Conozca apartes del borrador del decreto para regular servicio de coches

10 de mayo de 2014 08:02 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El decreto endurecería las normas para evitar el maltrato animal.

Con la nueva legislación, la Administración Distrital espera superar las falencias de esta actividad comercial fuertemente criticada por grupos ambientalistas y la ciudadanía en general.

El documento hace especificaciones estrictas sobre varios de los puntos más álgidos en la polémica generada entre ciudadanía y cocheros por el debido trato a los caballos.

En primer lugar, quedaría ordenado que todo conductor de coche posea una licencia de conducir expedida por el Datt, la cual tendría que renovar de acuerdo a la programación que disponga el Ministerio de Transporte.

La norma ayudaría a depurar el gremio de cocheros y obligaría a que los conductores seleccionados para esta actividad conozcan las normas de tránsito.

PESO DE LOS CABALLOS Y DE LA CARGA

Una vez presentado al Concejo y aprobado, el decreto acabaría con las dudas que en la actualidad existen sobre el peso y la talla apropiada de los caballos utilizados en este servicio, así como el peso de los coches y el del conductor y los cuatro pasajeros permitidos.

De acuerdo con un estudio entregado por la Umata, el caballo deberá tener un peso mínimo de 350 kilos y una talla mínima de 1,45 metros. Además, respetando las investigaciones científicas sobre equinos en los que se ha determinado que estos sólo pueden halar hasta 2,5 veces su peso corporal, se determina que a los caballos cocheros se les podrá imponer una carga máxima de 775 kilos que es especificada de la siguiente manera: coche, 375 kilos; conductor, hasta 80 kilos y pasajeros, 320 kilos entre los cuatro. Se hace, también, la aclaración que dos niños cuentan por un adulto.

Esta norma obligaría a renovar completamente la flota de coches ya que actualmente tienen un peso aproximado de 610 kilos.

El decreto exigiría que los caballos utilizados para el servicio de coches tengan una edad mínima de 4 años y que una vez cumpla 6 años de trabajo deberá ser “jubilado” y llevado a un albergue hasta ser entregado en adopción a una asociación campesina o ganadera.

PESEBRERAS

La falta de un lugar donde los caballos puedan descansar adecuadamente es una de las fallas más graves de las que se identifican en el servicio de coches turísticos en Cartagena.

En el nuevo decreto quedaría estipulado que las pesebreras deberán estar a un máximo de 3 kilómetros de distancia del Centro Histórico para evitar que el desplazamiento a galope del animal hasta su sitio de trabajo resulte en recargo laboral. Si este lugar está a una distancia mayor el animal y el coche deberán ser trasladado en vehículos especiales.

En refuerzo a esta norma quedaría prohibido el paso de coches y caballos por las principales vías de la ciudad como son la Pedro de Heredia, la Santander, la San Martín, los corredores de carga y la Vía al Mar.

Las medidas del sitio destinado dentro de la pesebrera para el descanso del animal serían estipuladas en 3x4 metros cuadrados mínimo, aclarando que lo ideal sería de 4x4 metros. Esto con el objetivo de que el animal pueda acostarse con espacio suficiente para estirar sus extremidades. También se específica el  tipo de material que deberá cubrir el lecho del animal.

MICROCHIP

En aras de conformar un registro único de los caballos cocheros, las autoridades exigirán la identificación del animal mediante un microchips que será suministrado gratuitamente por la Umata durante la primera revisión de los caballos, posterior a la aprobación del decreto. El chip cual contendrá toda la información del animal, al que le abrirá un código. Es responsabilidad del propietario, poseedor o tenedor inscribir al equino en la base de datos de la Umata. Un coche debe contar con dos caballos para prevenir el agotamiento de los equinos.

Para revisiones posteriores, los cocheros que no inscribieron a tiempo el animal, deberán cancelar los gastos de compra y aplicación del microchip, y este deberá ser certificado por un médico veterinario.

El decreto apunta a endurecer la legislación para evitar el maltrato animal. Se refiere a las herramientas usadas por los equinos como la jáquima, los cabezales, las cintas aperos, correas y herraduras, entre otros, de las cuales expresa que no pueden inferir dolor, llaga herida o cualquier laceración. Exige la revisión técnico mecánica a los coches, confirma que el cupo de coches en la ciudad es de 60, exige el Soat y reconfirma el horario de 4 pm a 12 m.

La construcción del documento, que es revisado por la Oficina Jurídica del Distrito, fue coordinada por la Corporación de Turismo, con la participación de la Umata, Dadis, Datt, representantes de los cocheros y representantes de las organizaciones defensoras de animales.

SITUACIÓN ACTUAL DE LOS CABALLOS

Actualmente, según el mismo presidente de la Asociación de Cocheros, Julio Martínez, en Cartagena hay aproximadamente 140 caballos utilizados en el servicio de coches turísticos.

De este número de equinos, Martínez asegura que cerca de 90, son cuidados en una pesebrera temporal gestionada por ellos mismos en un local arrendado en Marbella, donde cada propietario de caballo paga 20 mil pesos por día para que el animal sea alimentado y bañado.

Afirma, además, que cerca de 18 caballos se encuentran en Chambacú, en una pesebrera improvisada, la cual ha sido reiteradamente criticada por no cumplir con ninguna norma establecida para este fin, muy a pesar que es el lugar, donde por años los cocheros han concentrado a los equinos usados para esta actividad.

El resto de caballos, luego de su jornada laboral, son llevados a las casas de sus dueños, en barrios como Olaya Herrera, bastante alejados del Centro Histórico y desde donde son traídos a galope cada día para ejercer su función.

Martínez reconoce el desprestigio de la imagen de los cocheros ante los cartageneros que reclaman buen trato para los caballos, pero afirma que el gremio precisa del apoyo del Distrito para contar con una pesebrera oficial donde los animales puedan descansar apropiadamente.

Martínez afirma que el grupo de propietarios de coche que paga el arriendo en Marbella compraron un lote cerca a La Bocana, pero les hace falta presupuesto para la construcción.

“La motivación es mejorar cada día. Estamos purgando el gremio para que sólo queden los mejores”, afirma.

La Asociación de Cocheros reveló, también, que entre sus planes tienen previsto crear una fundación que fomente la protección animal.

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS