Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Deslumbrante ensamble musical

-A A +A
 

Las notas sostenidas y breves del piano de Anne-Marie McDermott dejaron a los visitantes del Centro Histórico de cara al Cartagena Festival Internacional de Música.

 Bajo el marco portentoso de la Iglesia San Pedro Claver, la estadounidense fue generosa en el primer concierto de entrada libre que se realiza en la ciudad.

Composiciones de Louis Moreau, Robert Shumann, y Alfred Grünfeld, anidaron en su instrumento, desde el que serpentearon en el aire hasta los oídos de los asistentes a este evento que se inició a las 10 de la noche del sábado pasado.

El claro de luna también acompañó el encuentro entre espectadores y músicos, en una noche fresca al vaivén de la brisa marina.

Tras el recital de McDermott, se presentaría el poderoso violiín de la canadiense Lara St. John, al lado de la pianista taiwanesa Gloria Lin, conformando una dupla que asombró en la ejecución de obras como ‘Falling’ de ‘Tarde de Rusia’, del músico Gene Pritsker.

El par de mujeres despuntó con la composición 'Ca La Breaza' (Canción gitana tradicional de Rumania), del director Michael Atkinson.



Ensamble

Embriagados ya los sentidos de la audiencia, se les uniría Scott St. John. Con su violín les ayudó a interpretar la deslumbrante obra de Sarasate: Navarra. Esta se caracteriza por las dobles cuerdas con trinos armónicos, propios de una danza española.

Entrada la medianoche llegaría el momento de apreciar el virtuosismo de dos protagonistas.

En una primera parte el sutil ‘Preluido de la Partita’ de Johann sebastian Bach, ejecutado por Horacio Franco y su flauta de pico.

Después vendría el chelo excepcional del peruano Jesús Castro-Balbi, quien junto a la pianista Gloria Lin, interpretó una transcripción de Mario Castelnuovo en la cual Fígaro anunció su fama.

La música se detendría en la Plaza San Pedro Claver luego de la presentación del pianista estadounidense Brian Ganz en la que imprimió toda la versatilidad y rigurosidad musical a la Balada No. 3 en La bemol mayor del músico del siglo XVII Fréderic Chopin.

Así demostró por qué se considera “un explorador activo de las diversas maneras en que el estudio y la interpretación de la gran música nos recuerda al Espíritu que une todas las cosas vivientes”.





Conciertos de entrada libre

Restan tres presentaciones cuya entrada será libre. Todas se realizan puntualmente esta semana a las 10 de la noche.

Mañana: Plaza de La Trinidad – ‘Aléxis Cárdenas Cuarteto’ (Venezuela), y el grupo colombiano ‘Oí’.

Miércoles: Plaza San Pedro – Stephen Prustman (EE.UU.) toca jazz, ‘Metales 5’ (México), y Le Vent du Nord (Canadá).

Viernes: Plaza San Pedro – Maracatu Naçao Pernambuco (Brasil).






Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2321 fotos
63871 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

¿Ensamble? ¿Para qué usar un

¿Ensamble? ¿Para qué usar un anglicismo? ¿Por esnobismo?

Excelente, excelente! Qué

Excelente, excelente! Qué buen regalo para Cartagena. Hago una anotación: al igual que el año pasado el concierto en San Pedro se ve afectado un poco por el sonido de algún pick up que retumba en los alrededores y que todos los asistentes escuchamos.