Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

El sindicalismo que necesitamos

El Tratado de Libre Comercio (TLC) con los Estados Unidos será aprobado, entre otras cosas, por las concesiones sindicales negocia-das por el Gobierno de Colombia con el de los Estados Unidos.

El sindicalismo nortea-mericano en unos casos aspira a repatriar em-pleos, y en otros, a crear organizaciones sindi-cales globalizadas, supranacionales.   

Hace casi dos décadas, los sindicatos en Colombia tuvieron un poder enorme a pesar de representar a un segmento pequeño de la población y de ser sus líderes una proporción aún más ínfima de la clase trabajadora. No obstante esa falta de representatividad, los lí-deres del sindicalismo de antaño pretendían no solo privilegios, sino que intentaban ma-nejar el país a través de parar los sectores cla-ves de la economía.

Los privilegios que obtuvieron del Estado, como por ejemplo, en Puertos de Colombia, incluían prebendas para ellos y sus diversas familias, es decir, las que tenían con sus espo-sas y sus amantes, entre muchas otras gabelas. La mayoría de los trabajadores del puerto eran excelentes, pero eran apabullados por la minoría sindicalizada y todopoderosa.

Los armadores tenían que contratar cua-drillas privadas para descargar los barcos mientras los obreros de Puertos de Colombia los veían trabajar. Si llovía, los sindicalizados no movían un dedo. Los barcos duraban va-rios días en puerto, en vez de unas horas, co-mo ocurre hoy. Las mercancías eran saquea-das de las bodegas de Puertos de Colombia y de los propios barcos. Y encima de eso, les al-canzaba el ánimo para hacer paros.

En la Refinería de Mamonal, cualquier pretexto bastaba para bloquear la vía y sabo-tear las instalaciones, bien fuera alguna medi-da económica o política del Gobierno ajena a la propia actividad petrolera, o peor aún, al-guna que tuviera que ver con esa industria. El sindicato de Telecom también arrodillaba al país cuando le daba la gana. Al principio de la década de los 90, lo dejó incomunicado por dentro y por fuera.

Por otro lado, la atención en los bancos oficiales era la quintaesencia de la descortesía y de la ineficiencia, y ¡ay de que un cliente se quejara!, porque podía no ser atendido o de-morado de manera exagerada. El servicio a los clientes no era un deber, sino un favor que podía agriarse por una razón baladí. Cual-quier excusa era lo suficientemente buena pa-ra sonar pitos, en vez de trabajar.

En estos y en todos los demás casos, los buenos trabajadores eran una mayoría abso-luta, pero –como dijimos- intimidada por la agresividad de la minoría sindicalizada.

Colombia no puede volver a eso. El país necesita sindicatos modernos, que defiendan a los trabajadores y también a las empresas, para que sean siempre rentables. El país tam-bién necesita empresarios solidarios, que pa-guen salarios justos, para hacer equipo con los sindicatos y andar en la misma dirección.

El paro de antier en Cartagena indicó que hay un sindicalismo maduro, que ojalá presa-gie una nueva etapa en las relaciones entre obreros y patronos, para beneficio de ambos y provecho del país. 

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

LA MEJOR NOTICIA DE HOY

LA MEJOR NOTICIA DE HOY DOMINGO PARA CARTAGENA ES QUE LA ELIMINACIÓN DE LA PLAZA DE MERCADO BAZURTO NO TIENE REVERSA
LOS BARRIOS ALEDAÑOS Y LA CIUDADANÍA EN GENERAL DEBEN ESTAR ATENTOS PARA QUE4 LOS FUNCIONARIOS REPRESENTANTES DEL DISTRITO DE CARTAGENA, EPA, MINAMBIENTE, CARDIQUE CUMPLAN LA ACCIÓN POPULAR Y EN CADA DESVIACIÓN SOLICITAR DESACATO AL FALLO JUDICIAL SOLICITANDO CÁRCEL. YA LOS EX FUNCIONARIOS LOS CONDENAN POR LO QUE DEJARON DE HACER DURANTE SU GOBIERNO
PILAS CARTAGENEROS

LA GRAN PREGUNTA ES SI LOS

LA GRAN PREGUNTA ES SI LOS SINDICATOS DE HOY EN CARTAGENA SON LO SUFICIENTEMENTE CONSCIENTES DEL ROL PROTAGÓNICO QUE ESTÁN LLAMADOS A EJERCER EN ESTE NUEVO MOMENTO DE LA COMPETITIVIDAD INDUSTRIAL DEL PAÍS. LAS CIRCUNSTANCIAS ACTUALES LOS OBLIGAN A IMPULSAR A LOS TRABAJADORES PARA QUE UNIDOS LLEVEN A NUESTRA CIUDAD AL SIGUIENTE NIVEL EN EL DESARROLLO EMPRESARIAL, DEJANDO DE VERSE A SÍ MISMOS COMO VÍCTIMAS DE "LOS PODEROSOS" Y MÁS COMO LOS NUEVOS GRANDES ALIADOS DE LOS EMPRESARIOS, CORRESPONSABLES DE LA EVOLUCIÓN ECONÓMICA DE CARTAGENA. SEÑORES SINDICALISTAS, A MOSTRAR LA MADERA EMPRENDEDORA Y VERDADERAMENTE ASOCIATIVA DE LA QUE ESTÁN HECHOS!.