Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Fútbol nacional, a sobrevivir o morir

-A A +A
 

La crisis del fútbol profesional colombiano, que ha hecho noticia con los repetidos amagos de paro por planteles profesionales, se puede resumir en una sola cifra dramática, aportada por la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro): 15 de los 36 equipos que hacen parte de la Dimayor no se encuentran al día con las diferentes obligaciones que tienen para con sus jugadores.

Cortuluá, América, Santa Fe, Pereira, Once Caldas, Real Cartagena, Quindío, Juventud (de Girardot, Cundinamarca), Pasto, Expreso Rojo (de Zipaquirá, Cundinamarca), Centauros (de Villavicencio), Alianza Petrolera (de Barrancabermeja), Patriotas (de Tunja), Valledupar y Dépor (de Cali), están atrasados en pagos de salarios, aportes al sistema de salud o parafiscales. Por eso los ceses de labores han estado a la orden del día.
La situación es crítica. Varios deportistas y sus familias han tenido que pedir créditos a amigos o familiares para solventar las necesidades del diario vivir, mientras les son canceladas sus quincenas; otros han visto restringida su atención en centros médicos ante la falta de pago del servicio por parte de sus patronos.

UNA LUCHA JUSTIFICADA

En las recientes semanas los jugadores de América, Quindío, Once Caldas, Pereira y Deportivo Pasto han hecho huelgas con el fin de exigir que se respeten sus derechos. Ante las protestas se han dado soluciones de corto plazo. Por ello, el Gobierno Nacional ha tomado cartas en el asunto y a través del vicepresidente de la República, Angelino Garzón; y el director de Coldeportes, Jairo Clopatofsky; ha actuado como mediador entre las partes.
Carlos González Puche, director ejecutivo de Acolfutpro, asegura que lo acaecido ha demostrado que los futbolistas ya no temen denunciar y ven en la asociación un mecanismo valedero para reclamar sus derechos.
“Lo que se ha hecho visible es que los jugadores han perdido el miedo y están exigiendo sus derechos. Esa es la diferencia de tener una asociación, aunque no sea muy bien recibida por el periodismo deportivo. Vamos a continuar solicitando lo mínimo, que es un salario, una seguridad social. Se trata de responsabilizar a los jugadores y a la asociación de la crisis, pero no, la responsabilidad grande recae en dos ámbitos: los directivos y el Gobierno Nacional, que a través de Coldeportes no ha controlado, inspeccionado y vigilado”, indicó González.
El directivo gremial aseguró que la que se libra es una lucha que lleva más de cinco años y que espera llegue pronto a buen puerto ya que, sin lugar a dudas, el dinero para solucionar los problemas existe, más no se sabe a dónde es que va a parar.
“Esperamos que con la intervención del Gobierno y las denuncias que hemos hecho, de una vez por todas se le ponga coto a esta situación, porque llevamos cinco años denunciando lo mismo, cuatro en negociación colectiva y las cosas no mejoran. Están pasando por momentos muy complicados las familias, los jugadores, esperemos que se ponga capital, que los clubes respondan por obligaciones constituidas, porque es evidente que plata ha habido por concepto de patrocinios y de televisión. Los clubes en 2009 tuvieron ingresos del orden de 170 mil millones de pesos; la pregunta es: ¿A dónde han ido a parar esos recursos, si evidentemente se adeudan salarios y se adeuda lo social?, en alguna parte se está quedando, porque dinero en el fútbol hay bastante, pero está mal distribuido”, indicó González Puche.

ALGUNAS SANCIONES PREVIAS

En septiembre de 2005 (el inicio de esos cinco años que cita el directivo de Acolfutpro) se anunció huelga general de jugadores. Desde ese momento se vienen adelantando conversaciones periódicas entre directivos de la Federación Colombiana de Fútbol (Colfútbol), la División Mayor del Fútbol Profesional Colombiano (Dimayor) y clubes, con representantes de la Asociación y del Gobierno Nacional.
De la fecha hasta hoy, entidades como la Superintendencia de Salud, la Superintendencia de Sociedades y el Ministerio de Protección Social han emitido informes dando a conocer los resultados de investigaciones relacionadas con los equipos del rentado. Ninguna de ellas ha terminado en una sanción severa para los clubes responsables. Mientras en países con ligas organizadas como Inglaterra, Holanda o Italia, e incluso en países cercanos, como Argentina, un equipo no puede iniciar un torneo si mantiene deudas de temporadas pasadas, en Colombia los castigos han sido casi simbólicos.
El pasado 25 de mayo la asociación de futbolistas sacó a la luz pública los frutos de un estudio de Supersalud en el que informaba que 14 clubes habían recibido sanciones por presentar irregularidades en el pago de los aportes al Sistema General de Seguridad Social en Salud; todos ellos, sin embargo, siguen disputando sus torneos.
Aquella vez fueron castigados con el pago de multas, de entre los 3 y los 100 salarios mínimos legales vigentes, Cali, Patriotas, Equidad, Academia, Alianza Petrolera, América, Real Cartagena, Millonarios, Pasto, Bucaramanga, Bogotá, Envigado, Valledupar Fútbol Club Real y Club Deportivo Valledupar César Fútbol Club Real.
Según González Puche: “Supersalud hizo una investigación de junio de 2008 hacia atrás y en este momento está verificando la situación desde julio de ese año hasta la actualidad”, lo que los tiene a la espera de los resultados.
Otro de los entes que sirve como mediador entre las partes es Minprotección, que a través del Grupo de Inspección y Vigilancia presentó un informe en el cual hace el recuento de las sanciones que la entidad ha impartido a diferentes clubes del rentado, por no cumplir con sus obligaciones.
Tras las visitas realizadas y el estudio de las diferentes documentaciones fueron castigados América, Millonarios, Huila, Medellín, Envigado, Once Caldas, y Corpereira. Asimismo, existen dos investigaciones en contra de Patriotas, las cuales se encuentran en periodo probatorio. Las razones para dichas sanciones van desde el no pago de salarios o el no acreditar el pago de aportes al Sistema General de Seguridad Social Integral, hasta el cometer infracciones al Código Sustantivo de Trabajo.
El caso colombiano no es único. Aunque las ligas europeas son fuertes a la hora de imponer sanciones, no son ajenas a los conflictos entre jugadores y directivos por relaciones de trabajo. Por ejemplo, la Asociación de Futbolistas de la Primera División Italiana (AIC), anunció que es probable que los próximos 25 y 26 de septiembre se cumpla huelga, como protesta ante una renovación del convenio colectivo que, en su concepto, los dejaría mal parados respecto a sus empleadores.

VIENEN MÁS INVESTIGACIONES

El mismo Jairo Clopatofsky, una vez concluida su reunión del pasado jueves con los directivos del fútbol nacional, indicó que remitió a todos los clubes misivas en las cuales les solicita información relacionada con estados financieros y actualidad de compromisos frente a los jugadores, al tiempo que pedirá a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) y a la Unidad Administrativa Especial de Información y Análisis Financiero (Uiaf) datos relacionados con los dineros que vienen manejando los equipos del torneo local.
Como lo hicieron casi todos sus antecesores, el Director de Coldeportes amenazó con que, siguiendo la función de control y vigilancia de la entidad, en ningún momento le temblará la mano al momento de tener que quitar personería o reconocimiento a los clubes que lo requieran.
También dijo que desde su cargo acompañará al Congreso de la República para que a través de mensaje de urgencia dé trámite prontamente al Proyecto de Ley que busca convertir las asociaciones o corporaciones deportivas en sociedades anónimas. Hoy los únicos clubes que ostentan ese rótulo son Chicó (que juega en Tunja) y Dépor (que juega en el sector de Aguablanca, en Cali).

CON DIÁLOGOS BUSCARÁN SOLUCIONES

La principal conclusión de aquel encuentro en la asamblea de la Dimayor fue la creación de una mesa de diálogo social y de concertación entre el Gobierno y los representantes de los clubes, con el fin de buscar soluciones a la crisis que vive el balompié nacional.
"Se va a trabajar en una mesa de diálogo social y de concertación entre el Gobierno y los dirigentes de los equipos profesionales de fútbol, a fin de encontrar, de una manera conjunta, soluciones que permitan consolidar a los clubes deportiva y económicamente, además de proteger los derechos de los jugadores", indicó el vicepresidente Angelino Garzón.
Según Ramón Jesurún, presidente de la Dimayor, en dichos encuentros estarán presentes él, como jerarca del fútbol profesional; Luis Bedoya, presidente de Colfútbol; Clopatofsky, por Coldeportes; y presidentes de tres equipos que fueron encomendados en la misión: Clemente Jaimes (Equidad), Jorge Correa (Huila) y Jorge Perdomo (vocal de Colfútbol).
Fruto de dicho encuentro surgió, igualmente, la necesidad de una autorregulación financiera por parte de los equipos y la solicitud de un crédito blando al Gobierno para solucionar los líos más urgentes.
En el tema de la autorregulación, la idea es que al inicio de todas las temporadas, cada club exponga cuál será su presupuesto anual, cómo lo cumplirá y se comprometa a no sobrepasarlo. Para ello se harían necesarias medidas como pagar salarios de menor monto que los actuales y tener plantillas con menos jugadores profesionales.

Jesurún, en tal sentido, reconoció que existe una sobrevaloración en las nóminas de varios de los equipos, confirmó que si la situación sigue ese rumbo hay elencos que podrían desaparecer y dijo que los técnicos han tomado demasiado poder a la hora de escoger cantidad de jugadores. Asimismo, destacó que en varias oportunidades hay jugadores a los que se paga, pese a que no son tenidos en cuenta en ninguna de las competiciones existentes en el país.
Al respecto, Bedoya dijo que es importante destacar que existe la conciencia de la autorregulación y que hay unos puntos básicos sobre los cuales se gestionará una norma que rija temas deportivos, administrativos y financieros. “Quien no cumpla con ella, aseguró, deberá tener unas consecuencias inmediatas”.
Sobre esas conclusiones se pronunció Carlos González Puche, como representante de los futbolistas: “Desconocemos que haya cambiado ese ambiente, porque no tuvimos posibilidad de participar en la reunión, ni hemos sido convocados para hacer parte de las mesas de trabajo, a pesar de que el gobierno nacional dijo que los jugadores iban a estar representados en cualquier instancia que se constituyera. Esa es la demostración de que, por un lado, el gobierno dice una cosa y, por otro, los directivos siempre terminan adoptando las determinaciones y la participación de los mayores interesados, que somos los jugadores”.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64088 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese