Indicadores económicos
2017-06-25

Dólar (TRM)
$3.010,68
Dólar, Venta
$2.905,00
Dólar, Compra
$2.715,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.363,83
UVR, Ayer
$251,06
UVR, Hoy
$251,08
Petróleo
US$43,01

Estado del tiempo
2017-06-25

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 08:00

Marea max.: 27 cms.

Hora: 00:00

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-06-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Fútbol: Mundial de lucha

Debo aceptar que no soy un buen fanático del fútbol, y por ello sólo me siento frente al televisor cada cuatro años a disfrutar esta fiesta. Sin embargo, también quedo hastiado, irritado y molesto por tanta violencia y salvajismo protagonizados por los futbolistas.

El fútbol ha cambiado. Antes la finalidad era patear el balón, ahora es patear al jugador del equipo contrario. El espectáculo es grotesco y deprimente. Segundo a segundo los jugadores se estrujan, se empujan, se halan, se tiran de la camiseta, de la pantaloneta, de los brazos, se dan codazos, puntapiés; no se frenan y tropiezan con el otro intencionalmente; dan saltos hacia delante o hacia atrás sin importar caerle encima a alguno, a veces estando el otro de espaldas.
Un jugador viene corriendo y llega hasta la humanidad del contrario con la pierna y el píe levantados, con toda la mala intención de golpear. Cuando dos jugadores persiguen un balón, quien lo obtiene no es quien es más hábil o más rápido, sino quien puede tener más fuerza o más habilidad para desplazar al otro.
En el primer partido de Paraguay un jugador anota un gol de cabeza, hermoso hubiera sido, si no se hubiera apoyado en el adversario cayéndole encima por atrás y golpeándolo salvajemente. En el partido de la final entre Holanda y España, un jugador holandés propició una “patada voladora”, al estilo Bruce Lee, en el pecho del español. La agresividad es evidente. Hay una mala intención permanente y altamente notoria. Se juega con saña, con ira. Se perdió el pundonor deportivo.¡Es lamentable!
Hay que preguntar: ¿Dónde está el árbitro? Posiblemente, la mayoría actúa de buena fe y hacen lo que pueden, pero permiten demasiado. Sin embargo, un solo árbitro dentro del campo no puede desempeñar un buen papel, máxime, en un campo tan grande como lo es el de fútbol. El ejemplo nos lo da el baloncesto, el cual es un campo mucho más pequeño y tiene dos y hasta tres árbitros dentro del campo y están así mas atentos a los “fouls” o “faltas”de los jugadores. Los efectos son evidentes, pues en este deporte no hay la agresividad que se observa en los jugadores del fútbol. A esto hay que agregar también, la violencia espantosa que se vive hoy en día, en los estadios de fútbol principalmente; la cual podría tener como causa ,entre otras, el arbitraje equivocado, intencional o no. Mi voto es por recuperar la decencia y los buenos modales en los campos deportivos (léase campos de fútbol) y en los estadios en general.
Ojalá que la FIFA considere aumentar el número de árbitros dentro de la cancha porque uno solo no es suficiente, aun con la ayuda de los árbitros auxiliares, y son muchísimas las “faltas” que no “ven”.
Mi sugerencia es que se reglamente un número de cuatro (4) árbitros, dentro de la cancha de fútbol, para recuperar el vistoso espectáculo, y también el respeto hacia el público y entre los jugadores.

JAVIER MARTINEZ PATERNINA
CC 9.089.079 de Cartagena

TEMAS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese