Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-20

Dólar (TRM)
$2.938,24
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,66
Euro
$3.129,43
UVR, Ayer
$242,67
UVR, Hoy
$242,71
Petróleo
US$51,37

Estado del tiempo
2017-01-20

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 14:26

Marea max.: 9 cms.

Hora: 07:01

Dirección viento: Norte noreste

Intensidad viento: 7 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-01-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Cuando ellas juzgan en la pista

-A A +A
 

Las competencias del XX Encuentro Equino “Jorge De La Parra”, en la Pesebrera Santa María del Mar, que culminaron anoche, tuvieron juzgamientos con carácter y aroma de mujer, de mujer férrea y profesional.



Las competencias fueron calificadas por dos damas que, aunque tienen trayectorias diferentes, poseen en común el haber nacido entre caballos y con amor a los caballos.

Ángela Ochoa es hasta hoy una de las dos únicas mujeres jueces en el país (la otra es Carmenza Rivas), mientras que María Consuelo Villamizar es una aspirante a juez.

Ángela es juez graduada de  Fedequinas (Federación Nacional Colombiana de Asociaciones Equinas), en 1999. “Siempre juzgaba festivales y actividades informales, hasta que me gradué. En un año, en promedio, participo en 20 exposiciones”, dice sonriente.

“La afición hacia los caballos nació por herencia de mis bisabuelos, mis abuelos, y de mi papá, pues todos fueron caballistas”.

Para esta bogotana, “la ventaja para nosotras es que una vez en pista, el género desaparece. Somos todos jueces de Fedequinas, sin género”.

Angela también tiene aspiraciones editoriales y desde hace tiempo ronda en su mente la idea de escribir “Memorias de un juez”, una publicación que recoja su experiencia en esta actividad.

Ella es, además, juez certificada por el gobierno de los Estados Unidos, para juzgar caballos allá, categoría que igualmente tienen otros dos jueces colombianos.

María Consuelo Villamizar, por su parte, nació en Pamplona (Norte de Santander) y es además la directora ejecutiva de Asdepaso, otra asociación de equinos, con sede en Bogotá.

“Esta es una afición de toda la vida. Nací entre los caballos, lo heredé de mi papá. Nací en una finca ganadera y había caballos para manejar el ganado. Mi aspiración, por lo pronto, es ser juez. Ya pasé el curso, pero aún falta mucho...”.

Para esta nortesantandereana, “lo más difícil es enfrentarse al público. Darle a entender lo que estoy pensando de la competencia”.

María Consuelo es dueña de 10 caballos de paso fino y trocha colombiana.

En Cartagena, en la Pesebrera Santa María del Mar, Ángela es reconocida por su precisión, por ser exigente en el trabajo y por su carácter en el juzgamiento.

Ayer, al término de una de las primeras competencias del Encuentro Equino, la de caballos castrados en proceso de adiestramiento, a Ángela se le escuchó este comentario: “Miren el caballo número 3. Tiene algunas dificultades, tiene fallas en su sostenimiento, y luego retoma la ejecución,  pero su puntaje le alcanza para entrar en el marcador, y no tiene inconvenientes para responder con las riendas. Este caballo es declarado segundo puesto. Los otros dos caballos (el 1 y el 2) son mucho más definidos en su ejecución. Tienen diferencias en su fenotipo. Mostraron mansedumbre y voluntad de trabajo...  Hay un caballo con más energía que no necesitó ayudas. El mejor caballo de la trocha pura es el número 2.  Primer puesto para el caballo número 1”.

Su juzgamiento dejó como “Mejor Caballo Castrado de Trocha Colombiana, en proceso de Adiestramiento, a Toscanini, de 84 meses, del Criadero Santa María del Mar, en Cartagena”.



La anécdota de Ángela

En sus más de 12 años de ser juez nacional, Ángela Ochoa ha tenido muchas anécdotas, pero tal vez la que más recuerda es una que curiosamente pasó en Sibaté (Cundinamarca).

“La única vez que alguien hizo un comentario sexista fue en Sibaté. Un pobre hombre de la pesebrera del pueblo, cuyo caballo estaba cojo, y fuera de modalidad y al que todos le gritaban desde la tribuna que lo sacaran. Este hombre se enfadó, en medio de una borrachera terrible, y no conforme con mi juzgamiento me gritó desde la tribuna: ‘Devuélvanla a la cocina de donde nunca debieron haberla sacado’.

Pese a esa desagradable experiencia, Ángela asegura que después, por el contrario “el que tiene algún reclamo se mide porque el efecto es terrible por la actitud de la gente. Al que alguna vez se atrevió a decir algo fuera de lugar le cayeron fuerte...”.



Recomendaciones

Para las aspirantes a juez nacional, Ángela Ochoa tiene recomendaciones bien autorizadas.

“Lo primero es que se preparen, que se capaciten. El género no es lo determinante, pero sí nos exige prepararnos el doble para inspirar credibilidad. Nos cuesta más trabajo porque es una actividad dominada por los hombres siempre. Para obtener credibilidad hay que prepararse el doble. Tener fortaleza en los fallos, una preparación intelectual, profesional, manejo del micrófono, para que la gente se le olvide el género y se concentre más en el profesionalismo del juez”.










Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2379 fotos
65825 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese