Indicadores económicos
2017-04-28

Dólar (TRM)
$2.944,31
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,48
Euro
$3.203,70
UVR, Ayer
$249,03
UVR, Hoy
$249,07
Petróleo
US$48,97

Estado del tiempo
2017-04-28

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 17:13

Marea max.: 23 cms.

Hora: 00:30

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-04-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 3
Taxis
1 - 2
Motos
S/M

Valentino Cortázar: Vivir para pintarla

Se exhibe en el Museo de Arte Moderno de Cartagena, la exposición del artista bogotano Valentino Cortázar.
Con ese nombre y apellido, Valentino Cortázar está condenado a ser artista, de la manera más intensa y feliz como ha asumido su propia vida. He estado en su taller viendo cómo es capaz de convertir sus criaturas en materia prima de una lúdica poética. Desde que se entra a su taller se intuye que estamos en el reino de un artista. Todo puede ser una excusa maravillosa para el arte: la vegetación dispuesta sobre los labios del viento, la madera salvada de los naufragios convertida en espléndida pintura, la caligrafía certera y devota con la que firma sus obras y con las que registra instantes que son destellos de eternidad,  las telas belgas en las que pinta, lienzos en blanco que son una maravilla con solo verlos y tocarlos, pinturas iniciadas y trabajadas a lo largo del tiempo, trazos sigilosos y profundos de un dibujante y pintor extraordinario.
Hay en toda su obra un alto y singular sentido del humor y una manera muy especial de trabajar el color en grandes capas: él cree que después de siete capas uno puede encontrarse con Dios y tutearse con  paleta en mano. Sus colores tienen la energía y la lógica coherente de quien reiventa el universo a mano alzada y espíritu en alto. Apasionado en cada lienzo, su obra nos hace felices con solo verla, se exhibe en  el Museo de Arte Moderno de Cartagena, en el segundo piso, y es una verdadera fiesta de osadía y celebración del color. Al verla le he comentado que logra en el pequeño formato grandes y obras antológicas. Me cuenta que algunas de sus obras han participado de una colectiva de coleccionista en París: Pequeñas obras de grandes artistas. Nos reímos al pensar que de veras un hombre que lleva un perro es al revés: un perro que lleva a un pobre hombre con una cadena de perro en la mano. Su homenaje a Cartagena de Indias es elocuente, emocional, honesto: están allí las mujeres negras de Cartagena de Indias, mulatas y zambas, mestizas, con su arcoiris en los pliegues de la piel, y está el diálogo aún inacabado de América con Europa trenzando un destino después de cinco siglos de historia.
Valentino Cortázar parece haber salido de una novela de Conrad: viajero sin tregua y criatura sensitiva del universo, se embarcó a sus 18 años, en 1967 a recorrer el mundo y su barco con destino a Israel zarpó hacia otras lejanías: las islas griegas, Nueva York, París, Amsterdam, Londres y Cartagena de Indias, en donde ha fijado su residencia en pleno corazón amurallado de la ciudad. 
Valentino Cortázar, un cronopio como lo era el escritor, ha tenido privilegios que han sido destinados para él, como el de haber trabajado junto a Salvador Dalí en su Museo de Figueras. De toda esa experiencia recuerda que el maestro de los bigotes surrealistas le animó y celebró a seguir pintando cuando vio el ímpetu de sus colores. Las dos jóvenes que trabajaban en la casa de Dalí eran dos muchachas de Boyacá, que  parecían haber aterrizado en la casa del artista aún con los dialectos de la aldea colombiana y las enormes trenzas negras de campesinas absortas en el vértigo de la capital. Pero es apenas una de sus anécdotas de sus  vivencias prodigiosas, como la de la coleccionista alemana Marianne Franken que luego de ver su obra decidió comprarla toda.
Ese es el artista que hoy expone en el Museo de Arte Moderno de Cartagena: pinta como vive: con la frescura natural de quien elige un color para celebrar el gozo supremo de la vida.
 

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese