Indicadores económicos
2017-02-20

Dólar (TRM)
$2.902,81
Dólar, Venta
$2.858,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,64
Euro
$3.091,49
UVR, Ayer
$243,77
UVR, Hoy
$243,86
Petróleo
US$53,40

Estado del tiempo
2017-02-20

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:23

Marea max.: 12 cms.

Hora: 07:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.1 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-02-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

"No olvido de donde soy"

-A A +A
 

¡Qué clase de calor el que hace aquí mi hermano!, ex-clamó ayer Ernesto Frieri, el lanzador de los Padres de San Diego que se convirtió en el noveno pelotero colombiano en llegar al béisbol de las Grandes Ligas.

Eran las 10:30 de la maña-na del jueves 8 de octubre de 2009 y Frieri estaba descami-sado, en pantaloneta y descal-zo en la sala de un pequeño apartamento de La Princesa en donde la temperatura supera-ba los 29 grados centígrados.
De repente se apareció un mundo de gente y sonó la mú-sica. De Sincerín, el corregi-miento de Arjona donde él nació, llegaron familiares y amigos buscándolo para lle-varlo hacia la tierra que lo vio nacer.
Mientras Frieri se alistaba rápidamente para acudir a una cita a la que no podía faltar, la banda de Los Provincianos de Turbaco seguía tocando y se encargaba de alegrar a la mul-titud antes de partir hacia Sin-cerín.
A las 11:23 de la mañana salieron los buses y una cara-vana de carros hacia ese corre-gimiento. Cuarenta y cinco más tarde, en el peaje ubicado en la entrada de Sincerín, Frieri se bajó del vehículo a saludar a viejos conocidos.
Con una sencillez única, propia de un joven poseedor de una gran calidad humana, el grandes ligas le estrechó la mano a cada uno de los ven-dedores ambulantes que se en-contraban en ese sitio.
Y a unos metros más ade-lante se alcanzaba a observar una gran multitud. Sí. El pue-blo no dejó llegar a Frieri sino que salió a recibirlo en plena vía. Eran 12:25 del mediodía y desde ese mismo instante Sincerín se volvió “loco” con la llegada de uno de los suyos.
Luego de caminar durante varios minutos, Frieri ingresó por la calle principal del co-rregimiento, esa que a sus la-dos estaba repleta de maleza y tenía mucho fango, en una clara demostración del estado de olvido en que se encuentra esta población.
Una pancarta bien grande que se encontraba a la vista de todos decía: “Tu esfuerzo y sacrificio han dado su fruto. Bienvenido Frieri, Sincerín te quiere”.
Había gente por todos la-dos, casi ni lo dejaban transi-tar, pero él nunca cambió ese rostro alegre que a lo largo de la caminata le mostró a quie-nes lo recibieron.

Emoción en el hogar
A la 1 de la tarde se llegó al primer destino, la casa de su abuela Zoila Gutiérrez, en donde el hoy grandes ligas se levantó desde niño. Entonces sonó el himno nacional y eso hizo más emotiva la llegada a su hogar.
Abuela y nieto se enreda-ron en un fuerte abrazo que tardó poco más de dos minu-tos. Doña Zoila, de avanzada edad, aprovechó para decirle a Frieri cuanto lo amaba y lo fe-liz que se sentía por verlo en la Gran Carpa.
La casa en donde se crió Frieri se llenó y eso hizo que el calor se sintiera más fuerte. Familiares del pelotero se lle-varon a la señora Zoila hacia el patio para que ella tomara más aire.
Mientras tanto, a las afue-ras, el recorrido con el pelote-ro siguió su curso. Ninguno en Barrio Viejo, en donde siempre vivió el lanzador de los Padres de San Diego, se quería perder detalles del reci-bimiento.
La próxima estación era la Institución Educativa Técnica Agropecuaria, el colegio en donde Ernesto había estudia-do toda su vida y, además, en el que le tenían preparado va-rios actos especiales.
Caminó raudo hacia la institución, quería llegar pronto a la misma. Al arribar al lugar, a la 1:25 de la tarde, con la primera persona que se encontró fue con la profesora Vilma Yaguma Vergara, quien le dictara clases en primero de primaria.
Luego del sentido abrazo, a la docente se le escuchó decir llena de orgullo: “yo le di cla-ses al Grandes Ligas, ayudé a formarlo”.
Acto seguido, Frieri entró al recinto en donde lo espera-ba otra multitud. El salón es-taba lleno de niños, jóvenes y adultos que querían estar cerca del destacado pelotero.
Comenzaron los recono-cimientos, uno de ellos de la Gobernación de Bolívar, a través del Iderbol. “Eres orgu-llo de Sincerín y Bolívar. Lle-gaste a la cima y ahora debes mantenerte arriba, recuerda que eres el ejemplo de niños y jóvenes que aman el béisbol”, dijo Dumek Turbay, director del Instituto de Deportes De-partamental.
Hasta que llegó lo que to-dos estaban esperando: las pa-labras del gran protagonista. “A donde quiera que voy siempre digo de doy soy. En Venezuela escribí el nombre de Sincerín, en Cuba escribí el nombre de Sincerín, en China escribí el nombre de Sincerín, en San Salvador es-cribí el nombre de Sincerín y ahora en Estados Unidos, ac-tuando en las Grandes Ligas, también escribí el nombre de Sincerín. Yo no olvido de donde soy”, dijo Frieri.
A la 1:45 de la tarde ter-minaron los actos protocola-rios y a partir de esa hora el pelotero entró a gozar de un corto, pero merecido período de vacaciones. Sincerín: ahí tienes a tu hijo...

Esto dijeron...
Francia Blanco.
“No encuentro palabras para expre-sar lo que siento. Lo único cierto es que me siento feliz y muy orgullosa por lo que Frieri ha logrado. Mi consejo para él es que siga adelante con disciplina y la humildad que siempre lo han caracterizado”.

Mirli Zúñiga.
“Este no es sólo un triunfo de Er-nesto sino de toda la comunidad. Espero que escuchen el llamado que el mismo pelotero hizo: Sincerín ha sido olvidado y uno de sus grandes problemas son las calles que no sir-ven para nada”.

Rubén Serrano.
“Estamos contentos por lo que ha logrado nuestro pelotero. Este fue un recibimiento grande, a la altura de lo que él se merece. Frieri llegó a las Grandes Ligas gracias a su sa-crificio y dedicación”.

Daniel Blanco.
“Es un orgullo para el pueblo. Nece-sitábamos una alegría como esta. Él siempre fue sinónimo de entrega y disciplina, esperamos que los niños que vienen atrás le sigan los pasos a este buen pelotero”.

2408 fotos
67292 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Espero de quesea bastante

Espero de quesea bastante disciplinado y no lo agobie la fama

No podia faltar la Dumek,esa

No podia faltar la Dumek,esa nena quiere andar en todo.