Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Único testigo rememora últimos momentos de Allende

-A A +A
 

Salvador Allende fue elegido presidente en 1970 y puso en práctica un inédito modelo: alcanzar el socialismo por la vía pacífica, utilizando las instituciones democráticas. 

Pero su experimento fue interrumpido por un golpe militar comandado por el General Augusto Pinochet y respaldado por el gobierno de Estados Unidos. Allende fue derrocado el 11 de septiembre de 1973

El mandatario fue informado muy temprano del movimiento de tropas y se dirigió al palacio de La Moneda, la sede de gobierno ubicada en el centro de la ciudad, con algunos ministros, colaboradores y sus guardias personales, conocidos como GAP (Grupo de Amigos Personales). 

Pese a algunas voces contrarias Guijón, en entrevista exclusiva con la Associated Press, se reafirma en que él fue el único en ver a Allende suicidarse. Algunas personas, principalmente izquierdistas, mantienen la tesis de que no se suicidó. 

Menos de una hora después de su llegada a palacio, comenzó el ataque de los militares al edificio construido a mediados del siglo XVIII. 

LA ENTREVISTA

Pregunta: ¿Cómo era la situación dentro del palacio? 

Respuesta: “Nosotros estábamos en La Moneda, que se estaba incendiando, nos disparaban con metralleta por todos lados, sólo oíamos la balacera porque estábamos en el interior, así que no es como para contar un relato pormenorizado...Estábamos jugándonos un poco la vida nosotros también porque no sabíamos que iban a hacer los milicos”. 

Allende se paseaba entre sus colaboradores con un casco blanco en la cabeza y la ametralladora que le regaló el líder cubano cuando visitó Chile en 1972.

P: ¿Cómo era el ambiente? 

R: “Una catástrofe, imagínese la situación de gente que está acostumbrada a ir al hospital a trabajar y por la tarde a la consulta... No teníamos ni una clínica en La Moneda, teníamos un aparato de presión y un parche curita por si alguien se golpeaba un dedo (dice riendo). Si algo le pasaba, Allende se iba a ir al hospital”. 

Como Allende se resistió y rechazó la oferta de los militares de abandonar el país en un avión junto a su familia, los militares amenazaron con bombardear el palacio. Ya muchos miembros de la guardia de palacio se habían marchado. 

P: ¿Cuántas personas acompañaron a Allende hasta el final? 

R: “Nos quedamos unas 30 personas, entre médicos y guardias... Allende no obligó a nadie a quedarse”. 

Cuando Allende comprendió que no podría seguir resistiéndose y que el final estaba próximo, dirigió su último e improvisado discurso al país, transmitido por la única radio oficialista que seguía en el aire, radio Magallanes. 

“!Yo no voy a renunciar!. Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente”, dijo Allende al teléfono que llevaba sus palabras a la planta de la radio y de allí a los hogares de millones de chilenos. 

“Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen... ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos”, añadió. 

Dos aviones Hawker Hunter sobrevolaron nueve veces sobre La Moneda y en cada pasada lanzaron, con precisión quirúrgica, 18 cohetes. 

El bombardeo no causó bajas, pero sí enormes daños al edificio, que empezó a incendiarse, y quedó sin electricidad. 

P: ¿Qué pasó después del bombardeo?. 

R: “Allende dijo ríndanse porque esto es una masacre, que las mujeres salgan primero y yo salgo al final y salimos todos y nadie pudo arrancarse”. 

P: ¿Nadie se opuso a la rendición?. 

R: “No, no había nada que hacer, lo único que queríamos es que no nos tiraran una bomba al momento de salir”. 

P: ¿Qué hicieron en ese momento? 

R: “El doctor (José) Quiroga dijo: 'Aquí hay una escoba', me saqué mi delantal, pero al hacerlo, me saqué la máscara antigases que nos habían dado, le pasó el delantal y salgo, y cuando voy enfrentando la escalera para bajar, yo dije 'pucha, primera vez que me declaran una guerra, cómo no le voy a llevar un recuerdo a mis niños', y me devolví”. 

P: ¿Se apartó mucho del grupo? 

R: “Debo haber retrocedido unos 20 ó 30 metros para buscar la máscara. Buscando en el suelo en medio de la oscuridad, de repente veo que hay una puerta abierta, que hasta ese momento había estado cerrada, que comunicaba al Salón Rojo, un poco más ceremonioso. Ahí había luz porque da a calle Morandé, con unos ventanales enormes”.  P: ¿Qué vio entonces? 

R: “Me asomó, había luz y veo que al presidente _aunque en ese momento no sabía si era el presidente_ había alguien sentado en un sillón, a unos cinco u ocho metros”. 

“Lo que yo vi fue la levantada del cuerpo por el impacto de la metralleta, que era un arma de guerra y corrí (hacía él, dice con la voz entrecortada) y vi que no había nada que hacer”. 

P: ¿En qué condiciones estaba el cadáver de Allende? 

R: “El cadáver de la persona que estaba ahí no tenía cráneo prácticamente, estaba totalmente descubierto, la materia cerebral estaba repartida, incluso arriba en el techo había un poquito”. 

P: ¿En qué momento se da cuenta de que el cadáver era el de Allende? 

R. “Más que nada por las ropas, porque nos habíamos saludado por la mañana, mucho antes. En ese momento no tuve ninguna duda de que era el presidente”. 

P: ¿Qué hizo? 

R. “Me senté al lado, a la gente le cuesta creer, pero debo haber estado unos 15 ó 20 minutos absolutamente solo, en el Salón Independencia, con el cadáver del presidente”. 

Guijón agrega hablando en tercera persona: “El médico Patricio Guijón, sentado, ca... (muerto) de susto y sin saber lo que iba a pasar”. 

P: ¿Cómo estaba el cuerpo? 

R: “El todavía tenía la metralleta...entre las piernas, los brazos colgando y sin cabeza prácticamente, de las cejas para arriba era irreconocible, el resto de la cara se desprende. Como tenia la metralleta entre las piernas, que quedó apoyada y yo estaba sentado a 20 centímetros de esto, tomé la metralleta y la corrí al asiento de más allá...”. 

P: ¿Como se sentía usted? 

R: “Impactado, porque son situaciones que uno no ha enfrentado nunca”. 

P: ¿Qué pensó durante esos largos minutos? 

R: “Yo lo respetaba mucho. Fue pensar ¿y esto qué significa?. Estaba mirando la puerta y preguntándome ¿qué va a pasar ahora, estoy solo, afuera hay una balacera”. 

P: ¿Cuánto rato pasó hasta que llegaron los militares? 

R: Deben haber sido unos 15 ó 20 minutos y aparecen por una puerta pequeña...” 

P: ¿Qué pasaba afuera, escuchaba algo? 

R: “Yo no oía nada porque la balacera era ininterrumpida, disparaban por disparar”. 

P: ¿Llegaron muchos militares? 

R: “Dos conscriptos con la metralleta apuntando... y unos dos minutos después entró el general (Javier) Palacios con un ayudante (teniente Armando) Fernández Larios... los nombres los supe después”. 

Palacios murió en junio de 2006 de un ataque al corazón en su casa del vecino balneario de Viña del Mar. Fernández Larios huyó a Estados Unidos, donde vive como testigo protegido tras declarar sobre su participación en el asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier, en Washington. También participó en una llamada “caravana de la muerte”, que recorrió ciudades del norte y sur, y dejó una estela de más de un centenar de ejecutados y desaparecidos. 

Tras el arribo de los militares, el Salón Independencia _donde murió Allende_ se llenó de peritos balísticos y de más militares. Guijón dice que, 

“Una cosa simpática fue que llegaron los bomberos porque venían al incendio”, dijo Guijón riendo. “Así fue la cosa, y del recuerdo de los niños, nada”. 

P: ¿Qué pasó con el cadáver de Allende? 

R: “Había un tapiz grande, a Allende lo enrollaron en eso y se lo llevaron. Hasta ahí puedo dar fe”. 

Fue llevado a la calle, donde sus colegas médicos, asesores y guardias de Allende estaban tendidos en la vereda, mirando al suelo, con los brazos cruzados adelante. 

P: ¿Qué pasó con sus colegas? 

R: “Le dije 'general'... aquí están los médicos con delantal blanco. A él le llamó la atención y preguntó ¿por qué son tantos?, le dije, bueno distintas especialidades. Bueno, dijo, yo entiendo que los presidentes tienen que tener un equipo', y los médicos se fueron para la casa”. 

Guijón estuvo detenido algunos días en la Escuela MIlitar y luego fue llevado hasta la isla Dawson, en el helado Estrecho de Magallanes, donde permaneció tres meses y medio, fue devuelto a Santiago, donde quedó con arresto domiciliario hasta marzo o abril del año siguiente. 

También le prohibieron salir del país, porque, relata, “me dijeron: el caso suyo es bien especial. Uno aprende a obedecer las cosas sin preguntar”. 

Con el tiempo volvió a trabajar en el Hospital Salvador y hoy vive voluntariamente retirado en el campo, a unos 500 kilómetros de Santiago. 

Muchos chilenos lo criticaron por haber entregado su versión de los últimos momentos de Allende. Habrían preferido que subsistiera la versión de que el presidente murió combatiendo. Guijón dijo que no se percató de todas las críticas en su contra _algunos los trataron de traidor_ pero yo no tuve ningún contacto con nadie, prácticamente hasta el día de hoy, no tenía ninguna militancia, no tenía ningún contacto político”. 

La mayoría de los asesores de Allende que lo acompañaron hasta el final hoy integran la lista de detenidos desaparecidos. El hombre que dispuso su arresto y traslado a un regimiento cercano, el general retirado Hermán Brady, murió a comienzos de semana en el hospital militar, donde permaneció dos años en estado vegetal.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64140 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese