Indicadores económicos
2017-08-20

Dólar (TRM)
$2.994,39
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.515,41
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$48,51

Estado del tiempo
2017-08-20

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 05:00

Marea max.: 27 cms.

Hora: 22:28

Dirección viento: Sur

Intensidad viento: 9 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-08-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Dice Jorge Nieves: La juglaría se convirtió en una larga mentira

Para discutir respecto a “Los juglares en la literatura colombiana” se reunieron ayer cinco representantes de la creación artística del Caribe colombiano en el Centro de Formación de la Cooperación Española.

Se trata del periodista y escritor cordobés, Gustavo Tatis Guerra; el escritor monteriano, José Luis Garcés; el periodista barranquillero, Ernesto Mc Causland; el compositor Rubén Darío Salcedo; el docente e investigador Jorge Nieves, quienes participan en las actividades académicas que rodean al II Festival de la Hamaca Grande, que se realiza por estos días en Cartagena.
Nieves tuvo una de las de intervenciones más interesantes desde que afirmó que la historia de los juglares del Caribe colombiano está llena de una cantidad de atributos que han terminado por convertirla en una mentira.
“Eso de que los juglares andaban de pueblo en pueblo, montados en burros y cantando noticias no pasa de ser una mentira que se ha ido adornando con el paso de los años. Yo no me pinto a un acordeonista, bajo el tremendo sol del Caribe, con ganas de confeccionar una noticia y cantarla después de llegar bien cansado a un pueblo. Es a los periodistas de ahora, con toda la tecnología que tenemos, y les toca reposarse un rato para sentarse, concentrarse frente al computador y redactar”, dijo Nieves.
Más adelante anotó que todo ese andamiaje mitológico “fue reforzado por la novela ‘Cien años de soledad’, en donde Gabriel García Márquez dice que Francisco El Hombre andaba de pueblo en pueblo cantando los aconteceres de la zona; y así era como los habitantes de Macondo se enteraban de lo que pasaba más allá de su terruño. La popularidad de García Márquez hizo que muchos investigadores cayeran en el facilismo de decir que en verdad la juglaría funcionaba así”.
Para Jorge Nieves también es mentira que el acerbo musical del Caribe es netamente narrativo, “pues tenemos demasiadas canciones que no cuentan nada. Acuérdense, por ejemplo, de ‘tingo, tingo, del tingo al tango’. Eso no narra nada. Y así, hay montones de temas. Pero es porque los compositores tenían entre sus temas a las mujeres, a la naturaleza, a los compadres, a la parranda; y en última instancia a la narración de historias”.
Trajo a colación la existencia de unas personas “a quienes en los pueblos llamaban ‘razoneros’, porque viajaban de un pueblo a otro por diversas circunstancias, pero la gente aprovechaba y les pedía el favor de que le llevaran algún recado a un pariente o amigo. Cuando éste regresaba, iba a las casas de los interesados y les decía, ‘se murió un tío tuyo, metieron preso a tu primo’, etc. Pero es mentira que se ponían a hacer noticias cantadas. Que algunos de ellos fueran músicos que aprovechaban las razones que llevaban para hacer canciones, es otra cosa”.
Concluyó afirmando que el problema de los mitos empieza “cuando los elevan al nivel antropológico, pero no se preocupan por averiguar su verdadera naturaleza”.
Por su parte, el periodista Gustavo Tatis consideró que hay muchos equívocos en expresiones como la expresada por el mismo García Márquez al decir que ‘Cien años de soledad’, es un vallenato de 360 páginas, cuando no lo es. “Fue un gesto desmesurado y emocional del escritor para sus amigos, para su tierra y para su compadre Escalona, pero su novela no es un vallenato. Quiso reivindicar la narrativa que se vuelve canción o la narrativa que se vuelve novela. Pero quienes leen ésta que es la mejor novela de la historia literaria de Colombia, saben que una cosa bien diferente es que su obra aluda historias que el vallenato ha cantado”.
Lo peor de todo es que muchos periodistas se encargaron de multiplicar esa afirmación. Lo que sí es creíble es que la literatura podría, en determinados momentos, alimentarse de lo que cantan los juglares. Decir que una novela es un vallenato, no pasa de ser una afirmación populista”.
Tatis Guerra indicó que “esos mitos erróneos también generan estereotipos que se multiplican en las telenovelas con ambiente caribeño, sobre todo las que hablan de vallenato”.
El periodista Ernesto Mc Causland, quien hizo las veces de moderador, expuso que “a lo mejor nuestros pueblos han necesitado de los mitos para identificarse”, argumento que reforzó Gustavo Tatis al decir que “en cuanto se popularizó ‘Cien años de soledad’, todos los pueblos del Caribe colombiano comenzaron a defender sus mitos; y en eso radica una de las cosas valiosas que tiene la narrativa de García Márquez. Muchos mitos, como el del Hombre Caimán, tienen que ven con el río, porque fueron creados por pueblos de pescadores”.
El compositor Rubén Darío Salcedo recordó las épocas de su infancia en que la música de acordeón era despreciada “porque la gente creía que era cosa de gente de baja calaña, de borrachines y vagabundos. A mí me tocó luchar contra todo eso. Contra mi mamá, quien siempre me escondía un acordeón que había logrado comprar con el sudor de mi frente”.
José Luis Garcés dijo que “el problema con el mito es que han terminado por confundirlo con la leyenda”.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese