Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Una mirada crítica al festival musical

-A A +A
 

El IV Cartagena Festival Internacional de Música ha tenido un nivel altísimo.

No nos cansaremos de agradecer la oportunidad que tuvimos de disfrutar del raro privilegio de escuchar a tantos y tan magníficos intérpretes, reunidos en un programa en el que predominó la música de cámara y las composiciones de W.A. Mozart, uno de los más grandes genios de todas las épocas.
Quizás hubo algunos aspectos de la programación que no nos gustaron del todo, pero aunque no vamos a referirnos a ellos, sí quisiéramos dejar en claro que la expectativa de quienes esperamos el milagro de estos días de enero está en las obras de los grandes maestros de la música llamada “clásica” o “culta”. No quisiéramos que esta afirmación fuera tomada como un menosprecio hacia la música popular o folclórica: sólo creemos que este tipo de obras deberían presentarse en un evento diferente, para un público diferente que (no es una paradoja) incluso podría ser éste mismo, pero con otra motivación y otras expectativas.
Como un aspecto positivo que no debemos dejar de mencionar, este año no tuvimos el desagrado de escuchar obras recortadas, hecho que habíamos criticado en festivales anteriores. Este detalle hace merecedores de una “estrella” a los organizadores.
Comencemos por destacar el sonido limpio, homogéneo y la calidez interpretativa de la orquesta City of London Sinfonia, bajo la sabia batuta del maestro Stuart Stratford, que supo mostrarnos la esencia del espíritu de Mozart en sus versiones de la Sinfonía 41, el concierto para dos pianos (con dos jóvenes y extraordinarios pianistas, Anna Polonsky y Max Levison) y el Réquiem; la exquisita complejidad de Bartok en la rapsodia para violín y orquesta con el gran Robert McDuffie en el violín; el ingenio de Rossini en la obertura de “El barbero de Sevilla” y el vigor de Beethoven en su bella y poco tocada cuarta sinfonía. Una mención aparte merece la interpretación del segundo concierto para chelo de Haydn, cuya música parecía alimentarse de una luz íntima y un vigor renovado que brotaban de la técnica impecable y el carácter apasionado de Alisa Weilerstein, una de las más gratas sorpresas de este festival.
En cuanto a la música de cámara creo que nos faltarán adjetivos para calificar positivamente el variado y magnífico repertorio que escuchamos. No pudimos asistir a todos los conciertos por la dificultad de comprar las boletas para las funciones en los hoteles, pero tuvimos la suerte de estar la presentación de “El amor y la vida de una mujer” de Schumann, con la bellísima mezzo-soprano Katarsyna Sadej y el gran pianista Max Levinson, en un programa que incluyó el Trío K. 498, con el delicado y mozartiano clarinete de Stefano Eulogi, y la primera sonata para violín y piano de Brahms, con McDuffie y Polonsky. Pero el festín más grande estuvo reservado para el sábado en la tarde y en la noche, donde hubo música de excelsa calidad para todos los gustos. Quisiéramos destacar las actuaciones del cuarteto Shanghai, del gran chelista Suren Bagratguni, cuya versión de la sonata para chelo y piano de Shostakovich fue insuperable, y la orquesta de virtuosos solistas que tocó la “Pequeña serenata nocturna” de Mozart. El vigoroso y apasionado Quinteto para piano y cuerdas de Brahms cerró con broche de oro este festival, dejándonos con la sensación de que Cartagena vive una revolución musical sin precedentes que pronto mostrará sus frutos, gracias a la bella y generosa labor de Julia Salvi, Stephen Prutsman y sus colaboradores, para quienes no tenemos sino palabras de agradecimiento.
mmo@costa.net.co

Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63897 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Totalmente de acuerdo con sus

Totalmente de acuerdo con sus comentarios. Añado algunos lunares: 1) en el concierto al aire libre (plaza de San Pero) del sábado cuando se presentaba la hermosa Misa de Réquiem, de Mozart, se escuchaba demasiada bulla ocasionada por fiestas autorizadas en los alrededores, cómo es posible que se hayan autorizado tales escándalos esa noche?;

2) Muchos de los asistentes

2) Muchos de los asistentes hablanban constantemente por celular, para qué asisten si no les interesa disfrutar la música clásica?; 3) Se presentaban constantes aplausos que interrumpían. Hay que enseñarle a la gente que solo se debe aplaudir al final de la obra. Pero, aparte de algunos lunares, el evento fue esplendoroso.

Excelente comentario. Sólo

Excelente comentario. Sólo que pienso que lo que se trata de hacer al mezclar música "culto" o "clásica" en un solo escenario es darle la oportunidad a la gente de gozar de ambas expresiones artísticas. Conociendo como conozco al autor del comentario, que es capaz disfrutar una buena salsa, un vallenato o un regetón, no se debe pensar que su comentario se discriminatorio o excluyente con la música folclórica o popular como él lo aclara en su nota.

CONTINUO: Lo uno no excluye

CONTINUO: Lo uno no excluye lo otro. Además, se está tratando de, poco a poco, hacer un público más receptivo a la música culta. Lo que se trata es de hacer pedagogía. Recuérdese que en esas épocas, muchas de las piezas que hoy apreciamos como clásicas eran del gusto, disfrute y entendimiento popular.

Cartagena tiene publico y

Cartagena tiene publico y gusto para todo tipo de musica, a mediano o largo plazo los cartageneros vamos educandonos musicalmente y la verdad que este año me parecio mas organizado el festival, felicitaciones a la fundacion Salvi y todo el equipo

Adelfa, este espacio no es

Adelfa, este espacio no es para eso... Te equivocaste de escenario. Todavía no te han elegido y ya comenzaste a hacer las cosas mal.