Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Ofidios, más víctimas que victimarios

-A A +A
 

En el Departamento de Bolívar, a la fecha, van 84 personas afectadas por mordeduras de serpientes, según el Sistema de Vigilancia Epidemiológica en Salud, Sivigila Bolívar.

A pesar de que solo 47 de las aproximadamente 250 especies de serpientes que existen en Colombia son venenosas, la mala fama que las ha rodeado desde siempre, especialmente por las representaciones religiosas que las asocian con el mal y el pecado, han hecho de ellas más que victimarias, víctimas del hombre, que sin reparar en esta diferencia entre venenosas y no venenosas les ha declarado una guerra sin cuartel, que ha puesto en peligro de extinción a muchas de ellas en diversos sitios geográficos del mundo.

Pese a esta circunstancia, en lo corrido de año el número de accidentes ofídicos en el Departamento de Bolívar se ha incrementado notoriamente, lo que deja un saldo, según datos del Sistema de Vigilancia Epidemiológica en Salud, Sivigila Bolívar, de 84  personas afectadas hasta la semana 24, de las cuales dos han fallecido, para una tasa de letalidad del 2,3%; muertes ocurridas en los municipios de San Juan Nepomuceno y Río Viejo, aunque este último caso fue reportado al Sivigila desde San Martín de Loba.

Dichas cifras, comparadas con las del año anterior, denotan un incremento del 67,9%, ya que hasta esa fecha de 2010 se presentaron  53 casos y un total anual de 147 con una incidencia de 0,22 casos por cien mil habitantes, con una mortalidad de 3 casos, procedentes de los municipios de Tiquisio, San Jacinto y Montecristo.

Los reportes al Sivigila, señalan que la población más expuesta son los hombres en los tramos de edad comprendidos entre los 5 y los 14 años, con una incidencia 16,5 casos por 100.000 habitantes, seguido por el grupo de hombres de 65 y mas años, con una incidencia de 15,0 casos por 100.000 habitantes.

Los municipios que tienen mayor peso en la notificación son Magangué con 10 casos reportados; y en cuanto al riesgo encontramos que repunta Regidor con 41,0 casos por 100.000 seguido de Achí con 37,1 casos por 100.000 habitantes, todos con una extensa área rural, que determinan que la tasa de incidencia sea de 8,1 casos por 100.000 habitantes.

Con relación a la atención en el Sistema de Seguridad Social en Salud la mayor frecuencia para este evento la registra el Régimen Subsidiado con 61,6% pacientes(n=53), debido a los altos porcentajes en cobertura de afiliación, seguido por el no afiliado con 26,7% (n=24).

Según lo reportado por el SIVIGILA, hasta la semana 24 al 64% (n=55), de los casos accidentados, se les inicio tratamiento con suero antiofídico, de los que el 100%, corresponde al suero antiofídico polivalente, con aplicación de un promedio de 3,7 ampollas por tratamiento.

CULEBRAS DE LLUVIA

Este incremento de casos, según el líder del ‘Programa de zoonosis y alimentos’ de la Secretaría Departamental de Salud de Bolívar en Intervención, zootecnista de la Universidad de La Salle y magíster en Gestión Ambiental de la Universidad Javeriana, Gustavo Nieto Parra, “se debe fundamentalmente a que las serpientes, por razones de la larga temporada invernal que ha azotado al Departamento en el último año, en su afán de supervivencia, han tenido que abandonar sus hábitats naturales y dirigirse como los humanos y animales domésticos y de explotaciones agropecuarias a sitios secos y cálidos, encuentro que se ha saldado con un alto número de mordeduras, según dan cuenta las cifras oficiales y las presunciones de casos que no se reportan al SIVIGILA por motivo de la actitud nosomántica o de creencias religiosas o místicas de muchos campesinos que acuden a tratamientos con teguas, chamanes o charlatanes cada vez que se presenta un accidente ofídico”.

Para el biólogo de la Universidad Industrial de Santander, U.I.S., y candidato a maestro en Ciencias por la Universidad Nacional de Colombia, José Caicedo Portilla, quién preparó la primera parte de un amplio estudio de caracterización y ubicación geográfica de ofidios en el Departamento de Bolívar que adelanta la Secretaría de Salud, “accidente ofídico es la lesión que resulta de la mordedura de una serpiente, con o sin consecuencias para la salud”, con la salvedad de que ésta siempre será muy dolorosa por lo filoso de sus colmillos.

Igualmente, para el señor Caicedo, los accidentes ofídicos son por lo general fortuitos y por imprudencia de los humanos, “ya que las serpientes no se han desarrollado para atacar al hombre, ni lo tienen como alimento o víctima y, antes por el contrario son beneficiosas para el medio ambiente, pues ayudan a controlar roedores y otras plagas que sin su acción depredadora podrían afectar el ecosistema”.

 VARIANTES

El accidente ofídico tiene variantes que inciden en la determinación de su gravedad, tales como la serpiente que lo ocasiona, el punto de inoculación, peso de la persona afectada, cantidad y actividad del veneno inoculado y, lo más importante, la oportunidad del tratamiento, por lo que según el señor Nieto Parra, “siempre será recomendable andar con cuidado, como dice el dicho, ‘por caminos culebreros’,  y recordar de antemano que a los ofidios les gusta la oscuridad, los sitios frescos y tranquilos que no sean ni muy fríos o muy calientes, así como ambientes muy húmedos o muy secos y sus escondrijos favoritos suelen encontrarlos en plantas o cuevas y que en el entorno existan fuentes alimenticias que le ayuden a solventar su dieta”.

Otras características de los ofidios, según el biólogo Caicedo Portilla “es su dieta carnívora y piscívora; su reproducción vivípara y ovípara y el número de huevos de cada ovoposición que oscila entre los  2 y los 60; mientras que otros factores de su hábitat son  temperatura entre  17 y 35 grados y humedad relativa entre el  30 y el 90%”.

 HOMBRE PRECAVIDO

Al ingresar a zonas que reúnan las características apropiadas como hábitat para serpientes, según el zootecnista Gustavo Nieto Parra “es preciso adoptar medidas preventivas que impidan, en primer lugar encuentros desagradables con ofidios, especialmente si son venenosos, tales como usar botas altas y pantalón grueso; no remover piedras, troncos, hojas u otros objetos de manera directa, si no es absolutamente indispensable y, en caso de requerirlo, ejecutar ésta acción con la ayuda de cualquier instrumento”.

De igual manera, según el señor Nieto Parra, “si vive o se encuentra en una zona con presencia de ofidios, es indispensable observar y sacudir los zapatos, botas, prendas de vestir, cama y bolsas de dormir  antes de utilizarlos y recordar que es durante la noche cuando la mayoría de las serpientes están activas. También es indispensable descubrir y obstruir las rendijas y otras oberturas por dónde éstas puedan entrar a viviendas o sitios de labor, para evitar un inesperado y desagradable encuentro”.

 VENENOSAS Y NO VENENOSAS

Para el biólogo José Caicedo, “a nivel mundial existen aproximadamente unas 2.700 especies de serpientes y solo un 20% de ellas pueden ser peligrosas para el hombre debido a la toxicidad de su veneno, que son complejas mezclas de proteínas y otras moléculas, unas  neurotóxicas y otras proteolíticas. Los ofidios también se clasifican por las características de sus colmillos, que pueden determinarse, dependiendo si son grandes o pequeños como aglifas, opistoglifas, proteroglifas y solenoglifa”.

SERPIENTES

En cuanto a la prevención y tratamiento de personas afectadas por mordeduras de serpientes, el agente especial interventor de la Superintendencia Nacional de Salud, SUPERSALUD, ante la Secretaría Departamental de Salud de Bolívar en Intervención, Wilson Jaimes Castaño, ha recordado a las I.P.S. que funcionan en el Departamento de Bolívar la obligación que tienen de mantener existencias de suero antiofídico con las especificaciones para contrarrestar los eventos neurotóxicos que puedan derivarse de los ataques a humanos de las especies más comunes en la zona de influencia sanitaria de éstos establecimientos y de observar de manera rigurosa los protocolos o guías de atención establecidos para el efecto, los que en caso de urgencia pueden descargarse de las páginas del Ministerio de la Protección Social o de los organismos hemisféricos de salud.

  Según el señor Jaimes Castaño, hay en Bolívar existencias de suero antiofídico suministrado por el Ministerio de la Protección Social, más sin embargo, para evitar el desabastecimiento de éste medicamento, las I.P.S. públicas y privadas deberán ser lo suficientemente precavidas y tener existencias de acuerdo al flujo de casos reportados y, ante una situación extrema, acudir a la Secretaría Departamental de Salud de Bolívar en donde de manera extraordinaria podrán suministrárselo.

  En cuanto a la atención de urgencia que debe prodigarse a quienes resulten mordidos por culebras, la Secretaría Departamental de Salud de Bolívar hace las siguientes recomendaciones:

 ¿QUÉ HACER EN CASO DE MORDEDURA?

- Alejarse inmediatamente de la serpiente

- Tratar de identificar  la serpiente responsable del accidente (color, forma, tamaño, alguna característica que le resulte llamativa y que permita su identificación por parte del personal sanitario para la aplicación del suero antiofídico indicado).

- Si no está entrenado para ello, no trate de capturar ni matar a la serpiente.

- Tenga en cuenta la hora exacta del accidente.

- Mantenga en reposo y tranquilidad a la persona mordida y adminístrele abundante líquido.

- Lave suavemente el sitio de la mordedura, con agua y jabón.

- Eleve la zona del cuerpo donde se produjo la mordedura y manténgala inmóvil para evitar una propagación más rápida del veneno.

- Evite que el paciente camine o realice movimientos bruscos, cuando sea necesario, improvise una camilla o medio similar para transportar al paciente.

- Transporte inmediatamente al paciente al hospital más próximo

- No realice masajes en la zona afectada ni torniquetes en el miembro afectado

- Evite realizar maniobras como incisiones sobre la herida o succión de ésta, ya que ninguno de estos métodos logra disminuir la cantidad de veneno absorbido y constituyen un mecanismo de infección secundaria.

Es de acotar, que ante la inundación de su hábitat, éstos ofídicos buscan por razones naturales de supervivencia sitios secos y calurosos en donde puedan completar el ciclo biológico de calentarse por no ser de sangre caliente, y esto hace que se desplacen a los lugares en donde se desplacen serpientes.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63892 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese