Indicadores económicos
2017-07-27

Dólar (TRM)
$3.026,22
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.523,73
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,59
Petróleo
US$48,75

Estado del tiempo
2017-07-27

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 09:27

Marea max.: 12 cms.

Hora: 02:06

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 11 a 29 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-07-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4 -
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Tornado se llevó todo en barrios pobres de Tuscaloosa donde viven latinos

Mexicanos que viven en Alberta y en Holt, dos poblados pobres en las afueras de Tuscaloosa, estado de Alabama, dicen que el tornado llegó haciendo una gran estruendo, pasó como un tren gigantesco que aplastó todo a su paso y los dejó más desamparados que nunca. 

“Parecía un tren cuando se acercaba. Y no dejó nada”, cuenta Lucio Cecilio Zacarías, que lleva la cabeza y las piernas cubiertas de vendas por heridas. 

“Algo me golpeó la cabeza y me desmayé. El viento me tiró fuera de la casa. Cuando me recuperé fui a buscar a mi señora y mi hijo que estaban debajo de maderas y escombros”.

Mexicanos y guatemaltecos de esas zonas se reunieron en un albergue católico de la iglesia Espíritu Santo. Allí comen con sus familias y pasan las noches. 

“Vamos y venimos a las casas, siempre dejamos a alguien cuidando porque sino se llevan lo que quedó ahí”, dice. 

En el salón de la iglesia que hace de albergue el piso está cubierto de colchones donde muchos llegaron a dormir. Hay niños que juegan con otros niños y madres que siguen comentando entre sí cómo salieron del infierno en que se convirtió la barriada pobre de Alberta después del paso del tornado. 

“Hubo que salir como se pudo. Muchos se fueron caminando al hospital, había mucha gente lastimada, y gente muerta”, dijo Olga Lilia Alavez, que llegó con su esposo hace cinco años a Tuscaloosa a trabajar. 

El refugio ofrece ropa y zapatos para los que perdieron todo. 

Roman Flores, que trabaja como voluntario en la iglesia, dice que los latinos, especialmente mexicanos y guatemaltecos, se congregaron allí por que se sienten más seguros. 

“Mucha gente no habla inglés, necesita estar con otros de su comunidad”, afirma. 

La zona más castigada de Alberta, donde la gente vivía en casas rodantes y viviendas muy precarias, está cerrada. La policía no permite el paso a la prensa. 

“Allí no quedó nadie. Están haciendo trabajos de remoción y levantando cables”, dijo un oficial policial a la AFP en un checkpoint que impide ingresar a la zona donde estaban las casas rodantes. 

Los barrios de los alrededores están deshehos. Enormes torres se ven volcadas, los autos parecen haber estallado, y montañas de artefactos y desechos de todo tipos se acumulan unos sobre otros como si una enorma escoba los hubiera barrido y apilado. 

“Hay mucha gente que todavía está desaparecida por ahí”, asegura Susana Ortiz, una mexicana que busca a su amiga Ana Rodríguez, de la que no se sabe nada desde el paso del tornado. 

“Lo que pasa es que muchos no quieren hablar, tienen miedo de la policía porque son ilegales”, dijo Martín Izaguirre, otro de los voluntarios que trabaja en el refugio. “Prefieren quedarse encerrados en su casa. Vienen a buscar comida y se van”, contó. 

Funcionarios del consulado mexicano llegarán el lunes a esta ciudad para ponerse en contacto con sus ciudadanos y tratar de ayudarlos de algún modo, comentó Izaguirre. 

José Luis Vazquez vivía en una casa con otros cinco inmigrantes. “No quedó nada de la casa, desapareció”, relata este electricista que asegura no lamentar lo que perdió. 

“No tenía mucho en la casa. Ahora espero que haya mucho más trabajo, hacen falta electricistas por todas partes para arreglar esto”, dijo. 

La serie de tornados que recorrió el sureste de Estados Unidos los últimos días deja un saldo de al menos 350 muertos, la mayor parte de ellos en Alabama, en la peor catástrofe natural que afronta el país desde el huracán Katrina en 2005. 

El presidente estadounidense Barack Obama admitió la noche del sábado que los damnificados necesitarán ayuda durante mucho tiempo para recuperarse del desastre. 

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese