorizado y controlar cuidadosamente el azúcar en la sangre durante el procedimiento.          

La Asociación Nacional de Tatuajes, una organización sin fines de lucro que informa sobre los tatuajes, no tiene cifras de los números o estilos de tatuajes. Bill Johnson, vocero de la asociación, dijo que supo sobre un tatuaje médico un año en su local en Orlando, Florida.    

“Nueve de cada 10 veces es algo sobre alergia a algo, penicilina o nueces”, señaló.    

Aun así, queda en duda si los médicos estarán obligados a cumplir las instrucciones de un tatuaje en un paciente que está a punto de morir, a menos de que pudieran estar seguros de que la persona también firmó los papeles legales.     

Las leyes sobre las órdenes para no resucitar pueden variar ampliamente de estado a estado. En Michigan, la ley no toma para nada en cuenta a los tatuajes médicos.      

“Lo que podemos decir es lo que la ley dice. Lo que no podemos decir es qué va a asumir la gente”, declaró Gena Terlizzi, vocera del Departamento de Salud en el estado.           

Sin embargo, los profesionales de las emergencias siempre están buscando información de la condición médica de los pacientes y preferencias sobre el tratamiento deseado, y eso incluye buscar etiquetas médicas, brazaletes y posiblemente tatuajes, dijo David Tan, director médico en los Servicios Médicos de Emergencia en la Universidad de Washington en San Luis.    

“Es algo que no hemos visto mucho, pero está ahí”, agregó Tan. Aunque “los tatuajes no son muy comunes, no creo que eso los vuelva menos útiles”. Un tatuaje le dice a “cualquier profesional médico que se detenga y piense un momento”, agregó.            

Es improbable que los tatuajes reemplacen a los accesorios médicos, dijo Ramesh Srinivasan, vocero de la Fundación MedicAlert, que al año vende más de 100.000 piezas de joyería donde se alertan de aspectos médicos.  

A diferencia de los tatuajes, los accesorios de MedicAlert también dan información que dan un “panorama completo” de la salud de la persona a la que pueden acceder los profesionales.   

“Los tatuajes son completamente diferentes”, opinó Srinivasan. “¿Qué validez tienen?”      Friedlander alienta a sus pacientes a tomar sus propias decisiones médicas y manifestar sus deseos a tiempo. El endocrinólogo ha plasmado en papel su preferencia por evitar la reanimación cardiopulmonar, pero el tatuaje, explicó, “hará que las personas estén mucho más cómodas cumpliendo mis deseos”.   

“En patología, uno piensa mucho sobre el fin de la vida”, dijo. “Nadie me acusará nunca de no amar la vida. Cuando esta cosa deje de latir, será el momento de irme”.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese