Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Misión espacial de Gagarin rompió barreras psicológicas

-A A +A
 

Al aventurarse en el espacio, hasta entonces vedado al hombre, el joven cosmonauta Yuri Gagarin rompió barreras psicológicas, obligando a la humanidad a mirar más allá de los nacionalismos y a su lugar en el cosmos. 

El vuelo de 108 minutos llevado a cabo por Gagarin el 12 de abril de 1961 representó una contundente victoria de propaganda para la Unión Soviética en su batalla con Estados Unidos, al demostrar, según las autoridades soviéticas, “la fortaleza del socialismo”. 

Pero ese vuelo tuvo repercusiones incluso más profundas en el plano filosófico. 

Hasta entonces, los humanos sólo habían volteado la mirada hacia el espacio desde la superficie de la Tierra. Ahora, un hombre veía por primera vez el planeta desde arriba.  Gagarin, y a través de él, toda la humanidad, pudo contemplar la Tierra sin fronteras políticas, en toda su hermosura, aterradora fragilidad y gran aislamiento. 

“íVeo la Tierra! íEs tan hermosa!”, exclamó el protagonista de esa aventura, que lo hizo entrar en la leyenda. 

La experta Cathleen Lewis, comisaria de programas espaciales internacionales en el museo Smithsonian en Washington, subrayó que, con el tiempo, el vuelo de Gagarin adquirió un significado más profundo, y más vasto. 

“Gagarin es visto ahora más como un héroe universal”, y no sólo soviético, opinó la experta, en una entrevista telefónica con la AFP. 

En su opinión, uno de los beneficios que dejó ese vuelo, que se produjo en plena Guerra Fría, fue que nuestra comprensión de la Tierra varió, incorporando el hecho de que “es un planeta muy frágil, situado en el medio de la nada”. 

“Todo el mundo que estuvo pendiente de ese vuelo, astronautas y cosmonautas, hicieron la misma observación: hay un planeta Tierra, que tiene una delgada capa de atmósfera alrededor. No hay fronteras políticas, es un planeta”. 

Aventajado por su gran rival, Estados Unidos se apresuró para enviar su propio astronauta, Alan Shepard, en un vuelo suborbital, el 5 de mayo de 1961. Pero fue hasta el 20 de febrero de 1962 que el primer estadounidense, John Glenn, le dio la vuelta al planeta. 

Siete años después, el 20 de julio de 1969, Neil Armstrong pisó la Luna, y Estados Unidos se convirtió en el líder indiscutible en el espacio. 

Como el vuelo de Gagarin, la misión Apollo 11 fue en un primer momento festejada como un triunfo estadounidense. 

Pero después, Apollo 11 fortaleció el mismo mensaje subliminal enviado por el vuelo de Gagarin, al demostrar la pequeñez de la Tierra, que se vislumbraba desde arriba como un pequeño espacio de vida, en el gran vacío del espacio. 

Ante esa imagen, las rivalidades políticas y las pugnas nacionalistas parecían mezquinas. 

Seis años después, nació la cooperación internacional, cuando una nave Apollo se unió a una Soyuz soviética para un vuelo espacial de nueve días. 

Con la excepción de China, esa cooperación ha perdurado, sobre todo debido al alto costo de enviar hombres al espacio, mantenerlos vivos y lograr que regresen sanos y salvos a la Tierra. 

“Si regresemos a la Luna un día, no vamos a enviar siete vuelos distintos para los siete socios internacionales en este proyecto, sino que todos van a participar”, señaló Michel Tognini, un francés que efectuó tres viajes al espacio en 1990, y que preside ahora el Centro de Astronautas europeo. 

El director de la Agencia Espacial Europea (ESA), Jean-Jacques Dordain,  coincidió en destacar que los sesenta fueron unos años importantes en el proceso de aprendizaje del hombre a trabajar juntos en este campo. 

“Entre el 12 de abril de 1961 y el 20 de julio de 1969, el espacio era un lugar de competencia”, señaló el experto, en ocasión de una exhibición en París para celebrar los 50 años del vuelo de Gagarin. 

“La ventaja de la competencia es que estimula a avanzar rápidamente. Pero lo malo es que una carrera acaba cuando se sabe quién es el ganador”, notó, reconociendo que “la cooperación es desafortunadamente más lenta que una competencia”. 

Además, “la cooperación toma tiempo poner en marcha”, dijo Dordain. “Pero la ventaja es que perdura”, concluyó.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2325 fotos
63980 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese