Indicadores económicos
2017-03-27

Dólar (TRM)
$2.899,94
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.133,38
UVR, Ayer
$246,80
UVR, Hoy
$246,88
Petróleo
US$47,97

Estado del tiempo
2017-03-27

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 16:24

Marea max.: 11 cms.

Hora: 23:07

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 11 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Sincerín, el pasado fue mejor

-A A +A
 

“Sincerín, es un pueblo maluco, lo más bonito que tiene es el estadio de béisbol y se está cayendo, jajajajajaaa”.

La frase la soltó un vendedor de arepas con huevo de los que se ubican en el peaje de Gambote, de voz tosca como sus manos, mientras dominaba la tertulia matinal con sus compañeros, también expendedores de fritos y gaseosas, quienes seguramente esperaban un bus lleno de pasajeros hambrientos que devoraran las delicias.
La charla continuó y por lo que dijo otro de los vendedores pude colegir que el protagonista de la conversación era el pelotero nacido y criado en Sincerín, Ernesto Frieri Gutiérrez, quien recientemente fue ascendido al béisbol de las Grandes Ligas. Seguían hablando, pero la voz de otro vendedor los calló. Este se refirió a la camioneta blanca conducida por Oddonel Meléndez García, el popular “Omega”: “cállense ¡hombe!, ahí van los de El Universal, seguramente llegarán a Sincerín para tomarle fotos al barro de las calles”. La risa se convirtió en una constante, entre los que participaban en la tertulia matinal y nosotros.
A los 10 minutos después de pasar el peaje de Gambote en un letrero de metal decía: “Bienvenidos a Sincerín”. Sin saber por qué razón, “Omega” entró a Sincerín directo a la casa del docente Alberto Padilla, quien le dio las gracias de una vez, como si lo estuviera esperando.
Con una sonrisa de protocolo, de oreja a oreja, nos recibió Padilla.
“Menos mal que llegaron porque este pueblo está vuelto una etcétera. De qué vamos a hablar: de ¿cómo entró el béisbol a Colombia? O del estado lamentable del pueblo. Ese sería, también, un buen tema. Bueno, entonces, vamos a caminar periodista hasta la casa del señor Perfecto José Pantoja, uno de los que conoce la historia de Sincerín, el corregimiento más llevao de Arjona.
Lo único que hice fue asentir y seguirlo, pues parecía interesante escribir la historia de cómo un pueblo próspero en el pasado tenía unas calles intransitables y la pobreza se notaba en cada casa.

El ingenio y el béisbol
Un hombre entrado en años detalla el charco que se ha formado frente a su residencia. Absorto en sus pensamientos cierra los ojos y los abre de repente cuando le escucha decir a su amigo Alberto Padilla: “Perfe, en esto lo habitarán los sapos”. La frase le arranca una sonrisa.
Perfecto José Pantoja Pájaro, de 89 años, confiesa que pudo disfrutar de la prosperidad que trajo el ingenio Central Colombia, que según su memoria fotográfica se instaló en 1908 y 1909, con la ayuda de ingenieros cubanos, con maquinaria moderna, adquirida en el exterior.
“Sincerín era próspero. Mire aquí, me cuentan, porque eso no lo ví yo, que en este pueblo circulaba una moneda que hacían en el ingenio y con ella se podía pagar cualquier cosa en los pueblos cercanos porque después la cambiaban por pesos colombianos en las oficinas de Central Colombia, la empresa de los Velez. Por esos tiempos había plata y todo el mundo trabajaba”, cuenta el nonagenario hombre.
Según Perfecto José, definitivamente la época de oro de Sincerín la marcó el ingenio Central Colombia, donde se producía azúcar, levadura y alcohol, productos que se transportaban por un ferrocarril y el Canal del Dique.
Pero el tema que apasiona a Perfecto José y al parecer al 99% de sus paisanos, no es la azúcar, sino el béisbol. Asegura que ese deporte ingresó al país por Sincerín y que hay quienes dicen que en 1902 comenzó a practicarse en esas tierras.
Sus ojos se iluminan cuando dice que: “fueron unos cubanos los que trajeron las primeras manillas, pelotas y bates. Recuerdo que siendo niño los veía practicar, en una explanada que había en el batey, sitio donde vivían los cortadores de caña y algunos trabajadores del ingenio. Aquí se pegó ese deporte y comenzaron a jugarlo antes de 1910, pero se fue afianzando durante el tiempo. Que yo recuerde, en Sincerín se organizaban campeonatos internos en el año 1940”, cuenta el hombre con una sonrisa amplía.
Dice que Oscar Rodríguez, pitcher cubano, fue uno de los más entusiastas peloteros que propagó el espíritu beisbolero en Sincerín. “Para 1968, años después de que se acabara el ingenio Central Colombia, ya Sincerín era reconocido porque se organizaban campeonatos intermunicipales y sus peloteros, desde mucho antes, eran bastiones de los equipos profesionales que jugaban en Cartagena y la Costa. Si no estoy mal, el béisbol profesional comenzó a jugarse en este país en 1948”.
Don Perfecto José advierte que aunque hace falta apoyo, en Sincerín hay una verdadera cantera de peloteros. “He escuchado que hay más de 200 niños y jóvenes practicando este deporte, que lo que necesitan son patrocinadores para que salgan adelante como nuestro paisano Ernesto Frieri Gutiérrez, el mismo que comenzará a jugar con los Padres de San Diego. Ese es el ejemplo a seguir de las nuevas generaciones, pues además de ser un buen jugador, es disciplinado, no toma licor y lo más importante es humilde”, dice con la respiración acortada.
Ahora Perfecto José Pantoja se levanta de la silla visiblemente emocionado y pide a alguien que le traiga la pastilla para la presión y una camisa para no salir en el periódico con el pecho pelao.

El pueblo
Mientras, Perfecto José Pantoja posa para las fotografías se acercan varias personas, entre ellos Daniel Blanco Moreno y Roque Monroy, quienes también respiran béisbol por sus poros, pero son consientes que deben mejorar su nivel de vida para que los prospectos tengan un futuro.
“A nosotros nos duele nuestro pueblo y por eso queremos mostrarle sus calles, por las que no podemos transitar para que el país conozca como vivimos”, dice Daniel Blanco Moreno, ex pelotero.
Roque Monroy, quien en su juventud fue pitcher, lo interrumpe para decir que ni las calles, ni el cementerio sirven. “Vea aquí ni los muertos están tranquilos, pues el cementerio no tiene paredes. Sincerín está olvidado por las autoridades, principalmente por el Alcalde de Arjona y demás autoridades, quienes durante los últimos años han permitido la sedimentación de los complejos cenagosos donde antes se podía pescar”.
A la diatriba de Monroy se le suman las palabras de Alberto Padilla, uno de los directivos de las categorías menores, quien aclara que de no ser por el apoyo del director de Iderbol, Dumek Turbay los equipos de Sincerín no pudieran participar en el béisbol profesional ni en los campeonatos de las ligas menores. “Estamos muy preocupados porque si el Iderbol no nos da la mano, se acaba el deporte. Ya le pedimos que nos arregle el campo”, dice Padilla, al tiempo que nos invita a hacer el recorrido.

***
El barrial de las calles impide caminar a las personas, lo puede comprobar cualquiera que visite a este corregimiento de Arjona. Algunos vecinos sacan el barro para rellenar los huecos que existen, lo que hace que sus calles, como dice Monroy, parezcan un chiquero de puercos.
Al estadio remodelado hace tres años por la administración de Libardo Simancas, le hace falta arreglar el techo, parte de la malla y echarle pintura. Después de recorrer parte del pueblo que habitan unas 2.000 personas, cualquiera puede advertir que es cierto lo que dijo el vendedor de fritos de Gambote, Sincerín es un pueblo maluco, pero su gente desea salir adelante. Solo necesitan, un empujón.

2459 fotos
69323 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Lo de siempre, Sincerin, un

Lo de siempre, Sincerin, un pueblo olvidado, y hoy sale a la luz por un hecho
y eso que el alcalde actual de arjona salió gracias a sincerin pues ya estaba ahogado....la leyenda del besibol surge desde sincerin .. la seleccion BOLIVAR de Sofboll femenino que fue a Santa marta a los intercolegiados era de sincerin en fin sincerin ayer no existia, hoy no es raro ver a CARACOL, RCN, El Universal y cuntos medios mas recorrriendo las calles del pueblo queriendo sacar una primicia... .....

A-N-I-M-A-L TEHERAN..ves al

A-N-I-M-A-L TEHERAN..ves al Carmen y haz un articulo sobre las Cuenta-Embargos chimbos de vainas no has sacado en contra de Galo lo del robo..y si galo robò como dice tu primo el "concejalsindicalista" Hector Teran esta muy bueno y por eso le duele ya que si el tumbo y no le dio nada a los concejales que se muerdan el codo..atrevete y escribe sobre y deja croniquillas mediocres..! donde te graduastes como periodista..?arriba los robos en el carmen de bolivar..nomejoñe..!

Elector, ya sabemos que

Elector, ya sabemos que detras de ese nombre se esconde la mismisima galaxia. Se la tienes montada al periodista Teheran. Él no tiene la culpa de que seas un loco, dejalo quieto. Cada vez que escribe sobre ti te deja mal parado, como un loco, eso es lo que eres. mejor dicho, loca. Galo qué te crees Dios para influenciar en la gente? por eso es que no te paran bolas

Sr Teheran siga escribiendo,

Sr Teheran siga escribiendo, como lo hace. A muchos nos encanta la forma como narra usted las historias, que pena que detrás del anonimato se escondan muchos desadaptados como el alcalde Galo Torres, quien vive peleando con todo el mundo. Ojalá se quite la mascara y si es tan hombre ponga una pista que lleve a saber quien es, como yo