Cocineras de la Plazoleta Olímpica, inconformes

08 de abril de 2011 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los restaurantes conocidos popularmente como “La mosca elegante”, en la Plazoleta Olímpica del Centro de Cartagena tienen los días contados.
Esta situación preocupa a varias de las cocineras de este sector, quienes están inconformes con el proceso de recuperación de espacio público em-prendido este año por el Distrito tanto en esta plazoleta como en la Telecom y otros callejones históricamente invadidos por vendedores informales en el Centro.
Las vendedoras de comidas dicen que este plan de la Alcaldía de Cartagena las ha tomado por sorpresa y aseguran que no quieren dinero para salir de la Plazoleta Olímpica sino que las reubiquen en este mismo sitio pero en módulos organizados e higiénicos.
Claudia Cabarcas Rossi, una de las cocineras quejosas, afirma que “el Distrito nos ofrece $8 millones para que nos vayamos del espacio público pero esa plata no es suficiente para montar un negocio nuevo en otro lugar porque nos tocaría sacar una gran parte para pagar deudas y al final quedaríamos sin negocio y sin plata”.
Cabarcas comenta que su familia ha tenido esta venta de comidas por 21 años en el Centro, por lo que irse a otro lugar significaría la pérdida de sus clientes; “esta plazoleta está acreditada por nosotros y ya la gente sabe donde encontrarnos, si cambiamos de sitio seguro perdemos la clientela”.
Nubia Géliz Almanza, otras de las inconformes, asevera que “a mí me tocó firmar un papel en el que me comprometía recibir una compensación económica pero la verdad es que lo hice bajo presión porque antes me habían mandado una carta advirtiendo que si aceptamos nos sacan con Policía”.
Géliz, quien dice tener nueve años de trabajo en la Plazoleta Olímpica, asegura que no se oponen a las obras de renovación urbana de este espacio pero pide que así como el Distrito piensa reubicar a los ostreros en este lugar, también se tenga en cuenta a las cocineras que han trabajado en él por mucho tiempo.
“Exigimos el derecho a la igualdad o es que acaso nosotras (cocineras) no tenemos los mismos derechos que los ostreros”, cuestiona Géliz.
OBLIGACIÓN
El gerente de Espacio Público de Cartagena, Adelfo Doria Franco, reconoce que además de las cocineras hay otros informales en la Plazoleta Olím-pica y el Callejón de los Patacones que se oponen a concertar con el Distrito su salida de las zonas peatonales.
El funcionario aclara que “la recuperación del espacio público nuestra obligación constitucional y eso es precisamente lo que estamos cumpliendo. Hemos ofrecido alternativas pero quienes no las acepten voluntariamente serán retirados en una diligencia de restitución de bien de uso público”.
Doria indica que paralelo al proceso de concertación iniciado por su despacho en febrero de este año, la Alcaldía de la Localidad Histórica y del Ca-ribe Norte (1) desarrolla procesos de restitución que podrían cumplirse con apoyo de la Policía en caso de que algunos informales no acepten las solu-ciones negociadas.
“Del grupo de inconformes hacen parte cerca de 30 personas que son pocas ante los más de 480 vendedores que se prevé salgan del Callejón del Pes-cado, la Plaza de la Registraduría, el Callejón de las Empresas Públicas, la Plaza de Cines Cápitol, la Calle Panamá, el Callejón de los Patacones y el Parque del Centenario y las plazoletas Telecom y Olímpica”, señala el Gerente Espacio Público.
El vocero del Distrito afirma que en estos sectores se han notificado a más de 350 personas, de las cuales cerca de 200 han aceptado irse con com-pensaciones económicas.
Se prevé que a finales de este mes salgan los primeros 40 ocupantes de este grupo, los cuales despejarían el llamado Callejón del Pescado que une a la Plazoleta Telecom con Puerto Duro.
DINERO SUFICIENTE
El Gerente de Espacio Público enfatiza en que los $8 millones que ofrecen de compensación tanto a las cocineras como al resto de informales del Centro sí son suficientes para montar y consolidar negocios formales nuevos.
 “Hay estudios serios que indican que hasta con $3,5 millones es posible concretar una idea de negocio con elementos básicos y hacer que funcione”, dice Adelfo Doria.
El funcionario agrega que “también es sorprendente que estas personas no hayan logrado ahorrar nada de dinero durante los 15 o 20 años que han trabajado en el espacio público sin pagar impuestos ni arriendo”.
El jefe del despacho de Espacio Público aclara que en este proceso no se presiona a los informales sino que se cumple la ley que ordena el despeje de áreas comunes con el ofrecimiento respectivo de alternativas para los invasores quienes deciden voluntariamente si optan por ellas o no.
Finalmente Doria aclara que “no se puede comparar el caso de los ostreros con el de las cocineras porque los primeros venden productos tropicales que hacen parte de nuestra cultura y están permitidos por normas locales pero segunda actividad está prohibida ya que la manipulación de alimentos en el espacio público no ofrece garantías de salubridad”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS