Indicadores económicos
2017-12-14

Dólar (TRM)
$3.015,41
Dólar, Venta
$2.818,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.564,80
UVR, Ayer
$252,13
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$56,60

Estado del tiempo
2017-12-14

marea

Marea min.: -10 cms.

Hora: 17:17

Marea max.: 19 cms.

Hora: 09:18

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 8 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-14

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

7 - 8
Taxis
3 - 4 - [object Object]
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Desunión de países emergentes facilita elección de Lagarde en el FMI

La pugna para elegir a un nuevo jefe del FMI parecía una excelente oportunidad para que el grupo BRICS de potencias emergentes demostrara su fortaleza, pero acabó revelando los límites de esa alianza, señalaron analistas.

    El grupo BRICS --formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica-- suele presentarse como un contrapoder naciente frente a las potencias occidentales. Su proyección aumentó con la agravación de la crisis financiera mundial, que golpeó sobre todo a Europa y Estados Unidos.

    Los mandatarios de esos cinco países celebraron su última cumbre en abril pasado en China, durante la cual coordinaron posiciones sobre temas que van del cambio climático a la guerra en Libia.

A fines de mayo, los BRICS emitieron un comunicado que exigía acabar con la "convención no escrita y obsoleta" de atribuir la jefatura del FMI a un europeo y la del Banco Mundial a un estadounidense, vigente desde la creación de esas instituciones en la posguerra mundial.

    Pero las consultas entre los BRICS se revelaron inconducentes y el 10 de junio, cuando se cerró el plazo de presentación de candidaturas, había sólo dos nombres: la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, considerada la favorita, y el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

    Ninguno de los miembros de los BRICS dio hasta ahora un apoyo público a Carstens, pese a sus promesas de que en caso de ser elegido se empeñaría en reducir la influencia de los países más desarrollados en el organismo multilateral de crédito.

    Brasil dijo que sólo dará a conocer su posición en vísperas de la elección, que se celebrará el 30 de junio a más tardar.

    "Los BRICS no constituyen una fuerza diplomática, pues sus miembros tienen poco en común fuera del hecho de ser países emergentes", sostiene Jayshree Sengupta, del centro de estudios Observer Research Foundation, de Nueva Delhi.

    El acrónimo BRIC (antes de que este año se le agregara la "S" de Sudáfrica) fue acuñado en 2001 por un economista del banco de inversiones Goldman Sachs para designar a naciones con fuerte crecimiento.

    "Los BRICS no tienen muchas políticas comunes. Pueden juntarse para tener un futuro poderoso, pero les falta cimiento", opinó Sengupta.

    Los intereses de los BRICS parecen difíciles de aunar: entre ellos hay un régimen autoritario, China, que es también una enorme factoría planetaria con descomunales necesidades de materias primas, junto a cuatro democracias, dos de las cuales --Rusia y Brasil-- son grandes exportadores de materias primas.

    Esa situación contrasta con la del G7 de países ricos, todos ellos con sistemas democráticos y economías industrializadas.

    Entre los BRICS, aparentemente, no hay consenso en asuntos como la reforma de las cuotas de voto por país en el FMI o el nivel adecuado de la cotización de la moneda china, otro tema candente que deberá enfrentar el próximo jefe de la entidad.

    El grupo BRICS "no es muy unido y tiene una influencia limitada", subrayó Andrew Kenningham, economista de Capital Economics, con sede en Londres.

    Todos esos grupos multilaterales tienen sus forcejeos, porque al fin y al cabo cada gobierno sigue su propia agenda", agrega.

    "Si los BRICS hubiesen querido impedir el nombramiento de un europeo, lo hubiesen conseguido", afirmó Edwin Truman, investigador del Peterson Institute for International Economics, de Washington.

    "Si todos hubiesen apoyado a Carstens, otros países en vías de desarrollo los hubieran imitado y, a mi juicio, Estados Unidos y tal vez Canadá y Japón hubiesen hecho lo mismo", agregó Truman en comentarios enviados por correo electrónico a la AFP.

    Pero Mark Weisbrot, codirector del Center for Economic and Policy Research, también de Washington, cree que las grandes potencias del mañana han optado por no librar esta batalla, que a sus ojos es sobre todo "simbólica".

    Weisbrot apunta que los BRICS consiguieron contrarrestar la agenda de los países ricos en las negociaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y criticar al unísono los bombardeos de la OTAN contra Libia.

    "No hay ninguna duda de que el mundo es cada vez más multipolar y que Estados Unidos ya no tiene la batuta como antes. Esa tendencia se acelerará", pronostica.

    



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese