Así atracaron a una pareja mientras disfrutaba de un paseo en Castillogrande

27 de mayo de 2018 11:11 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Era viernes por la noche. Samuel* y Catalina*, salieron de cine de un Centro Comercial en Bocagrande. Eran las 11:30 y decidieron quedarse un rato más hablando y tomándose algo por ahí cerca.

Se sentaron en un pequeño bar de la zona, se tomaron 2 cervezas y comenzaron a caminar hasta la Bahía de Castillogrande.

Antes de llegar se desviaron a comprar mecatos y agua, para seguir la charla.

Cuando por fin se sentaron en una de las bancas de la bahía, ocurrió lo inesperado.

Ya eran las 2 de la madrugada del sábado y según narró Samuel, vio cuando un hombre salió de la calle que estaba justo frente a ellos. Vestía una gorra negra, una camiseta gris, una bermuda de jean y unos zapatos negros con blanco.

Este señor, se acercó a la pareja, les dio las buenas noches, caminó hasta el final de la banca y después, intimidándolos con un arma de fuego les quitó sus celulares.

Había gente

El lugar, según narró la pareja, estaba lleno de personas haciendo ejercicio y de otras parejas que estaban sentadas en las diferentes bancas conversando.

Cada 10 minutos pasaban motos de la policía, que vigilaban la zona, pero justo en ese momento, nadie miraba hacia ellos.

“Yo estaba hablando con mi amiga y cuando sentí fue la sombra de una persona frente a mí. Al levantar la cabeza era el señor que nos había saludado, quien sacó un arma de fuego, me lo puso en el lado derecho de la cabeza y nos dijo que no gritáramos”, recuerda Samuel.

En ese momento aquel hombre les exigió sus teléfonos celulares, ambos con temor, accedieron a entregarlos.

Camila tenía puesta una cadena de fantasía, por lo que el ladrón intentó quitársela, pero Samuel con el revólver en la sien, sacó valor y le dijo “no te vayas a enhuesar con eso, que eso no vale ni 10 mil pesos”, el hombre aceptó y fue ahí cuando les pidió sus billeteras.

“Yo me hice el loco y no la saqué, mi amiga abrió el bolso que tenía para sacarla y de nuevo, yo saqué fuerzas y le dije “no te vayas a enhuesar, ella no tiene cartera y lo único que carga en ese bolso son libros de francés”, explicó Samuel, quien recuerda cuando el hombre les pidió los relojes, pero ninguno de ellos tenía.

La caminata

El ladrón, al ver que solo podía llevarse los celulares de sus víctimas, le pegó con el cañón a Samuel en la cabeza y les indicó a los dos que se levantaran y que caminaran normal, como si nada hubiera pasado.

Según contaron los afectados, después de avanzar 10 pasos, Samuel sintió cuando el ladrón corrió en dirección a la calle por donde había llegado.

“Cuando el hombre huyó, unas personas que estaban cerca se nos acercaron a preguntarnos que si nos habían atracado. ¿Por qué si vieron, no hicieron algo al respecto?”, aseguró Samuel indignado.

Los jóvenes tomaron un taxi que pasó por el lugar y después de pedirle que llegaran a la estación de policía, para denunciar el robo, llegaron hasta el final de la calle que da a la playa, por donde escapó el ladrón, quien se escondió en algún lugar, porque hasta ahora no lo han encontrado. 

No es el primero

A raíz de esta denuncia, que fue contada en las redes sociales de los afectados, varias personas comentaron que ellos también habían sido víctimas de atraco en el mismo sector o cerca de ahí.

Algunos de los contactos de las víctimas les manifestaron que un hombre, al parecer, con las mismas características se les acercó y con un arma de fuego les exigió sus objetos de valor.

“Yo estaba por la iglesia de Bocagrande, cuando llegó el hombre y nos quitó los celulares y relojes que teníamos. Éramos un grupo de amigos”, se logra apreciar en uno de los mensajes que le enviaron a Samuel, quien también contó que una amiga le dijo que días antes unos hombres en un taxi se acercaron a ella y un grupo de amigos cuando estaban sentados cerca del parque que está por la iglesia. Todo indica que los sujetos, quienes iban en un taxi, preguntaron una dirección y después de obtener la respuesta, se fueron, pero regresaron y los atracaron.

Así como estas hay más historias de inseguridad que se viven en esta zona de la ciudad, pero quedan en el olvido porque nadie, al parecer, es capaz de denunciarlas.

Por un beso 

Un grupo de jóvenes, donde había una pareja homosexual, denunció que mientras estaban sentados una noche en la Bahía de Cartagena, un hombre se les acercó y amenazándolos con una navaja les dijo a ellos que no se estuvieran besando en ese lugar.

“Mis amigos se dieron solo un pico en la boca, no fue un beso eterno y si así hubiera sido, ese hombre no tenía por qué amenazarnos con una navaja, ni mucho menos podía discriminarnos de esa forma”, dijo un compañero de las víctimas, quien prefirió  omitir su nombre por seguridad, pues dice que al agresor lo dejaron libre.

Según contó esta persona, eran 7 amigos y todos se sorprendieron al ver la reacción de aquel hombre, quien pasaba por el lugar con una mujer, la cual sería su compañera sentimental.

“Nosotros le dijimos que ellos podían besarse todo lo que quisieran, porque estábamos en un mundo libre, en eso el hombre pone la navaja en posición como para agredir y todos nos asustamos mucho”, explicó, mientras contaba que el hombre con el arma blanca comenzó a insultarlos de tal manera que ellos llamaron a la policía.

Cuando las autoridades llegaron, según dice el afectado, requisaron al hombre y aunque no le hallaron el arma blanca, pues al parecer, lo había lanzado al agua, le pusieron un comparendo y lo dejaron libre.

“Lo que más me indigna es que aún existe discriminación contra nosotros los gays, ¿cómo es posible que eso aún exista y más en esta ciudad?, donde según se está trabajando en ese cambio. Con respecto al hombre, lo dejaron libre porque no fue en flagrancia”, finalizó el joven denunciante.

*Nombres cambiados a petición de la fuente.

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS