Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Arte en el lugar donde mataron a Jorge Eliécer Gaitán

-A A +A
 

Nunca antes se había hecho nada igual. El pasado 9 de abril, en Bogotá, en el lugar que fuera escenario de la mortal agresión al jefe liberal Jorge Eliécer Gaitán, 63 años atrás, la artista plástica Nohema Pineda construyó un monumento de conmemoración sólo con flores. Fue una invención poética, con el cual se recataba la memoria de ese entorno, referida a la época del trágico hecho, que tanta repercusión histórica tuvo.

Esa llamada intervención artística la explica Nohema Pinedo como expresión un tanto novedosa.

Ella, Nohema Pinedo, es una artista colombiana, dedicada a la pintura y a la escultura, con una obra hecha a base de colores y formas que expresan vivencias de la cotidianidad humana, con sus trasfondos de diferente intensidad, o sus claves de todo orden. Aquí está su versión sobre el monumento instaló en Bogotá el pasado 9 de abril.

¿Qué se propuso con su creación de un monumento a Gaitán en el lugar donde se produjo el atentado que le costó la vida?

Este punto de Bogotá, de la carrera séptima con avenida Jiménez, es un verdadero escenario del país, epicentro de grandes acontecimientos nacionales.

Se puede decir  que es la esquina más importante de Colombia. Se produce una confluencia urbana muy hermosa  (salvo el transmilenio)  y  por ello, justamente,  quise instalar allí mi obra. No era un propósito fácil, pues exigía compaginar con toda esta carga poderosa de significados, arquitectónicos, históricos, sociales, estéticos, simbólicos, humanos.

La exigencia  para una intervención artística acorde con tanto contenido sensible era grande. La muerte del doctor Gaitán, obviamente, se inscribe en este contexto  de modo ineludible. Por ello escogí este día, el 9 de abril,  a la una de la tarde. Naturalmente, no se trata de propiciar  o imponer un significado único, restringido.

La expresión artística es amplia, ofrece múltiples y libres  posibilidades de interpretación, incluyendo  el político  en su mejor sentido: las intervenciones artísticas efímeras en el espacio público son nuevos modos de contribución del arte a  la construcción social. Alguien dijo que la calle, como espacio de debate, es un buen fundamento para una sociedad democrática.

Pero, volviendo a su pregunta, debo describir brevemente para el lector mi intervención titulada, ¨Presencia y continuidad de la memoria¨ y contar un poco de su génesis. Al pasar por esta esquina del centro de Bogotá,  siempre me llamaron la atención los rieles del antiguo tranvía, que los urbanistas tuvieron el acierto de dejar al descubierto sobre la calzada. Me detenía a observar, a ver como sus  rutas se suspenden abruptamente al llegar a las aceras, insinuando la continuación de su desaparecido  recorrido. Más que un adorno que da cachet al centro, tienen también  gran poder evocador, sugerente.

Uno puede “leer” allí el pasado. Y saber que estos vestigios provienen de la Bogotá del 9 de abril de 1948, restos  que quedaron  después de la destrucción y los incendios de aquel día. Era, pues,  mi propósito, intervenir los rieles para comunicar al transeúnte desprevenido la misma inquietud que a mí me provocaban. Creo que uno ve pero no mira, y la excesiva cotidianidad  anula los significados del entorno.

Por ello quise ejercer una labor de revisualización ante el espectador, trazar una “continuación” simbólica de los rieles a través de “carrileras” de claveles rojos, como la sangre (y allí en 1948 se derramó  bastante) contrastantes sobre el gris del  pavimento. Es, una poética, una lúdica, si también se quiere.

¿Hay tradición en Colombia de monumentos de este orden?

Estas  expresiones son  relativamente nuevas en el mundo; provienen de los sesenta y setenta, primero como  arte conceptual, las instalaciones y demás. En Europa, las vanguardias artísticas, durante la primera postguerra mundial (dadaísmo, surrealismo), se caracterizaron por manifestaciones artísticas no convencionales, como la recogida de objetos (el ready-made) cotidianos para resignificarlos artísticamente (Man Ray, Duchamp, etc.).  A finales del siglo XX es notable la obra de Christo, ya con el uso de esa denominación;  su repercusión mediática ha sido grande, por ejemplo cuando forró el Pont Neuf de Paris con papel de envolver.  En Colombia hay aportes significativos, valga mencionar a Doris Salcedo, de sólido prestigio internacional.

¿Cómo percibió la reacción de la gente respecto al monumento?

Sin duda esto es lo más importante. “Las intervenciones como ejecución artística suelen consistir en la ocupación física de parte del espacio público por objetos dispersos en un determinado lugar por un artista”. Así las cosas, el objetivo principal de la obra es la relación que se obtiene con el espectador; “es el espectador el que instala su opinión subjetiva con su experiencia con la instalación, objeto de arte”.

A las doce del día, en medio del barullo citadino, inicié la obra empezando  por dar continuidad a los rieles orientados hacia al punto en donde cayó Gaitán. Allí la gente que se aglomeraba tomó como suya la instalación y ayudóa poner flores siguiendo el trazo de la carrilera que habíamos marcado con tiza previamente.Continué sobre  el atrio  de San Francisco, donde las rutas férreas, una vez recreadas,  tramaron por sí solas un tejido muy bello. La gente participaba, preguntaba, opinaba, hacía conjeturas, tomaba fotos, en fin, jugaba con la obra, gozaba el episodio.

Multitud de personajes, como salidos del fondo de la tierra, aparecieron y se congregaron en torno de la obra. Inolvidable, bellísimo. A las cuatro de la tarde  regresé al lugar, y encontré con sorpresa que la instalación permanecía intacta, a pesar de que su realización abarcaba una amplia área de uso público, tanto en el pavimento como en las aceras. ¿Qué había pasado? No podría responder con exactitud; baste registrar el hecho de que la gente no destruyó la instalación,  ésta permaneció muchísimo más de lo previsto, hasta las once de la noche, cuando ya fue levantada  por los escobitas.

Cuando volví a la mañana siguiente para constatar, vi que muchas flores en sus maceticas habían sido puestas  en orden riguroso, en la acera donde cayó Gaitán. La gente había hecho su propia intervención, el propio resumen  de sus interpretaciones y significados. ¿No es algo maravilloso?

Para el artista una experiencia semejante es decisiva, contundente.

¿No es demasiado frágil esta obra?

Por su condición  de arte efímero, no destinado a permanecer sino  a desmontarse después de un  breve tiempo, sí.  Permítame acudir a una breve  cita: “La acción artística original  de una instalación es la que modifica alguna o varias de las propiedades de un espacio, que pasa a ser un espacio artístico por el simple hecho  de que un artista decida realizar sobre él su actividad. Su condición de obra de arte no es evidente en un sentido material, por su naturaleza de arte efímero”.

¿ Qué está haciendo en pintura y escultura actualmente?

Trabajo con metales, dibujo, hago bocetos, busco, sueño.

¿Cuando vuelve a exponer su obra?

Linda pregunta, se lo agradezco. Porque en  ella hay como un estímulo inherente para que  esto ocurra, para que vuelva a suceder, es muy gentil de su parte. Trataré de  que así sea pronto; por ahora a seguir trabajando, buscando, soñando. Muchas gracias.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64104 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese