Alameda la Victoria paga caro, pero vive mal

20 de septiembre de 2017 08:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Si hay algo que mantiene inconformes a los habitantes del barrio Alameda la Victoria, es aquella contrariedad de pagar impuestos y servicios públicos como estrato cuatro, cuando la calidad de vida es la de un estrato dos.

Alameda la Victoria tiene 35 años de fundado, 586 viviendas, 2.344 habitantes, pertenece a la Localidad 3 y está rodeado de barrios como San Fernando, Villas de la Victoria, El Nogal, El Recreo, el Cementerio Jardines de Cartagena y Santa Mónica, entre otros.

La inseguridad aparece en el primer renglón de las quejas. Por la cantidad de accesos y salidas que tiene el barrio, los forajidos motorizados entran y salen durante todo el día, aprovechando que son pocas las personas que participan en la vigilancia comunitaria y que los policías del cuadrante aparecen media hora después de que ocurrió el percance.

Sin embargo, a las fleteros motorizados no les  representa un problema de desplazamiento el que las calles principales estén destruidas y llenas de aguas pluviales, anomalía en la que los líderes comunales dicen llevar más de 15 años tratando de que el Distrito emprenda una efectiva jornada de repavimentación.

Carlos Puello Villa, presidente de la Junta de Acción Comunal, manifiesta que solo en la administración pasada se logró la repavimentación de la Calle 80b, pero no duró ni siquiera dos años, pues las plaquetas ya están nuevamente arruinadas.

En cuanto a la Calle 80C, otra de las principales, los de la JAC cuentan que les ha tocado instaurar acciones populares que han fallado a favor del barrio, pero ni aún así la Administración Distrital se ha dignado a rescatarla.

Desde hace unos pocos años el barrio se hizo tristemente célebre, debido a que la Calle 20, con más de 20 casas en sus alrededores, fue la víctima fatal de las inundaciones invernales, ya que el parecer, antes de que empezaran las construcciones en Alameda la Victoria, la zona tenía muchas escorrentías y pequeños arroyos, que fueron y tapados sin ninguna previsión.

El resultado consiste en que las aguas pluviales buscan el curso, que es donde reposan las casas que sufren las inundaciones anuales y permanecen mojadas en las temporadas secas.

En la Carrera 80, la entrada principal del barrio, a orillas de la Carretera Troncal de Occidente, también se registran inundaciones, por cuanto  un canal de aguas pluviales, que cruza desde el Cementerio Jardines de Cartagena y desemboca en el barrio San Fernando, ya se volvió incapaz de conducir el volumen de aguas que arrojan los barrios de la altura de la zona suroccidental de Cartagena.

En ambos sectores, Calle 20 y Carrera 80, muchas familias se han visto en la necesidad de vender sus viviendas a precios irrisorios, aunque también es cierto que muchos han fracasado en sus intentos de negociación, ya que más de la mitad conoce las penurias de Alameda y nadie se atreve a invertir un peso, por muy barata que sea la oferta.

“Cuando está lloviendo –dicen los afectados-- quedamos encerrados. No se puede entrar ni salir, porque la Calle 20, que es una salida, está bloqueada por las corrientes. Y la calle 80, que es la entrada, está en las mismas condiciones”.

Al respecto, los dirigentes cívicos viven esperanzados en que se ponga en marcha, los más pronto, el tan mencionado Plan Maestro de Drenajes Pluviales de Cartagena, que supuestamente acabaría con las penurias de todas las zonas inundables de la ciudad.

Otros puntos

**La comunidad aspira a que la Calle 20 sea convertida en una Calle-Canal para la buena conducción de las aguas, sin que tengan que inundarse las viviendas  en derredor.
**El barrio carece de pocos espacios recreativos. El más famoso es el de las dos canchas de fútbol que colindan con el barrio San Fernando, las cuales están súmamente descuidadas.
**Se calcula que más de la mitad de la llamada Nueva Cartagena utiliza esas canchas, pero el Distrito no se ha interesado en dotarlas dignamente.
**Otras seis zonas verdes están desaprovechadas y a merced de la maleza y las basuras.
**Los  líderes comunales piensan hacer gestiones ante el Distrito, para que el barrio sea ubicado en estrato tres y dos, dadas sus lamentables condiciones estructurales.
**El obstáculo para esa gestión son algunas familias cuyo ego no les permite hacerse a la idea de que al barrio le conviene abandonar la clasificación de estrato 4.
**Dentro del barrio funcionan cinco planteles educativos, pero no hay puesto de salud, ni transporte público propio. Los pacientes usan su EPS o el CAP de San Fernando.
**Quienes no tienen carro, deben caminar hasta la Troncal de Occidente a tomar busetas, taxis o mototaxis. O en su defecto a la Avenida la Electrificadora, en San Fernando.
**El barrio también está siendo atrapado por la ola de las construcciones, pero la preocupación de la JAC es que no se han diseñado nuevas redes de alcantarillado, agua potable y energía eléctrica, lo que haría colapsar la infraestructura en cuanto esos edificios comiencen a funcionar.
 

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS