Indicadores económicos
2017-04-27

Dólar (TRM)
$2.928,07
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.189,54
UVR, Ayer
$248,99
UVR, Hoy
$249,03
Petróleo
US$49,62

Estado del tiempo
2017-04-27

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 07:32

Marea max.: -8 cms.

Hora: 11:53

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-04-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Directores de Umatas se reúnen y diagnostican situación del agro de la región

En días pasados se realizó en Cartagena el foro “Seguridad Alimentaria y Restitución de tierras” que congregó a los directores de Umata de los Montes de María, Canal del Dique y zodes Norte del departamento de Bolívar.

El certamen, organizado por la Umata de la Alcaldía de Cartagena y la dirección Regional de la Comisión Nacional de Reparación, sirvió para sacar un documento de gran importancia para la recuperación del agro colombiano.

CONCLUSIONES DE LOS DIRECTORES DE UMATA

Cada día que pasa el campesino y los productores rurales se empobrecen más y más. Esta tendencia negativa que se presenta hace décadas es el reflejo de un modelo de crecimiento inequitativo e insostenible, con alto desempleo y subestimación de la seguridad alimentaria, que sigue causando un desplazamiento (económico) en las regiones de postconflicto tanto como lo causó el desplazamiento armado. Cada año los ingresos reales son menores en el sector rural, lo que afecta la economía de los municipios Este panorama desolador se refleja en el índice de pobreza rural que alcanza el 64% de su población, una enorme brecha al comparar con los sectores urbanos, que nos motiva como directores de UMATAS de las subregiones Norte, Montes de María, y del Canal del Dique en el departamento de Bolívar a presentar estas inquietudes al nuevo gobierno y al Ministro de Agricultura, para que sean tenidas en cuenta en la formulación de la política agropecuaria.

Colombia no es viable ni puede alcanzar una paz duradera mientras persista tanta pobreza en el campo. Incluso, los avances de la Seguridad Democrática serán difíciles de mantener si la política agropecuaria no se orienta a disminuir la brecha entre campo y ciudad, mejorando su calidad de vida, con una estrategia de desarrollo de la economía rural.

Aunque la constitución del 91 en su artículo 65 señala que “la producción de alimentos gozará de la especial protección de estado”, los sucesivos gobiernos han desmontado las pocas entidades del agro, dejando sin investigación, asistencia técnica, y herramientas tecnológicas al pequeño y mediano productor.

Ante la ausencia de una política de seguridad alimentaria, se pasa fácilmente de un semestre de abundancia de cosechas a otro de déficit del mismo producto, así sucede con el arroz, maíz, yuca, papa, leche, carne y otros. A mayor producción bajan los precios al productor, pero esta rebaja no se refleja en los precios al consumidor final, porque es la industria o quien se apropia del margen. A la siguiente cosecha, por obvias razones, disminuyen las siembras, baja la producción y suben los precios al consumidor; pero no se refleja en el precio al productor por un sistema de comercialización inequitativo. Y es que productos tan básicos en la canasta familiar no pueden estar sujetos al vaivén de los mercados mundiales, máxime cuando son manipulados por subsidios y monopolios.

Las UMATAS, que prestan el servicio de asistencia técnica a los pequeños productores se encuentran huérfanas de presupuesto ante las dificultades fiscales que afectan a la mayoría de municipios y se requiere que el gobierno central destine un % específico del SGP para que puedan desarrollar sus actividades.

La pobreza en el sector se reproduce y multiplica ante el poco acceso al crédito de la población rural (el 70% no tienen acceso) y la ausencia del microcrédito.

Las poblaciones rurales están a merced de los cambios climáticos, a una intensa sequía le siguen las inclementes inundaciones. Cada año es más riesgoso implementar cualquier proyecto agropecuario. Es menester, entonces, proponer lo siguiente:

1. MASIFICAR EL CRÉDITO Y EL MICROCRÉDITO RURAL: El muro que perpetúa la pobreza es la falta de crédito y microcrédito. Es necesario brindar acceso al productor con créditos blandos y oportunos, pero los campesinos son tratados como parias en las instituciones financieras, y el microcrédito sólo llega a un porcentaje del 0.4% de la población, paupérrima cifra comparada con el 85% que alcanza en países orientales. La queja unánime de los directores de Umata es que el Banco Agrario no le está prestando al campesino, problema que se palpa a lo largo del Caribe colombiano.

2. ARMONÍA ENTRE DESARROLLO AGROINDUSTRIAL Y SEGURIDAD ALIMENTARIA: que el 5% de los predios dedicados a cultivos como Palma, cacao, reforestación u otros monocultivos se dedique a cultivos de pancoger u hortalizas, con campesinos de las localidades vecinas. De esta manera, se evita el desplazamiento de los campesinos y se garantiza la producción de alimentos. Estos cultivos que generalmente reciben subsidios del estado pueden ser armónicos con su entorno, promoviendo en su responsabilidad social, áreas de reserva agroalimentaria, diversidad genética, los cultivos de pancoger y garantizando un desarrollo humano social y sostenible.

3. INVERSIÓN EN SEGURIDAD ALIMENTARIA: Que el 10% de las regalías (recursos muchas veces destinados a obras suntuosas) sean reservado para seguridad alimentaria, con destinación específica a las diferentes UMATAS (o la entidad que realice esta función) de todos los municipios de Colombia, para proyectos seleccionados por la misma comunidad en el marco de los Consejos Municipales de Desarrollo Rural, mediante el esquema de presupuesto participativo. ¿Si el 10 % de las regalías nos garantizan la Seguridad alimentaria y la paz en el campo porque no legitimar la participación de la comunidad de manera transparente?

4. DESARROLLO DE LA INFRAESTRUCTURA RURAL:
Es necesario implementar las obras que eviten las inundaciones recurrentes y aquellas que permitan sistemas de riegos que aumenten la productividad y garanticen una producción permanente.

5. RESTITUCIÓN DE TIERRAS Y PREDIOS: rediseñar la política de restitución de tierras, que además de la restitución contemple la recuperación y reactivación socioeconómica y productiva del entorno. Las tierras relacionadas en los inventarios de la Oficina de Estupefacientes, deben pasar inmediatamente y sin dilaciones a los campesinos y personas victimas del desplazamiento de las localidades donde se encuentran esos predios. Se estima que 4 millones de has, están en poder de testaferros de organizaciones armadas que pasen a manos de campesinos es una acto de justicia y democracia, ya que el sector rural fue el más afectado por la violencia. Los hoteles, casas de veraneo y fincas pasen a proyectos de ecoturismo administrados por organizaciones o asociaciones correspondientes a la población rural. Delegar en las Umatas de los respectivos municipios para que selecciones a los beneficiarios, ya que son ellos quienes conocen a los que tienen vocación rural.

6. REPOBLAMIENTO PISCÍCOLA: La disminución de peces por sobrecaptura y deterioro ambiental en ciénagas y ríos, ameritan un repoblamiento masivo de estos cuerpos de agua que desde la desaparición del INPA no se realiza. La mayoría de represas y reservorios de agua en Colombia están subutilizados. Sembrando peces de manera semintensiva o extensiva en todas las represas, mejoraríamos la nutrición en todo el sector rural de Colombia a costos bajísimos.

7. REEPLANTAMIENTO DE LAS CONVOCATORIAS DE INCODER Y DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA: Es necesaria una profunda revisión de todos los requisitos de las convocatorias, porque son tantos los requerimientos exigidos que le niegan la oportunidad a los campesinos más necesitados. Colocar un techo presupuestal por departamento para que todos tengan opción, es democratizar el esquema actual donde se concentran en unos pocos entes territoriales. Es necesario que sean más equitativas y propendan por la disminución de la pobreza rural, para que tengan opción los pequeños productores y la población vulnerable.

8. HUERTAS CASERAS O PATIOS PRODUCTIVOS: Extender patios productivos y huertas caseras en todos los municipios de Colombia para mejorar la nutrición de los pequeños productores de los cuales la FAO estima que la cuarta parte se padecen de desnutrición.

9. REPLANTEAMIENTO DE LA CADENA DE LÁCTEOS Y DE CARNES: para evitar los monopolios que le hacen daño al productor. Los CONPES 3675 y 3676 sobre competitividad del sector lácteo e inocuidad de los alimentos deben ser revisados porque promueven los monopolios y generarán un masivo desempleo rural.

10. SOCIALIZACIÓN DE LA POLÍTICA AGROPECUARIA: Reunión anual de todas las UMATAS con el Ministerio de Agricultura para seguimiento y evaluación de las políticas agropecuarias. Conformación de una red de UMATAS y conformación de una red de productores agropecuarios y pesqueros.

11. CENSO AGROPECUARIO REAL: Se solicita al Ministerio de Agricultura que realice un Censo agrícola y de especies menores, predio por predio para establecer las áreas reales sembradas en Colombia.

12. VINCULACIÓN DE UNIVERSIDADES EN INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO TECNOLÓGICO DEL SECTOR PRIMARIO: Las universidades de la región deben insertarse más en promover el desarrollo rural sostenible, realizando investigaciones agrícolas de acuerdo a las necesidades locales, en procura de mejorar el nivel de vida del pequeño productor.

13. INVERSIÓN SIGNIFICATIVA EN MONTES DE MARÍA:

Como subregión de postconflicto, necesita recuperar su tejido social y su nivel socioeconómico deteriorado drásticamente por la violencia que la azotó, por lo que necesita inversiones suficientes para su restauración.

14. LOS TLC Y LOS PRODUCTOS BÁSICOS:
El arroz, la carne, leche, maíz, y otros productos de la canasta familiar son básicos para la Seguridad Alimentaria y esenciales para mantener la paz y el empleo rural, por tanto, deben blindarse en las negociaciones de los TLC para sostener la producción nacional.

15. DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN DEL DISTRITO DE RIEGO DE SAN STANISLAO DE KOSKA.

LOS FIRMANTES

LUIS MAGÍN GUARDELA OSORIO ARTURO ZEA SOLANO
Director UMATA Distrital de Cartagena Director Reg. CNRR

FEDERICO UTRIA C.
Director UMATA de Mahates

RODOLFO HERRERA
Director UMATA de Villanueva

JORGE VERGARA
Director UMATA de Clemencia

HECTOR CASTELLAR STAVE
Director UMATA de San Juan Nepomuceno

MARCO VILLANUEVA
Director UMATA de Calamar

FREDY OLIVERA V.
Director UMATA de San Jacinto

RODRIGO ARROYO
Director UMATA de Santa Rosa

FRANCISCO RIVERO J.
Director UMATA de Turbaco

RICARDO SEGURA
Director UMATA de El Carmen

ALEJANDRO VALENCIA
Director UMATA de Santa Catalina

JAIME JIMENEZ
Director UMATA de Arjona

LUIS F. BLANCO
R.L. Fundación Sembrando Paz

ROBINSON ARRIETA
Director AGROSOLIDARIA

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese