Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-23

Dólar (TRM)
$2.927,91
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.112,95
UVR, Ayer
$242,71
UVR, Hoy
$242,74
Petróleo
US$52,42

Estado del tiempo
2017-01-23

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 00:57

Marea max.: 13 cms.

Hora: 08:38

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 7 - 8

Prueba de AP da indicios de los filtros chinos en Google

-A A +A
 

Si uno escribe “Falung Gong” en Chino en Google desde Beijing, la máquina de búsqueda se paraliza, pero si uno hace lo mismo desde Hong Kong, encuentra numerosos vínculos con informaciones sobre ese movimiento espiritual proscrito por el gobierno chino.

Los usuarios de internet en China continental y Hong Kong comparten ahora la misma máquina de búsqueda, pero sus experiencias siguen siendo muy diferentes, en particular en los temas considerados delicados por los líderes de China comunista. La diferencia es que el gobierno, en vez de Google Inc., es el que ejerce la censura.

CONCLUSIONES

Las conclusiones de una reciente prueba de The Associated Press revelan la sofisticación con que China utiliza su barrera electrónica para forzar su propia visión del mundo a sus ciudadanos.
Las recientes búsquedas de temas tabú para Beijing por lo general muestran como respuesta “la página no puede mostrarse”. La máquina de búsqueda se paraliza durante aproximadamente un minuto y más si uno trata de ver sitios prohibidos en rápida sucesión. En otras palabras, no es que no funcionen los enlaces a esos sitios, sino que los resultados no aparecen.
Sin embargo, los filtros no son exactos y los sitios en inglés tienen una mayor probabilidad de colarse, en parte debido a que el gobierno está más preocupado por la enorme mayoría de ciudadanos que sólo hablan chino y aunque la barrera bloquea Twitter y blogs controversiales, aparecen extractos en la página de búsquedas de Google.
Las conclusiones ilustran cómo funcionan los filtros del gobierno. Cuando un usuario escribe una palabra delicada en una búsqueda, desencadena un breve bloqueo que afecta búsquedas subsiguientes _aun de temas inocuos_ del mismo usuario o de cualquier otro que utilice la misma dirección de Internet. Puede ser una sola computadora o todo un cibercafé.
Las búsquedas en idioma chino del desaparecido abogado activista Gao Zhisheng, el disidente encarcelado Liu Xiabo, el presidente chino Hu Jintao y “el incidente del 4 de junio” _la represión de 1989 en la Plaza Tiananmen_ paralizaron la máquina de búsqueda en Beijing durante un minuto o más.
Antes de que Google trasladara el tráfico de “google.cn” a Hong Kong, Google presentaba los resultados censurados con una nota explicando que algunos rubros habían sido suprimidos. Google debía cumplir con las leyes de la nación, pero deseaba que los usuarios supieran sobre las omisiones en la esperanza de que presionaran al gobierno para que levantara las restricciones.
Sin embargo, Google anunció el 12 de enero que no estaba dispuesta más a censurar los resultados después que descubrió que era blanco de intrusiones informáticas originadas en China. Incapaz de lograr un acuerdo con el partido gobernante o de manejar un servicio sin censura, decidió desviar el tráfico a Hong Kong, un territorio chino semiautónomo.
___
El periodista de The Associated Press Jeremiah Marquez contribuyó a este despacho desde Hong Kong.

Publicidad
Publicidad
2381 fotos
65938 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese