Indicadores económicos
2017-12-13

Dólar (TRM)
$3.029,75
Dólar, Venta
$2.818,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.564,80
UVR, Ayer
$252,13
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$57,14

Estado del tiempo
2017-12-13

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 01:21

Marea max.: 19 cms.

Hora: 08:43

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 12 a 18 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-12-13

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

5 - 6
Taxis
1 - 2 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

En peligro, gira mundial de las especies migratorias

Gracias a su posición privilegiada, entre el norte y el sur de América, y a su variedad y abundancia de ambientes naturales y alimento, Colombia es hoy uno de los destinos de paso preferidos por las especies animales migratorias del mundo.

Al huir de las zonas templadas del planeta y de sus temperaturas extremas, una gran multitud de aves, insectos, peces y mamíferos visitan a lo largo del año nuestro país. Pero, lamentablemente y por desconocimiento en el tema, los anfitriones colombianos no disfrutamos de estos espectáculos naturales que como el famoso “Álbum de historia natural” revelan la riqueza en fauna que posee el planeta tierra.

Precisamente para ayudar a comprender y valorar esa riqueza de ecosistemas nacionales, el Banco de Occidente ha presentado su proyecto “Colombia Paraíso de Animales Viajeros”. Un libro cargado de fotografías y textos que ilustran la investigación adelantada por un grupo de especialistas en el tema.

La coautora del libro, Carolina García Imhof y el director del proyecto editorial, Santiago Montes, hablaron para Colprensa de la situación de peligro de estas especies viajeras en el país, a causa del deterioro de los ecosistemas que visitan cada año. También contaron detalles del libro que a través de sus 43 mil ejemplares en circulación busca generar conciencia en la población colombiana sobre la preservación de estos huéspedes de la fauna.



- ¿Como investigadora de este proyecto, usted estuvo detrás de todas esas especies migratorias que visitan Colombia cada año?

Carolina García / C.G: Yo he trabajado con animales marinos y sobre ellos puedo hablar con mayor facilidad, el resto lo consulté con especialistas. En mi caso no fue necesario seguirle específicamente el paso a todas las especies viajeras. Hice el estudio hablando también con compañeros que trabajan en distintos temas, con toda la red de conocedores y consultando publicaciones científicas de lo que existe.



- ¿Los tiburones hacen parte de ese grupo de especies que escoge a Colombia como su lugar de paso?

C.G: Los tiburones vienen de visita sobretodo a islas del pacífico como Malpelo, Galápagos, Coiba, la Isla del Coco, etc. Por medio de estudios regionales satelitales, se ha logrado determinar que ellos hacen movimientos circulares, van y vuelven. Lo que no se sabe es qué porcentaje de población lo hace y si hay o no una estacionalidad. Eso quiere decir que no sabemos aún si se trata de una migración real, pero sí entendemos que hay una conexión con esas islas.



- ¿La mano del hombre ha afectado mucho esos comportamientos migratorios?

C.G: Muchísimo. Aquí en Colombia, por ejemplo, tenemos las águilas cuaresmeras que vienen de Estados Unidos y llegan hasta Argentina. Ellas pasan por Colombia durante la Semana Santa y aquí las cazan y se las comen pues hay toda clase de mitos respecto a estas aves. Eso es un problema para los países que están invirtiendo unos recursos en conservarlas pues Colombia termina convirtiéndose en el “hueco de conservación”.

Lo que hacen allá, aquí lo desbaratamos y los esfuerzos de conservación no solo tienen que ser de Estados Unidos, es necesario que un montón de países, entre ellos Colombia, se pongan de acuerdo para poder conservarlas.



- ¿En Colombia hay algún convenio que busque la protección de las especies migratorias?

C.G: Nosotros somos parte de algunos acuerdos puntuales de conservación migratoria pero no de algún tratado para proteger a estas especies (las águilas cuaresmeras) y hay que hacer presión para que Colombia pueda aliarse y comience a hacer sus acciones de conservación, no solo con estas aves.



-  ¿Pero también sucede que Colombia protege a sus especies y otro país es el que daña esos esfuerzos?

C.G: Eso pasa por ejemplo con los tiburones que aquí conservamos y en Costa Rica se hacen los bobos con el tema de las aletas. Se necesita de una coordinación por parte de las autoridades de cada país para que esto no suceda. También es importante, presionar como ciudadanos, tal como se hizo en el caso de los tiburones, pues gracias a la denuncia de la gente y de los medios de comunicación fueron atrapados unos barcos en Malpelo. Esto contribuyó mucho porque por lo menos ya hay condenas contra los pescadores capturados.



- ¿Colombia es un destino de paso para otras especies como las aves migratorias?

Santiago Montes (S.M.): Ahora en Bogotá un 90 % de los humedales se han perdido y por eso las aves que llegaban han ido perdiendo el camino. Los lagos artificiales son muy útiles para llenar ese vacío pues sirven como destino para esas aves. Esos ecosistemas funcionan como corredores ambientales con vegetación que les permite a ellos desplazarse. Hay mucho para conservar y es mucho lo que se puede hacer y se está haciendo. Libros como “Colombia Paraíso de Animales Viajeros” ayudan mucho porque al país le queda esa memoria de lo que hay y de lo que hubo.

C.G: Aquí es importante destacar que antes era muy evidente la migración masiva de animales y eso se ha ido acabando. Por ejemplo, en el Río Sinú todo mundo salía a pescar en la subienda de los bocachicos,  pero estos peces hace mucho que ya no se ven por allí.



- ¿Qué es lo que está pasando para que este flujo de migraciones hayan venido disminuyendo en Colombia? 

S.M: Pasa por ejemplo que sobretodo en los ríos, se van haciendo las represas y eso cambia totalmente las dinámicas y para algunos animales como por ejemplo los manatíes,  es imposible cruzar esos obstáculos artificiales que les han montando. 

C.G: En esto también influye el tema de las estaciones, de pronto en otros países los animales encuentran comida todo el año o las condiciones apropiadas para reproducirse.



- ¿Qué pasa con los animales terrestres? ¿Ellos también vienen de visita a Colombia?

C.G: Aquí en Colombia no hay una migración conocida de mamíferos terrestres como sucede con los venados y los bisontes en los Estados unidos; en África, con las migraciones gigantes de cebras; en Europa los caribúes. Todos estos animales tienen unas migraciones muy marcadas, pero aquí en Colombia los mamíferos terrestres no son migratorios. Quizá si exista este fenómeno pero aún no se ha descubierto.



- Ya hablando en general de todas las especies migratorias ¿Porque el tema no es muy conocido en el país?

C.G: Pues sucede que por ejemplo al país llegan pajaritos de colores y la gente ni se entera. Tenemos los ojos muy cerrados. La gente puede ver al ave en su jardín pero no cae en cuenta que viene todos los años en la misma época. En Estados Unidos en cambio la gente quiere mucho a sus aves que ellas, de visita, les cantan en el verano. También influye que allá viven en casas y tienen sus propios jardines.

S.M: Es que hay una cantidad de animales que están viajando constantemente, por ejemplo las tortugas. La gente tiene mucho contacto con ellas pero no sabe que son especies migratorias. Hay desconocimiento y por tanto no hay conciencia y eso es lo que toca transmitir.

C.G: Eso es lo que se busca con proyectos editoriales como éste, crear conciencia de que hay que cuidar estas especies que nos visitan constantemente y luego siguen sus recorridos. Hace 20 años la gente no sabía que había ballenas en Colombia y como se volvió un plan turístico ahora todos saben que las ballenas vienen cada año, pero de lo que no se han enterado es que al jardín de la casa llegan pajaritos desde antes que se enteraran que había ballenas.



UNA APASIONANTE HISTORIA ANIMAL

La temática central de “Colombia, paraíso de animales viajeros”  es la apasionante historia de los mecanismos que han desarrollado las especies animales para enfrentar los cambios estacionales y encontrar lugares donde puedan alimentarse o reproducirse y así preservar su existencia y el equilibrio natural.

Esta investigación hace parte de un proyecto editorial que el Banco de Occidente viene adelantando desde hace 28 años y que cada año publica un nuevo libro sobre temas ambientales.

“Colombia, paraíso de animales viajeros”  estará a la venta a partir del mes de abril en todas las librerías del país y además ya está disponible en la página Web del Banco de Occidente o en el link de  Planeta Azul (www.planetaazul.com.co).

“La idea es llegarle al común de la gente para que aprenda sobre su medio ambiente, su territorio, toda esa riqueza de Colombia y del daño que se le está causando y cómo colaborar para que esto se mejore”, concluyó Santiago Montes.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese