Indicadores económicos
2017-09-24

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-25

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 00:00

Marea max.: 19 cms.

Hora: 16:17

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 A 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.2 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Ultima morada de lujo para las mascotas chilenas

Tumbas con lápida, cementerios virtuales, cremaciones individuales y hasta una completa gama de urnas para guardar las cenizas de perros y gatos, se han convertido en las nuevas opciones de los chilenos para ofrecer a sus mascotas el mejor descanso eterno.

En los últimos años se han multiplicado en Chile los servicios para brindar una última morada a los animales de compañía. Uno de ellos es el cementerio Parque de Asís situado en Buin a unos 40 km de la capital, con más de 3.000 mascotas enterradas y más de 40 entierros por mes, según el encargado del lugar, Rodrigo González.
El 90% son perros, pero también hay gatos, conejos, cotorras y cuyes. Entre sus moradores más curiosos hay una gallina y también una oveja que durante años fue utilizada en el hipódromo para tranquilizar a los caballos de carreras.
Rodeadas de altos eucaliptos y arbustos, y con acceso restringido a los dueños de las mascotas, las pequeñas tumbas se alinean en un parque de 2.500 m2 en que los animales son enterrados directamente en la tierra, protegidos en un saco de arpillera y no en un cajón, como algunos dueños reclaman.
Las lápidas tienen forma rectangular o hexagonal en el caso de los perros, y para los gatos o cuyes, la piedra tiene una forma más circular y de menor tamaño.
Aunque se prohíbe practicar cualquier rito y dejar objetos o flores en las lápidas, para mantener una imagen más uniforme del cementerio, en algunos casos se consiente la presencia de fotos, juguetes del perro, y hasta mensajes de agradecimiento y recuerdo.
“Con las mascotas en Chile hay dos tratamientos: la gente que los trata muy mal y gente que los tiene prácticamente como miembros de la familia”, destaca el sociólogo Vicente Espinoza.
Ejemplo del primer caso ha generado en Santiago un problema de perros vagabundos, es decir aquellos que efectivamente no tienen dueño ni casa, unos 50.000, normalmente abandonados por personas que compran cachorros sin pensar en espacios o recursos, y luego terminan abandonándolos.
Pero es más frecuente el caso contrario.
“Miras el terremoto y la gente arrancaba con los animales, con las mascotas, o en las inundaciones la gente también protegía a las mascotas. Es impresionante”, cuenta este académico de la Universidad de Santiago.
Pero uno de los países más desiguales de América Latina y donde el salario mínimo mensual es de unos 310 dólares por mes, estos servicios habituales en el primer mundo pueden resultar un lujo.
Mantener la tumba de un perro grande en Parque de Asís cuesta unos 75 dólares anuales; y 56 para los gatos y otros animales pequeños, con un 6% de reajuste anual. En caso de no renovar el contrato, los animales son trasladados a un mausoleo común.
Para los dolientes de mascotas otra de las opciones son las cremaciones, que incluyen el traslado del animal al crematorio, la incineración individual, y la devolución a domicilio de las cenizas en una urna.
Es el caso de la empresa Iners, un crematorio dedicado exclusivamente a la incineración de mascotas, el precio de todo el proceso es de unos 122 dólares en el caso de un perro de 30 kg.
“El dueño de la mascota puede ir a ver la cremación del animal si quiere”, explica la gerente del cementerio y crematorio de mascotas El Pilar, Ester Ergas, que destaca la importancia de que la gente no tenga dudas respecto a las cenizas que recibe.
Por último, la gente recurre a los cementerios virtuales, que es simplemente reseñar a su mascota en internet, con su foto, fecha de muerte y con algunos mensajes de sus dueños que muestran la desesperanza que les genera la muerte de sus mascotas.
La sicóloga Mónica López, del departamento de promoción de la Salud de la Universidad de Santiago, señala que “todos los rituales funerarios en los seres humanos nos ayudan a elaborar mejor los duelos. En ese sentido darle un espacio a ese animal que ocupó un lugar importante en nuestros afectos es bastante natural”, explica.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese