Indicadores económicos
2017-08-17

Dólar (TRM)
$2.980,03
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.485,74
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,75
Petróleo
US$47,09

Estado del tiempo
2017-08-18

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 03:35

Marea max.: 31 cms.

Hora: 20:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 14 a 28 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-08-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Ambiente festivo entre hinchas de Atlético de Madrid y Athletic de Bilbao

Veinticinco mil españoles se dejaron notar este miércoles en las calles de Bucarest por la final de la Europa League de fútbol entre Atlético de Madrid y Athletic de Bilbao, con la cordialidad y el clima amistoso entre las hinchadas como nota dominante, horas previas al duelo. 

Antes del encuentro, las dos aficiones pudieron celebrar en la capital rumana, a menudo de forma conjunta, el haber llegado tan lejos en la competición. 

“No viví nada igual, es impresionante cómo está todo esto y la cantidad de gente que ha venido”, comentó a la AFP Ander, un hincha de Barakaldo (junto a Bilbao), que llegó a Bucarest el martes con un grupo de amigos, su “cuadrilla” de los partidos en el estadio de San Mamés. 

La afición del Athletic ganó en la batalla de los cánticos, dejándose escuchar mucho más que sus 'rivales' del Atlético, aunque en ocasiones se hacía complicado distinguir a qué equipo pertenecía cada uno por la coincidiencia de la camiseta rojiblanca y por lo mezcladas que estuvieron a lo largo del día. 

Como elemento distintivo de los vascos, sus tradicionales “txapelas” (boinas) y la bandera del País Vasco, la 'ikurriña', dos de los elementos más repetidos entre los 'leones'. 

El argentino Marcelo Bielsa, técnico del Athletic, estuvo muy presente en los cánticos pre-partido de sus hinchas, que terminaban cada uno con un sonoro “íBiel-sa!”. 

El centro neurálgico habilitado por la UEFA para la afición del Athletic se situó en la Plaza de la Constitución, frente al actual Parlamento y anteriormente palacio del dictador Nicolae Ceaucescu, mientras que la 'zona fan' del Atlético de Madrid se colocó en la plaza George Enescu, a dos kilómetros. 

Allí las aficiones podían matar las horas antes del partido con música, un escenario, comida y mucha cerveza, aunque muchos grupos de hinchas prefirieron pasear y disfrutar de los bares y restaurantes de la zona peatonal de la ciudad, en los alrededores del Banco Nacional. 

El alcalde de Bucarest, Sorin Oprescu, apuntó este miércoles que se han consumido estos días, por parte de los aficionados españoles, 200.000 litros de cerveza -hasta primera hora de la tarde- y que la cifra de visitantes era de 25.000, superando en cinco mil las previsiones iniciales.  Esa misma zona de Bucarest, por su alta concentración de bares y discotecas, fue el epicentro en la noche del martes de la fiesta de los hinchas, de nuevo mezclados con deportividad y sin incidentes destacados, salvo puntuales enfrentamientos verbales. 

“Si yo hasta he hecho amigos vascos aquí. Nos hemos cambiado el Facebook para seguir en contacto”, explica Emilio, de Tarazona (Zaragoza), pero aficionado del Atlético de Madrid que presume de ser de tercera generación (“Mi abuelo y mi padre también lo eran”). 

En los bares y 'pubs' del centro, a ritmo de Black Eyed Peas, Queen, Tina Turner y grandes éxitos de la música rumana, aficionados de los dos equipos compartían espacio, copas e incluso baile, hasta muy, muy tarde. 

“Yo no sé qué dicen de España, ísi la marcha está en Rumanía!”, comentaba un aficionado vasco apoyado en la barra de un bar, a punto de pedir otra cerveza. Mientras, Alina, una cantante de pop-rock en un pub, seguía con el micrófono en la mano después de que un espontáneo le colocara una 'txapela' vasca. 

Tras pocas horas de sueño muchos de ellos estaban de nuevo en pie a media mañana del miércoles para no perderse ni un minuto de una jornada inolvidable, que para muchos puede ser histórica si su equipo consigue el título. 

La mayoría de los visitantes españoles a Rumania abandonará el país el jueves, bien con el orgullo de haber ganado el trofeo o con la desilusión de haberse ahogado en la orilla. 

Bucarest, seguramente, recuperará de nuevo la tranquilidad y empezará a descolgar las banderas españolas que ondean estos días en el centro de la ciudad, mientras su consumo de cerveza volverá a los niveles del día a día.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese