Indicadores económicos
2017-04-25

Dólar (TRM)
$2.871,98
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.115,52
UVR, Ayer
$248,84
UVR, Hoy
$248,95
Petróleo
US$49,23

Estado del tiempo
2017-04-22

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 14:09

Marea max.: 11 cms.

Hora: 07:24

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-04-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Palenque cerró Festival de la Hamaca Grande

Palenque vino con su música ancestral a la Plaza de la Paz, en la noche de clausura del III Festival de la Hamaca Grande. La lluvia no impidió que se enfriara el último concierto.

Apenas sonaron los tambores  de Tabalá y la joven Clara Elena Muñoz movió sus caderas al ritmo del soukus y la champeta, el público empezó a aparecer en la plaza.

La noche fue un homenaje a la afrocolombianidad. Participaron Oriki Tabala, Soukustek, Escuela Musical de Victor Ramos Villarreal y la Academia de Formación Musical de Alfonso Gómez Gutiérrez “Melin Melan”.

La música africana que entró de contrabando al puerto de Cartagena  y a la nostalgia violentada de los africanos esclavizados, se españolizó en los años ochenta y generó ritmos urbanos interesantes como la Champeta, que eufemísticamente se nombró inicialmente como música Terapia. El Festival de Música del Caribe, que dirigía Antonio Escobar Duque, fue una plataforma de lanzamiento y encuentro de grupos africanos y caribeños en Cartagena.

El baile de Clara Elena Muñoz atrajo a la audiencia en la Plaza de la Paz: su danza sensual siguió el ritmo de los tambores, las guitarras eléctricas y las voces de sus intérpretes.

La voz en lengua palenquera, otro de los orgullos de San Basilio de Palenque, se incorporó a la educación y a las manifestaciones artísticas.

Todo lo anterior enriqueció el homenaje a Joe Arroyo, el hijo mayor de Cartagena, quien se crió en el barrio Nariño, reducto palenquero desde 1930.

Fue a través de los palenqueros con que Joe tuvo el primer contacto con África, hasta encontrarse con ellos mismos en una de las versiones del Festival de Música del Caribe.

El Festival de la Hamaca Grande culminó con un balance satisfactorio, con lleno de público en sus conciertos y conversatorios, y en los homenajes tributados a Joe Arroyo y Calixto Ochoa.

Se erigió este evento en una convocatoria cultural y musical de trascendencia nacional, por la calidad de sus propuestas, conversatorios y expositores. Nos veremos en 2012.

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

;no impidió que se enfriara:

;no impidió que se enfriara: estan seguros que eso es lo que querian decir, REDACIÓN, y entonces.