Caballo cochero se comió parte de un dedo de un hombre en el Centro Histórico

14 de julio de 2016 04:22 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Con la impotencia propia de una persona que ha perdido parte de uno de sus dedos mientras paseaba con sus familiares por el Centro Histórico de Cartagena, Daniel Acevedo cuenta la historia por la que hoy hace parte de la agenda noticiosa de la ciudad: un caballo cochero le quitó una falange.

El domingo este bogotano, quien lleva un mes viviendo en la ciudad, a la que vino por cuestiones laborales, estaba paseando en el Corralito de Piedra con varios familiares que vinieron a visitarlo desde la capital, entre ellos, su sobrina -menor de edad- quien los convenció para que tomaran un paseo en coche.

Acevedo comenta que cuando estaban por la plaza de San Diego se acercaron a un cochero para cumplir los deseos de su sobrina, pero que el hombre les dijo que no se acercaran mucho al caballo pues estaba brioso.

Ante tal revelación, Acevedo y sus familiares decidieron no montarse en la carroza del animal, sin embargo, la pequeña insistió en que al menos se tomaran una foto con el equino, a lo que el grupo de visitantes accedió poniéndose delante del caballo.

“No me percaté de lo cerca que estaba del caballo cuando sentí fue el dolor y me miré la mano, me había arrancado la falange del dedo meñique de la mano derecha”, comentó Acevedo a este medio.

El hombre señala que inmediatamente le dijo al cochero que el caballo lo había mordido, pero este no hizo nada al respecto y que fueron los empleados del Hotel Santa Clara los que de manera muy cordial, sin él ser huésped del lugar, le brindaron los primeros auxilios.

“Miré al piso para ver si estaba el pedazo de dedo y no vi nada porque el caballo se lo comió, cuando lo veo estaba masticando”, prosigue la víctima al recordar los hechos por los que ahora tiene una incapacidad de 30 días y por los que teme perder su trabajo, pues -comenta- debía empezar el martes a trabajar y no lo ha podido hacer ante lo acontecido. No sabe si la empresa lo esperará hasta que pueda empezar a laborar.

NO ES EL PRIMER CASO
De acuerdo con Acevedo, un caso similar al que le ocurrió es posible que lo haya vivido otra persona, en días recientes. Cuando estaba en el Hospital Bocagrande a la espera de ser atendido se enteró de que un hecho parecido.

“En el hospital preguntaron quién es el de la mordida del caballo y yo asumí que era yo, pero cuando me levanté me dijeron que no, que hablaban del caso de una mujer a la que la mordieron el hombro”, explica.

Continuando su relato señala que, en efecto, una señora de unos 60 años se paró diciendo que era ella y que la había mordido un caballo cochero (al que habían contratado con antelación) cuando pasó por el lado para embarcarse en la carroza a eso de las 6:30 de la tarde del mismo domingo.

¿LE RESPONDIERON?
El hombre señala que emprenderá acciones legales contra el dueño del caballo, pues cuando estaba en el hospital se presentó un cochero que decía ser el dueño, pero con una póliza del caballo a nombre de otra persona, de quien Acevedo presume es el verdadero dueño del caballo.

“El cochero se presentó allá diciendo que es el dueño, pero él no es. Ellos dicen así como para no involucrar al verdadero propietario y la contestación que da ante lo ocurrido es que: ' somos pobres, no tengo plata, vivo en La Esperanza, que estos caballos permanecen estresados y no tienen los medios ni las maneras de alimentarlos bien'. ¿Entonces por hambre es que están atacando a la gente para comer?”, se pregunta el afectado.

NO RECOGER PASAJEROS EN EL CENTRO HISTORICO
Los cocheros no tienen autorizado recoger clientes en sectores diferentes a los estipulados por decreto, por lo que prestar los servicios en la plaza San Diego, en donde se encontraba el animal, no está permitido.

“Estos caballos deben esperar en el Parque de la Marina, pero los que los manejan se la pasan ofreciendo sus servicios en los parques y plazas de la ciudad. ¿Dónde está la autoridad para controlar estos hechos?”.

LA UMATA
Este medio conoció que ante esta denuncia, la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria (Umata) dijo que deberá analizarse el por qué del comportamiento de los caballos para saber si pueden o no continuar con su labor de turismo. Se hicieron varias llamadas buscando ampliar las declaraciones, pero los intentos fueron infructuosos.

Antes de que se conociera lo ocurrido al señor Acevedo, la Umata había informado que realizaría  jornadas de inspección y control al servicio de coches turísticos, en cumplimiento del decreto 0656 del 3 de junio de 2014, ya que han habido quejas recientes de que los caballos están transitando con herraduras desgastadas y cascos en mal estado.

El director de la entidad, Gustavo Jiménez Sierra, aseguró que en lo que va del presente año, la Umata ha realizado dos inspecciones a los equinos que prestan este servicio en la ciudad.

El funcionario recordó que en los artículos séptimo y octavo del decreto 0656 del 3 de junio de 2014, se estableció que trimestralmente se efectuará una revisión para constatar el estado de salud de los animales, que tengan un peso mínimo de 350 kilogramos, talla mínima de 1.45 metros, edad mínima de cuatro años y máxima de ocho años, sin heridas, con resistencia física para este tipo de trabajo, bien nutridos y herrados.

“En febrero de este año realizamos la primera jornada de salud. En mayo, la segunda; e hicimos todo lo que le corresponde a la Umata. Verificamos que 75 de estos caballos cuentan con microchips”, dijo Jiménez Sierra.

Debido a las quejas presentadas por varios ciudadanos se está preparando una jornada extra para verificar el estado de las herraduras de los equinos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS