Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Adiós al niño de la literatura

Al enterarme de la muerte del escritor, pintor, poeta, dramaturgo y narrador colombiano, Jairo Aníbal Niño, lo primero que se me vino al pensamiento fue esa frase célebre y maravillosa: “Voy a morir de literatura”, que hace 29 años dijo en una entrevista realizada por Guillermo González Uribe en el Magazín Dominical de El Espectador (M.D. Nº 27 de Septiembre 18 de 1.983).

En un principio se dedica a la pintura y luego al teatro en la actuación, la dirección y la dramaturgia. En este género escribe El baile de los arzobispos o Las bodas de lata (1969); El sol subterráneo, Los inquilinos de la ira, El golpe de estado y El monte Calvo.
Jairo Aníbal Niño es considerado uno de los máximos exponentes de la literatura infantil y juvenil, en Colombia. Fue un hombre con alma de niño, obtuvo varios reconocimientos en el campo de las letras, uno de ellos fue el premio Hans Christian Andersen, parecido al premio Nobel de Literatura, pero en este caso el infantil. Su obra es tan prolífica y a la vez tan densa (40 obras), esto gracias a su ingenio y creatividad. Los libros La alegría de querer, Zoro, De las alas caracolí, tejieron todo ese mundo maravilloso lleno de ternura. Se dice que era un gigante con un enorme corazón y sensibilidad que encantaba a quien lo escuchara o leyera, por eso su voz ya entró al cielo.
Había nacido en Moniquirá, Boyacá en 1941 y muere en Bogotá a los 69 años, luego de sufrir un cáncer de próstata, paradójicamente en la entrevista de 1983 había dicho que: “Yo no me voy a morir de tuberculosis, ni de cáncer, ni de pronto porque me atropelle un bus. Yo voy a morir de literatura”.
Colombia pierde a un gran escritor, que deja huellas imborrables en el panorama de la literatura infantil y servirá de modelo para los nuevos autores. Por siempre lo recordaremos y lo llevaremos en el corazón, porque es un icono de ternura y sencillez.
Dagoberto Rodríguez Alemán
CC. 9.265.436 de Mompox –Bolívar

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese