Indicadores económicos
2017-02-24

Dólar (TRM)
$2.871,67
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.036,21
UVR, Ayer
$244,30
UVR, Hoy
$244,39
Petróleo
US$54,45

Estado del tiempo
2017-02-24

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 02:13

Marea max.: 15 cms.

Hora: 09:41

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 5 a 18 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-02-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
S/M

Barack Obama, el escritor

-A A +A
 

A sus cincuenta años cumplidos el pasado 4 de agosto de 2011,  Barack Obama ha probado que además de gobernante de una de las naciones más poderosas del mundo, es un ser versátil:  escritor, deportista, bailarín y cantante de blues.

Su faceta del escritor se ha revelado desde 1995 con altos méritos narrativos y literarios al publicar el libro de memorias: “Los sueños de mi padre: Una historia de raza y herencia”, “La audacia de la esperanza”, y el libro infantil “Of Thee I Sing: A Letter to my Daughters”.

En marzo de 2009 nos llegó a nuestras manos en Colombia, la edición en español de su libro  “Los sueños de mi padre: Una historia de raza y herencia”, en cuyas 405 páginas narra la búsqueda de sus orígenes en África, Kansas y Hawai. Es un libro clave para comprender la personalidad, las convicciones y la visión del mundo de Obama.

Mucho antes de ser un reconocido abogado y líder activo en la vida social y política, Obama había trabajado como Organizador Comunitario en Chicago. Su misión era asociar vecinos de barriadas para que impulsaran proyectos para mejorar las condiciones de vida.

El padre de Obama, nacido en Kenia y miembro de la tribu de los Luo, se había ido de Hawai en 1963 cuando Barack contaba con dos años. Se llamaba igual que él: Barack y era tan negro “como un tizón, mientras que mi madre era blanca como la leche”, dice. Cuando fue por primera vez a la casa de los abuelos invitado a cenar, al abuelo le impresionó su enorme parecido a Nat King Cole, uno de sus cantantes favoritos. La madre de Barack estaba emocionada al conocerlo y cuando se fue, todos en casa se quedaron comentando su vivacidad e inteligencia, su porte tan digno, sus gestos tan medidos y “la gracia con la que cruzaba una pierna sobre la otra”. Y qué decir del acento. “Su voz firme y profunda” Esos rasgos perviven en Barack Obama. Una de las frases de su padre era que “la confianza es la clave del éxito del hombre”.

Murió en un accidente de tráfico. “Tenía una profunda voz de barítono y acento británico”, le decía su abuelo. Le gustaba interpretar algunas canciones africanas.  Su imagen se volvió un mito iluminado por la mirada y las historias que le contaban su madre y sus abuelos.  Su madre se comprometió con un hombre que sería su segundo marido, y Barack hizo una larga travesía para conocer la vida secreta de su padre, armando el rompecabezas desde las fotos guardadas, los testimonios y los lugares vividos. Su padre volvió a casarse y ahora Barack tendría cinco hermanos y una hermana que vivían en Kenia. A él le hubiera gustado haber hablado más con su padre, pero cuando estaba cerca de él quedaba en silencio y él tampoco estimulaba el diálogo. Pero no olvida jamás el día en que le contó cómo  en Kenia se le exigía a los niños que mataran a un león para demostrar su hombría, y cómo los keniatas lucharon por su independencia y cómo los ingleses quisieron quedarse como hicieron en América.

El otro abuelo Hussein Onyango Obama había sido un granjero y patriarca de la tribu, “un hombre medicina que tenía poderes curativos”, cuenta en su libro Barack, quien revela que el significado de su nombre en árabe es Bendito.  Su abuelo era musulmán. Su apellido Obama es: Lanza de Fuego.

“Mi padre creció pastoreando la manada de cabras de su padre y asistía a la escuela local que había fundado el gobierno colonial británico, donde demostró poseer grandes aptitudes. Al final, consiguió una beca para estudiar en Nairobi y, más tarde, en vísperas de la independencia de Kenia, fue elegido por líderes de este país y mecenas americanos para asistir a una universidad en los Estados Unidos, donde se unió a la primera gran oleada de africanos que fueron enviados para especializarse en tecnología occidental y forjar a su regreso una nueva y moderna África”.

En 1959, el padre de Barack, a sus 23 años, ingresó a la Universidad de Hawai, y fue el primer estudiante africano en esa institución. Más adelante obtuvo una beca para doctorarse en Harvard, pero al no contar con recursos económicos para poderse llevar a su familia “se produjo la separación y regresó a África para cumplir con su compromiso con el continente”.

“En 1960, cuando se casaron mis padres, la palabra mestizaje no se podía pronunciar en casi la mitad de los Estados Unidos. En muchos lugares del sur mi padre hubiera sido colgado de un árbol simplemente por haber mirado a mi madre de manera equívoca”. En agosto 4 de 1961 nació el niño Barack Obama, con tres kilos y seiscientos gramos de peso. Era el tataranieto del rey Kamehameha, el primer rey de Hawai. Su abuelo lo cargaba en sus hombros orgulloso y se preguntaba lo mismo que Barack: ¿Cómo podía Estados Unidos mandar a un hombre al espacio y al mismo tiempo mantener a sus ciudadanos negros en la esclavitud? El abuelo, dice Barack, entró a la era espacial, con un yerno negro y un nieto mulato. He allí al poeta Barack al evocar su infancia frente a las islas: "El trémulo azul del Pacífico, los acantilados cubiertos de musgo y el frescor de las cascadas de Manoa, con sus arbustos de jengibre en flor y el dosel del bosque inundado por los cantos de invisibles pájaros”. El aire era “sensual y perfumado”.  Barack aprendió desde niño a hablar indonesio, padeció de viruela y sarampión como cualquiera de los niños de Cartagena, y recibió no reglazos de algunos de sus maestros sino golpes con cañas de bambú.  Aprendió a comer guindillas verdes crudas, carne de perro (dura), de serpiente y saltamontes a la brasa, con la creencia de los indonesios que un hombre asume el poder de lo que come. Muy pronto, comería carne de tigre.

Muy joven descifró el destino de los negros de su país y la encrucijada cultural de las identidades y la defensa de los derechos civiles. Una de las preguntas que respondió temprano a un amigo afrodescendientes fue: ¿Quién te ha dicho que la honradez sea algo exclusivo de los blancos? ¿Quién te ha vendido esa declaración de bondades, según la cual tu situación te impide ser reflexivo, diligente o amable, o que la moralidad tiene color?

Obama reconoce que  haber leído la biografía de Malcom X fue decisivo en su formación porque desenmarañó “los dobles hilos del nacionalismo negro, argumentando que el mensaje que sostiene- de solidaridad y autoconfianza, disciplina y responsabilidad común- no necesitaba depender del odio a los blancos más de lo que dependía de su altruismo”. Es fascinante su experiencia de reencuentro con sus ancestros africanos y el contrapunto con sus vivencias norteamericanas. Y su afirmación de una identidad nutrida de la diversidad. Haber juntado esos fragmentos y haber dimensionado la esencia de cada aporte ha sido su grandeza.  Sentarse a la sombra de un baobab africano, a la luz de sus ramas desnudas y sus pájaros tejedores. Y comprender con sabiduría que el dilema humano es la identidad, la libertad y el transformar el poder en justicia y los sentimientos en amor.

Esa es la voz y el espíritu de Obama, uno de los 33 presidentes que participan en la Cumbre de las Américas.

¡Los ancestros africanos en Cartagena, junto al legado del sacrificado Benkos Bioho, le dan la bienvenida!

Notas recomendadas
2410 fotos
67488 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese