Deterioro en columnas provocó caída del templo en Martínez Martelo

01 de junio de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Lo que se cayó fue el templo, no la iglesia. La iglesia somos todos los habitantes de Martínez Martelo, somos los cartageneros y somos las piedras vivas de la comunidad, esa que desde hace 45 años se congregó para recibir a Dios en su corazón”.

Esas son las palabras de Otoniel Sabalza Pacheco, sacerdote de la parroquia de San Luis Beltrán, en Martínez Martelo, quien con muchas oraciones le agradeció a Dios que ninguna persona saliera lastimada tras el desplome del templo, que acabó la noche del martes con la estructura del santuario, pero no con la devoción de los feligreses.

El sacerdote le relató a este medio que 40 minutos antes de la emergencia se había oficiado la santa misa.

“Tengo que darle gracias a Dios porque no hubo pérdidas humanas, esa es una de las motivaciones que me ha mantenido firme en la batalla. Antes del desplome ya habíamos concluido la eucaristía, pero se quedó un pequeño grupo de personas del consejo pastoral y económico. Éramos 16 personas que sentimos y vivimos cómo se cayeron las paredes de la parroquia”, relató Sabalza Pacheco.

En remodelación
El sacerdote también comentó que el templo estaba en etapa remodelación, específicamente en mejoras del techo.

“No estábamos haciendo trabajos estructurales, sino de remodelación y adecuación del templo, teniendo en cuenta que el pasado 3 de mayo la parroquia cumplió 45 años de fundada y queríamos que tuviera una mejor presentación. Los trabajos que se estaban realizando eran en el techo, pero en ningún momento se tocaron los cimientos y columnas del templo”, dijo el párroco.

Por su parte, el ingeniero estructuralista Jorge Rocha le explicó a El Universal que el desplome ocurrió por la debilidad de las columnas de la edificación.

“El desplome se debió a que es una iglesia que estaba construida por etapas y que fue levantada hace muchísimos años. Además, las columnas no son de concreto, sino en celosía de acero, forradas con mampostería y a estas nunca le hicieron mantenimiento.

“La edificación presentaba fracturas en los muros y con el montaje de un cielo raso, ese peso estaba colgado de la estructura metálica, pero esta no soportó el peso”, dijo Rocha.

¡Hay que ayudar!
Fernando Niño Mendoza, secretario del Interior, aseguró que tras recibir el concepto de los ingenieros que inspeccionaron lo poco que quedó tras el desplome, el primer paso a seguir es la demolición del templo.

“El ingeniero revisó la estructura y hay que demolerla. El Distrito va a colaborar con la maquinaria amarilla, es decir, las volquetas, para realizar la intervención y recoger finalmente los escombros. Todo esto se está haciendo articulado entre las actividades programadas con la Arquidiócesis de Cartagena”, puntualizó el funcionario.

Por último, el párroco de Martínez Martelo invitó a la comunidad y a los cartageneros para que contribuyan con la construcción del templo.

“De lo caído siempre salen obras maravillosas. Aunque estamos a la espera del pronunciamiento de la Arquidiócesis, el mensaje para todos es que debemos unir nuestras fuerzas para así construir el templo. En pocos días se anunciarán a qué cuenta se podrán recibir donaciones, además habrán actividades para recoger fondos”, concluyó el sacerdote.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS