Indicadores económicos
2017-11-18

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-19

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 11:42

Marea max.: -11 cms.

Hora: 21:56

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-11-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Gana fuerza movimiento para evitar desperdicios

Cuando va al supermercado, Bea Johnson lleva consigo un envase de vidrio sellado en el que el carnicero puede poner las costillas de cerdo. Si va a comprar productos en cantidad, lleva bolsas que hace de sábanas viejas, en las que transporta arroz, pasta, cereal o nueces.

Ella y su esposo compran solo cosas que no están envasadas, preparan ellos mismos los productos de limpieza que usan en su casa, compran jabón que no está empaquetado y vuelven a llenar las botellas de leche.

Al menos tres veces por semana Johnson llama a compañías que le envían publicidad por correo, como parte de una campaña contra ese tipo de correo.

“La cantidad de dinero que se puede ahorrar si uno llena su propia botella de agua es enorme. Y cuantos menos envases de plástico compre, mayores posibilidades tendrá de comer productos frescos”, expresó Johnson, quien habla de su estilo de vida en el Marin County de California en un blog, zerowastehome.blogspot.com.

Johnson es una especie de gurú para mucha gente que quiere hacer una vida sana.
“Hay cada vez más gente interesada en evitar el desperdicio”, comentó Sarah Kennedy, de la Rainbow Food Cooperative de San Francisco, que ofrece una cantidad de productos sin envasar, desde shampoo hasta semillas.

“Antes eran los hippies, que lavaban las bolsas en que compraban sus comestibles y las volvían a usar. Ahora vemos mucha más gente de clase media, mujeres con sus hijos, que emplean cajas de plástico y bolsas de lino”, manifestó.

La campaña para reducir la cantidad de productos envasados gana peso y numerosas ciudades y pueblos de todo el país han fijado restricciones al uso de bolsas de plástico.
Johnson, quien inicialmente lo único que quería era simplificar su vida familiar, pronto se dio cuenta de que todo el planeta se beneficiaría si se reduce el desperdicio.

Los beneficios para la salud de una vida sin productos envasados es una inquietud de la neoyorquina Colin Beavan, autora del libro “No Impact Man”, sobre el año que ella y su familia no usaron electricidad y evitaron los desperdicios dentro de lo posible. Su experimento terminó en el 2007, pero siguen empeñados en evitar productos envasados.

“La mayoría de los alimentos grasosos, lo que hace mal, viene con mucho empaque. Si uno se limita a los productos frescos, su familia tendrá una vida mucho más saludable”, declaró.

Beavan compra la mayor parte de sus productos comestibles en un mercado de productores pequeños en la Union Square de Nueva York. Devuelve los envases de cartón de los huevos y compra quesos redondos que vienen sin empaque.

“Mi familia es mucho más feliz”, aseguró. “No es solo evitar los empaques; se trata de cambiar toda la perspectiva de uno”.

Me pregunté si yo también podría vivir sin productos envasados o empaquetados, excepto por las bolsas de plástico que vuelvo a usar cuando voy al supermercado.

A lo largo del último mes, sólo compré productos alimenticios que no están envasados. Voy a la sección donde venden en cantidad, por peso, y compro pasta, arroz, frijoles, harina, cereal, nueces y todo lo que pueda llevar en mis propias bolsas.

Además de ahorrar grandes cantidades de químicos y petróleo usados en la producción de bolsas y de reducir la cantidad de plástico que contamina los océanos, ahora tengo más cintura y más dinero en el bolsillo.

Ya no consumo comidas de microondas y en lugar de tomar café en vasos de cartón tomo agua. Me siento más vital y menos estresada. En el trabajo consumo brócoli y zanahorias, que no tienen aditivos, por lo que mi piel es más clara.
Además cocino menos. En un envase de plástico guardo espinaca y brócoli en mi trabajo y no necesito grandes comidas.

Encontrar huevos y productos lácteos naturales puede ser un problema, pero muchos granjeros de la zona los ofrecen, y también algunos supermercados.
Los productos en los que no se usa plástico tienden a ser más baratos.
Ahora sufro cada vez que veo a alguien en mi trabajo tirando platos y cubiertos de plástico, y montañas de servilletas. Mi malestar se me nota en la cara.

TEMAS



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese