Indicadores económicos
2017-10-23

Dólar (TRM)
$2.936,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.470,54
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,01
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-10-23

marea

Marea min.: -8 cms.

Hora: 23:40

Marea max.: 20 cms.

Hora: 13:50

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-10-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Edwin Rodríguez, un manager que hizo historia por accidente

Edwin Rodríguez se ríe cuando le mencionan lo efímera que fue su carrera como pelotero en las Grandes Ligas: exactamente 22 turnos al bate y 10 juegos dispersos en cuatro años.

“Me dicen que fui sólo fue a tomar una taza de café en Grandes Ligas y todo eso”, dijo Rodríguez, quien esta semana cumplió su segundo mes como manager de los Marlins de la Florida.
Rodríguez hizo historia cuando el 23 de junio tomó las riendas del equipo, el primer piloto de Puerto Rico en las mayores.

Se puede decir que Rodríguez estuvo en el lugar y momento adecuado.
El despido de Fredi González, su antecesor en el puesto, se produjo apenas días antes de que los Marlins jugasen una serie de temporada regular contra los Mets de Nueva York en Puerto Rico.
Todo indicaba que el club iba a designar a Bobby Valentine como dirigente, pero las negociaciones fracasaron y Rodríguez recibió el aval para dirigir hasta el final de la campaña.

“El que te dijera que esto lo veía venir obviamente está mintiendo”, dijo Rodríguez en una entrevista con AP. “Honestamente, ni yo mismo veía venir esto. Ser nombrado dirigente de Grandes Ligas y la misma semana ir a dirigir en Puerto Rico, es un libreto que sólo Dios pudo haberlo escrito”.

Los dos meses han sido movidos. Florida se desprendió de dos titulares, el tercera base Jorge Cantú y el jardinero central Cody Ross, para reducir salarios en su nómina. El jardinero izquierdo Chris Coghlan quedó fuera por lesión y el receptor Ronny Paulino fue suspendido al dar positivo por consumo de sustancias prohibidas.

De todas formas, los Marlins (63-62 en la temporada al comenzar el jueves) se han desempeñado mejor con Rodríguez (29-26) que con el cubano González (34-36).

Rodríguez se ilusiona con la idea de seguir al frente, que lo que pueda mostrar en el mes y medio restante de temporada convencerá a los Marlins de que es el manager ideal para 2011.

“El desempeño que he tenido estos meses podría ayudarme a que ellos tomen una decisión a mi favor para el año que viene”, indicó. “Yo no tengo control sobre eso. Yo no puedo estar malgastando energía en tratar de romperme la cabeza en saber cómo la gerencia está pensando. La energía debo concentrarla en la tarea del momento, que es ganar el juego de hoy”.

Esa es la forma práctica y disciplinada con el trabajo que ha caracterizado la trayectoria de Rodríguez, quien se considera un profesional que siempre ha superado las expectativas.
“La forma que yo lo veo es yo no estaba supuesto a ser pelotero profesional”, afirmó.

Rodríguez firmó su primer contrato en 1980 con los Yanquis de Nueva York. Tenía 20 años _una edad que él mismo admite a los jugadores latinoamericanos ya se les considera como “descartes”_ y estaba en el segundo año de la carrera de ingeniería civil.

Pero perseveró y, aunque fueron 22 turnos, Rodríguez alcanzó las Grandes Ligas cuando una lesión del entonces segunda base Willie Randolph le permitió ser subido por los Yanquis.
También jugó en las mayores con San Diego en 1983 y 1985, acumulando un promedio de .227. Su carrera en las menores se prolongó hasta 1987 y en el béisbol invernal de Puerto Rico hasta 1989.
Su siguiente tarea fue la de scout con los Mellizos de Minnesota durante tres años hasta que a inicios de la década de los 90 comenzó sus funciones como coach de bateo en Puerto Rico, teniendo como pupilos a Bernie Williams y Carlos Beltrán, entre otros.

Cuando la franquicia de los Rays de Tampa Bay se formó en 1997, Rodríguez obtuvo su primera oportunidad para dirigir. Lo hizo desde el nivel más bajo de los menores. En 2004 se incorporó con los Marlins, donde tras cuatro años le nombraron como manager de la sucursal de Triple A.

Rodríguez nunca renunció a culminar sus estudios universitarios y en 1993 completó la licenciatura en contabilidad en Puerto Rico. Se entusiasmó con los idiomas y dice que ha aprendido algo de japonés.

Sus pupilos destacan la franqueza y solidaridad de Rodríguez como su gran atributo.
“Es alguien que te apoya y te dice las cosas que te debe decir”, comentó Hanley Ramírez, el campocorto dominicano que es la gran estrella de los Marlins que tuvo varios roces con González.
“Yo como puertorriqueño, estoy orgulloso”, indicó Beltrán, jardinero de los Mets. “Es una persona que se lo merece, una persona que ha trabajado muchísimo, que ha empezado desde abajo y todo siempre con una buena cara”.

“Cuando uno trabaja con coaches como Edwin, eso te motiva a venir al parque con el deseo de seguir trabajando”, añadió Beltrán. “Tu ves en él la manera como enseña y que vive lo que está haciendo. Eso es lo que mantiene el amor por el deporte”.

Rodríguez dice que nunca se puso como meta ser el primer manager puertorriqueño al resaltar una lista de coterráneos que describe con “mucha más experiencia” que él, gente como José Oquendo, Joey Cora y José Cruz.

“Era una situación que yo estaba bien consciente, una situación que hasta cierto punto me afligía. Tanto buen material como peloteros y coaches y nunca se le había dado a oportunidad de un puertorriqueño para dirigir”, contó.
“A cada rato me preguntaban, sobre todo cuando empecé a dirigir en Triple A, si mi plan era ser el primer manager puertorriqueño en Grandes Ligas. Yo decía que no. Mi plan era ser manager de Grandes Ligas”, afirmó. “Si me tocaba ser el primero, pues en hora buena. Yo igual hubiera estado igual de complacido si hubiese sido el quinto, el sexto o el séptimo”.

Pase lo que pase al final de la temporada, Rodríguez sostiene que seguirá con los Marlins, sin importarle la tarea que le asignen.

“La organización de los Marlins ha sido la primera y única que me ha dado la oportunidad de trabajar en todos lo niveles. Independientemente de la posición que ellos tomen, yo creo mucho en la lealtad. Yo voy a donde ellos me pongan. Si me quieren retener como coach, o lo que sea a nivel de Grandes Ligas, eso sería bien para mí. Si me quieren enviar a las menores, para mí eso no es problema”.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese