Indicadores económicos
2017-09-23

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-23

marea

Marea min.: -2 cms.

Hora: 22:47

Marea max.: 18 cms.

Hora: 14:16

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 10 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

El periodista se volvió un payaso

“Con el respeto que se merecen los payasos —explicó—, creo que los periodistas estamos dejando de hacerle seguimiento a las historias. Es decir, estamos dejando de contar cosas importantes por contar cosas interesantes. De esa forma, titulamos una cosa hoy y mañana titulamos otra. Pero la realidad es que la gente necesita saber en qué quedó aquella historia que leyó ayer. La gente necesita tener conocimiento”.

Wojciech Jagielski es conocido en el mundo por sus escritos sobre las guerras en Asia Central, pero también por haber sido compañero de trabajo del desaparecido Ryszard Kapuscinski, quien estuvo varias veces en Cartagena, organizando charlas con periodistas de diferentes partes de América Latina.

Jagielski dijo que es esta la primera vez que viene a América Latina, puesto que desde muy joven, cuando empezó a trabajar en la Agencia Polaca de Noticias, su intención fue especializarse en África, pero el editor-jefe que le tocó en aquella ocasión le recomendó que fuera a la Unión Soviética, siendo finales de los años 80, cuando el sistema comunista se estaba desplomando.

“Estando en la llamada ‘cortina de hierro’, me preguntaba qué de malo había hecho para que me castigaran con ese viaje, pero el editor me explicó que si iba a Africa corría el riesgo de ver lo que ya había visto Kapuscinski en los años 60. ‘Además —agregó—, veo que tú quieres ser un periodista, un gran narrador. Y otra cosa es que yo soy tu jefe y te estoy dando una orden’”.



Cuando el periodista

es joven



El viaje a la URSS le sirvió a Jagielski para saltar a Asia Central, específicamente a Pakistán, Afganistán, los Caucasos y Chechenia; y de ese modo encontró una segunda zona de trabajo.

“Tenía 33 años cuando comencé a escribir para publicar libros. Y pienso que fue una cosa demasiado prematura, pero resulta que el periodista cuando esta joven es arrogante, cree tener la verdad absoluta y cree que ya sabe lo suficiente como para ponerse a pontificar sobre ciertos temas”.

Sin embargo, el polaco considera que esas primeras publicaciones fueron una especie de pregunta para entender el conflicto de los países de Asia Central. En la actualidad cree tener la respuesta a esas interrogantes iniciales.

“Lo que creo que sucede en Afganistán es que allá se niegan a adoptar una solución con compromiso. De esa forma, el conflicto se va agrandando y el país se va destruyendo. Pero ocurre que en situaciones como esa, el periodista encuentra la oportunidad de entender a la gente, porque todos se abren, todos hablan y actúan como no podrían hacerlo en una situación represiva”.

El cronista se refirió al futuro de los países de Asia Central expresando que “no estoy muy optimista con ese  futuro. En un tiempo creí que todo podría mejorarse con acuerdos y diálogos, pero sucedió lo de las Torres Gemelas y los norteamericanos respondieron con su invasión. Ahora, lo que ha sucedido es el advenimiento de muchos gobernantes corruptos”.

Jagielski ha recibido elogios de la crítica latinoamericana por su manera sencilla de contar la historia, virtudes que dice haber cultivado teniendo como base el periodismo antiguo.

Reconoce entre esos adalides a su paisano Kapuscinski, "quien cuando empezó a escribir sobre Africa nadie le prestó atención, porque ese tema no era importante para el periodismo del momento. Pero cuando se dieron cuenta de que él no estaba escribiendo sobre el emperador de Etiopía, sino sobre la gente del pueblo raso, entonces todos volvieron la mirada sobre Kapuscinski”.

Reiteró que el 75% de su trabajo se basa en la escuela antigua del periodismo, pero también en la lectura de libros, revistas y todo lo que pueda conseguir para entender cabalmente los temas que trata.

“Una de esas fuentes de inspiración es Kapuscinski, pero también los escritores americanos: Hemingway, Steinbeck, Gabriel García Márquez, Fiztgerald, etc. Ellos se mataban por llegar hasta las últimas consecuencias de una historia. Es decir, eran auténticos mensajeros y no payasos”.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese