Descuido acaba con 400 años de tradición

12 de enero de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Desde antes del siglo XVII, el fervor por la Virgen de La Candelaria se siente y se manifiesta en Cartagena a través de actividades religiosas como el peregrinaje al convento Santa Cruz de La Popa y la tradicional procesión de descenso y ascenso de la imagen de la “Morenita”.

Según explicó Verena  Guerrero, quien desde hace más de 25 años hace parte de la Cofradía de la Virgen, son más de 400 años en que los creyentes bajan desde el Convento de La Popa junto a la santa patrona de los cartageneros en un acto de devoción pura.

“El  descenso en procesión es la manera de recordar que la Virgen de La Candelaria es quien protege y mira a la ciudad desde las alturas. Este acto es la manera de decir que la madre se acerca a sus hijos.

“Es importante destacar que las procesiones de descenso y ascenso se vienen haciendo desde el siglo pasado ininterrumpidamente y que son de un gran valor para las tradiciones de la ciudad. También es de suma importancia que estas se realicen en el cerro de La Popa, ya que así lo establece la historia de la Virgen”, dijo.

¿Otro sitio?
Este año las celebraciones religiosas de La Candelaria tendrán una novedad y es que la procesión a lo largo del cerro de La Popa no se hará porque el Consejo Distrital de Gestión del Riesgo estableció unas medidas para preservar la seguridad en este sector, ya que el Salto del Cabrón, una roca de gran  tonelaje que está junto al Convento de La  Popa, que tiene una grieta que está focalizada en una esquina y que posee una fractura de 7 metros de largo por 7 centímetros de ancho, está en riesgo.

“No pueden haber actos masivos encima del cerro. Hemos estado haciendo unos acercamientos con la comunidad del Pie de La Popa, Lo Amador y alrededores. A través del párroco de la iglesia La Ermita estamos conversando para concertar el programa de las fiestas de La Candelaria. Los eventos que se realicen alrededor del cerro no tienen ningún inconveniente”, dijo Yolanda Wong Baldiris, secretaria del Interior de Cartagena.

La funcionara resaltó que ayer en la noche se definiría cuál sería el futuro de la procesión.

La secretaria del interior ratificó que “no pueden haber actos masivos encima del cerro” y sostuvo que “se han adelantando todos los estudios institucionales, hemos estado en mesas de trabajo con el Ministerio de Ambiente y ha estado claro que en el presupuesto nacional hay unos recursos que garantizan que recuperemos la zona y que además tengamos el primer Bosque de Paz del Caribe colombiano”.

Una revelación
La historia de la Virgen de La Candelaria en Cartagena se remonta a 1607, año en que al padre Alonso García De Paredes se le aparece la “Morenita” en un sueño, todo esto mientras él vivía en la provincia de La Candelaria, en el municipio de Ráquira, Boyacá. En este sueño la Virgen le pidió que fuera hasta Cartagena y en la parte más alta de la ciudad le construyera un templo.

El padre García le contó esta revelación al fray Vicente Matol, quien dio visto bueno a esta misión, la cual emprendió junto a dos frailes, con quienes llegó hasta La Popa de la Gallera (cerro de La Popa).

Al llegar ahí, se encontraron con indios y negros adorando a una cabra de oro, la cual el padre García arrojó por las alturas (de ahí nace el Salto del Cabrón). Después de esto, empezó a construir una capilla rudimentaria a la virgen y unos aposentos para los otros dos frailes.

Con el tiempo, García De Paredes bajó a la ciudad y llegó al hoy conocido Bodegón de La Candelaria, en la calle de Las Damas. En este lugar, una señora se le acercó y le preguntó qué estaba buscando y él le responde que necesitaba una imagen de la Virgen de La Candelaria.

La mujer le dijo al sacerdote que regresara en tres días, ya que ella se la daría, por lo que García volvió, consiguió el cuadro de la Virgen, ascendió a La Popa de la Gallera y reconstruyó el templo, que pasó de ser una choza a una iglesia de cal y canto.

Además, levantaron unos aposentos para que los peregrinos que llegaran desde otras ciudades se hospedaran.

Fue en 1967 que el entonces alcalde Juan Pupo Mora, a través del Decreto No. 22 de enero 30 de ese año, declaró a la Virgen de La Candelaria como patrona y protectora de la ciudad.

Restricciones
Dentro de las restricciones entregadas por el Consejo Distrital de Riesgo en el cerro de la Popa están:

- Se permite el tránsito de vehículos livianos: carros y vehículos tipo van.

- El acceso de los feligreses a la capilla no debe superar el aforo y el cupo disponible de sillas con el fin de evitar aglomeraciones y una sobrecarga en la zona.

- Ninguna persona puede circular por la terraza lateral del Salto del Cabrón y deben realizar el ascenso por grupos de máximo 50 personas. 

Funcicar se pronuncia

A través de Twitter, Funcicar se pregunta por qué son insuficientes los recursos para la intervención del cerro de La Popa y el Salto del Cabrón.“Distrito aseguró que sólo tiene $2 mil millones para recuperación de LaPopa, una de las obras que según Acuerdo 003 de 2017 debe incluirse en crédito por $112 mil millones ya suscrito. Si solo $60 mil millones son para Protección Costera ¿Cómo serán distribuidos el resto de recursos?¿Solo hay $2 mil millones?”, tuiteó la entidad.

En diciembre del año pasado, Sergio Londoño Zurek, alcalde (e), manifestó que a la Alcaldía le aprobaron los créditos bancarios para el préstamo de 2 mil millones de pesos, aunque el valor total de la intervención es de $12 mil millones. Según explicó el Distrito, el resto del presupuesto se conseguiría a través de gestiones ante entidades como el Fondo Adaptación, Ministerio de Ambiente y otras.

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS