Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Mañana, Cumbre de Copenhague

-A A +A
 

La hora de tomar decisiones y de comprometerse con objetivos cifrados ha llegado para los 192 países que se reunirán a partir de mañana en Copenhague con el propósito de lograr un acuerdo que permita frenar el calentamiento climático y adaptarse a sus inevitables consecuencias.

El objetivo de limitar a 2 grados centígrados el aumento de la temperatura promedio en la superficie de la Tierra —lo que requiere una reducción drástica de las emisiones de gases de efecto de invernadero— es ampliamente compartido.
Sin embargo, la repartición de los esfuerzos necesarios para conseguirlo dista mucho de generar unanimidad.
Como un hecho sin precedentes desde la conferencia fundadora de Río de Janeiro (1992), se espera la presencia de un centenar de jefes de Estado en la cita danesa: a partir del miércoles el presidente estadounidense Barack Obama, de camino para recibir su Premio Nobel de la Paz en Oslo, y el 17 y 18 los demás.

El objetivo

El objetivo de esta 15ª Conferencia (7 al 18 de diciembre) bajo los auspicios de la ONU es dar una continuación al pro-tocolo de Kioto, primer tratado vinculante sobre el clima, cuyos compromisos expiran a fines de 2012.
Para esperar permanecer bajo la barra de los dos grados, los científicos recuerdan incansablemente que se debe reducir a la mitad, de aquí a 2050, las emisiones mundiales de gases de efecto de invernadero, provocadas esencialmente por la com-bustión del carbón, el petróleo y el gas.
Sin embargo, por el momento, las cuentas no se ajustan a los objetivos.
“Hay una incoherencia entre el objetivo a largo plazo que se ha fijado y las cifras a corto plazo que estamos inscribiendo en un acuerdo internacional”, resume Emmanuel Guerin, del Instituto de Desarrollo Sostenible y de Relaciones Internacio-nales (IDDRI) con sede en París.

Los compromisos

Los compromisos anunciados hasta ahora por los países industrializados, con la perspectiva a medio plazo del año 2020, representan una disminución de 12% a 16% de sus emisiones con respecto a 1990, lejos de la franja de 25% a 40% estable-cida por los científicos para ponerse en el buen camino.
Las últimas semanas han aportado algunas señales alentadoras, con los primeros compromisos cuantificados de Estados Unidos —país que vuelve al combate climático tras ocho años de inacción bajo la administración Bush— y de China, los dos principales países contaminantes del planeta, y el jueves de India.
Pero en un momento en que las emisiones de gases de efecto de invernadero jamás han sido tan elevadas (nuevo récord en 2008) la negociación sigue siendo tensa, áspera.
Los grandes países emergentes —con China, India y Brasil a la cabeza— expresan su frustración, recalcando “la responsa-bilidad histórica” de los países industrializados en el calentamiento.
Más allá de esta aritmética climática, lo que se buscará es favorecer, gracias a transferencias de fondos y de tecnología, la emergencia para los países del Sur de un nuevo modelo de desarrollo, menos ávido de combustibles fósiles de lo que fue el de los países del Norte durante décadas.
Un desafío que equivale a “desatar el nudo gordiano clima-desarrollo”, según los términos de Jean-Charles Hourcade, del Centro International sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CIRED).
Por falta de tiempo no podrá pactarse un acuerdo en Copenhague, pero los negociadores aspiran, desde ya, a un conjunto de decisiones políticas, algunas de ellas con aplicación inmediata, lo que daría lugar a un tratado en 2010, a más tardar du-rante la conferencia de México a fines de ese año.
Más allá de los muros del Bella Center de Copenhague, donde se reunirán diariamente miles de negociadores, observado-res y periodistas, la capital danesa será también el escenario de numerosas manifestaciones, que irán desde las veladas con ci-rios hasta los llamamientos “a la desobediencia civil”.
La policía danesa, que calcula que habrá 30.000 visitantes durante la cumbre del clima, se encuentra ya “en pie de gue-rra”.

Principales temas

PARIS, AFP
Lograr un nuevo acuerdo sobre la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para después de 2012 es el obje-tivo de la cumbre sobre el clima de Copenhague (7-18 de diciembre) en la que se tratará también la financiación de ese re-corte y la desforestación, entre otros temas.
Las principales cuestiones sobre la mesa de negociación serán:

REDUCCIÓN DE EMISIONES:
Lo principal es lograr compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 2020, un paso impor-tante en el objetivo fijado para 2050 de reducir en un 50% la emisión anual de dióxido de carbono (CO2).
Reducir esas emisiones conlleva un coste económico en términos de eficiencia energética y de cambio hacia tecnologías menos contaminantes que la actual crisis económica ha puesto aún más de manifiesto.
Los países industrializados son los responsables de la actual situación pero también se debe tener en cuenta el papel futuro de las economías emergentes (China, India y Brasil), que actualmente son ya fuente de la mitad de las emisiones de CO2.
FINANCIACION:
El objetivo es lograr fondos para ayudar a los países desarrollados a adoptar un modelo económico con menos emisiones de CO2 y a aplicar medidas de adaptación a las inevitables consecuencias del cambio climático.
Los países pobres quieren que los industrializados prometan un 1% de sus Productos Internos Brutos (PIB) al año. La Unión Europea considera que se necesitará 150.000 millones de dólares anuales para 2020.
En Copenhague se intentará encontrar una solución provisional con el comienzo de una financiación de varios miles de millones de dólares a principios de 2010.
Otro tema espinoso es acordar qué instituciones se encargarán de la gestión de esos fondos. Los países pobres ya han ex-presado sus críticas contra el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.
ESTATUTO LEGAL:
Pese a dos años de reuniones aún no se ha resuelto el problema del estatuto legal del futuro acuerdo.
Los países en vías de desarrollo quieren que el Protocolo de Kioto de 1997 se extienda más allá de su vencimiento en 2012. Sin embargo, Estados Unidos abandonó este Protocolo porque sólo es jurídicamente vinculante para los países desa-rrollados y no para los emergentes y en vías de desarrollo.
Se presentan dos posibilidades: extender Kioto estableciendo relaciones con Estados Unidos o abandonar el Protocolo y adoptar un nuevo acuerdo que incluya a Estados Unidos.

DESFORESTACION:
Los países con vastas selvas tropicales presionan por un acuerdo que les ayude financieramente a preservar esos “pulmo-nes” del planeta frente a las emisiones de CO2.
Sin embargo, este proyecto se enfrenta con problemas técnicos como, por ejemplo, cómo medir la conservación y prevenir la corrupción y la estafa y asegurarse de que esos fondos se dedican verdaderamente a ayudar a los países en vías de desarrollo.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64139 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese