Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

El arte apacigua el dolor de la desaparición

-A A +A
 

La angustia nunca se va, solo mengua. Esa es la conclusión a la que llegan los familiares de desaparecidos. Que entre su búsqueda y angustia por no saber nunca qué pasó, o en dónde está su ser querido, tienen además que seguir adelante y reconstruir sus proyectos de vida.

Y en ese camino de transformar el dolor se encuentran con personas e instituciones como el Centro Colombo Americano, que les abren espacios para el arte y la reflexión. Así nació el Laboratorio Socio Artístico sobre Desaparición Forzada que mostrará sus resultados desde ayer y hasta el próximo 16 de septiembre, en la galería Paul Bardwell del Centro Colombo Americano, ubicado en la carrera Carabobo con Maracaibo, en el centro de la ciudad.

“En este espacio hemos aprendido otras estrategias creativas de cómo aplicar en nuestro país formas alternas de resolver conflictos más allá de actuar con violencia”, señala Juan Alberto Gaviria Vélez, director de la galería.

Los artistas Stacy Hughes de Estados Unidos y la colombiana María Antonia Pérez dirigieron esta actividad, en donde 20 personas cuyos familiares han sido víctimas de desapariciones forzadas, tuvieron la oportunidad de contar su drama a través del arte, transformar su dolor en esperanza y plantear soluciones a su futuro.

NOSTALGIA

María Nubia Torres es una de las artistas que dan vida a esta obra. Ella recuerda el 7 de enero de 1974 tan claramente como el 15 de abril de 1993.

En la primera fecha nació su hijo Omar Eliécer, en la segunda lo perdió. “Salió a la tienda de la esquina a tomarse una gaseosa. Lo vi por la ventana, entré a hacer la siesta y cuando me desperté ya no estaba.

Un niño vino a decirme que un hombre con el cinturón lleno de balas lo montó a un carro junto a otros cuatro.

Que en tres días los devolvían... Ya van 19 años.

La incertidumbre es diaria, vivo con el corazón encogido”, cuenta María Nubia, quien a pesar de su drama sueña con su hijo alrededor de árboles de flores violeta, color que hoy les gusta imprimir a sus obras, que le ayudan a sentirse mejor.

Joaquín Padilla, de Apartadó, entiende lo que siente María Nubia, él sufrió también el drama de la desaparición, y por partida doble. Sus hijos Édier Fernando y Joaquín fueron desaparecidos.

La próxima semana recibirá los restos de Joaquín que encontró Justicia y Paz en una fosa común en Cimitarra (Santander). Aún desconoce la suerte de Édier.

Tejiendo y pintando Gladys Gil Tamayo pasa sus días sin olvidar a Marta Isabel, su hija de 16 años que partió el 8 de noviembre de 1992 para acompañar a su novio a una indagatoria en la Inspección Norte de El Bosque y aún no ha regresado. “No hay día de mi vida que no piense en encontrarla”.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2325 fotos
63967 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese