Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - [object Object] - N/A

Berlinale: Paula Markovitch cuenta su infancia bajo la dictadura

-A A +A
 

La cineasta argentina Paula Markovitch ofreció a la Berlinale, donde su autobiográfica película “El premio” fue proyectada este viernes en concurso por el Oso de Oro, un viaje en forma de catarsis a las playas de su infancia, en San Clemente del Tuyú, en la época sombría de la dictadura militar. 

“El premio” cuenta la historia de una niña de siete años, Cecilia, interpretada por Paula Galinelli Herzog, refugiada con su madre Lucía (Laura Agorreca) en ese desolado pueblo marino azotado por el viento, lejos de Buenos Aires, donde su padre, militante revolucionario, lucha y trata de escapar a la represión militar. 

Cecilia sabe por qué ella y su madre deben vivir en San Clemente del Tuyú, por qué deben enterrar en un rincón de la playa los libros “subversivos”, por qué ella debe mentir en la escuela acerca del oficio y la ausencia de su padre. 

Ella entiende y juega el juego, hasta que un día llegan los militares a la escuela y su necesidad de expresarse y de decir la verdad pueden más que su discreción, poniendo en peligro a la familia: Cecilia redacta un texto para el concurso literario propuesto por un sargento a los niños en el que ella dice que los soldados del Ejército argentino “son asesinos locos y malvados”. 

“Tuve vocación literaria desde que era una niña. Escribo desde que tenía la edad de mi personaje. Para mí el cine tiene un gran parentesco con la literatura. El cine es el arte de contar historias con imágenes. Mi película es bastante autobiográfica. Dirigir es una operación simbólica, en el set el director escribe con imágenes”, declaró Paula Markovitch, bastante emocionada cuando se encendieron las luces en el Palacio de la Berlinale. 

La niña Cecilia gana “el premio” cuando su madre, por el gran miedo que siente, la obliga a cambiar la redacción y a escribir “cualquier pavada” sobre los militares. 

Paula Markovitch, nacida en 1968 en Buenos Aires, escarbó en los meandros de su memoria, en los traumas de esa época de su vida para la puesta en escena de esta película, una coproducción mexicano-polaca-francesa-alemana, cuyos protagonistas son los niños de la escuelita de San Clemente del Tuyú. 

“En una dictadura no sólo se pierden vidas, también se pierden libros, obras. El entierro de los libros en la playa no es metafórico. El deseo de hacer esta película data de hace muchos años. Después de haber realizado el sueño de filmarla siento que debemos cuidarnos mucho los unos a los otros. Tras las dictaduras y los genocidios una sociedad queda muy lastimada durante un largo periodo”, dijo. 

La actriz Viviana Suraniti interpreta el papel de la maestra Rosita. La calidad de su actuación permite ver la ambigüedad de su personaje, al mismo tiempo maternal y cariñosa hacia los niños de su clase, pero también reaccionaria y derechista. 

“Yo viví en Buenos Aires durante mi infancia la época de la dictadura y se respiraba ese clima autoritario. Y luego al viajar por las provincias conocí a maestras de pueblo. Había un respeto exacerbado hacia los militares de parte de las maestras”, declaró Viviana Suratini. 

“La actitud de mi personaje era característica de esa época: hay momentos de humanismo con los niños, pero luego los pone a marchar como soldados en el patio de la escuela”, añadió. 

Paula Markovitch vive en México desde hace varios años, donde ha desarrollado su talento de escritora de guiones y de dramaturga. Su gran pasión es la literatura. “Para mí el cine es literatura. Leer los guiones de Ingmar Bergman es tan hermoso como ver sus películas. Las obras dialogan unas con otras”, dijo.

Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63892 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese