Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-18

Dólar (TRM)
$2.924,77
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.124,82
UVR, Ayer
$242,61
UVR, Hoy
$242,64
Petróleo
US$52,48

Estado del tiempo
2017-01-18

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 23:00

Marea max.: 4 cms.

Hora: 05:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 2.0 a 2.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Que no se agote el "menú" de su ganado

-A A +A
 

El drama de los ganaderos de Bolívar no termina.

Más allá de las estadísticas a 20 de enero de 2011, que revelan la muerte de más de 72 mil reses, 293 mil hectáreas inundadas y 6.308 predios afectados por los estragos del invierno último, los ganaderos luchan ahora por evitar que sus animales mueran por física hambre.



La primera reacción de los ganaderos fue trasladar sus animales a otras zonas. Según el Comité de Ganaderos de Bolívar, más de 364 mil reses debieron  ser trasladadas a otros predios, incluso fuera del Departamento. El traslado es de tal magnitud que representó el 42,8% del hato de Bolívar, que se estimaba a finales de 2010 en 850 mil cabezas de ganado, aproximadamente.

Ese traslado le puede representar a cada ganadero costos extras que varían entre los 25 mil y 40 mil pesos mensuales por animal, por  pastar en una finca alquilada.

Hoy, muchas de las fincas ganaderas del Departamento siguen inundadas, los pastos están bajo las aguas o podridos. La pregunta es ¿qué hacer para darle alimento al ganado?

Augusto Beltrán Pareja, ex gobernador de Bolívar y reconocido ganadero de la región, confiesa que ante la pérdida de buena parte de los pastos en sus fincas ganaderas debió recurrir a los silos de maíz o buscar otros pastos para defenderse. Beltrán Pareja debió “trastear” el 50% de su ganado a zonas más seguras y donde hubiese forraje.

“En medio de este panorama, los ganaderos tenemos que gastarnos lo que sea por el alimento de los animales. Ellos son la caja”, dijo Beltrán Pareja.

Pero los pastos no es lo único que preocupa a los ganaderos. Después de esta emergencia también aparecen enfermedades que obligan a la compra de productos veterinarios y encarecen aún más la actividad. Hongos, diarreas originadas por aguas contaminadas, cascos reblandecidos y cojeras, y la evidente escasez de pastos afectan ahora al ganado.

Pero como si fuera poco, los cambios extremos en el clima y la falta de alimentación adecuada también afecta la capacidad reproductiva de las vacas que no entran en calor y ello se traduce en menos terneros para renovar el hato.

Augusto Beltrán Pareja explica que el exceso de agua en los pastos hace que éstos no tengan las proteínas necesarias y la capacidad reproductiva del ganado, especialmente el cebú, se inhibe y no aparecen sus ciclos reproductivos.

Una vaca en condiciones normales, al menos entre un 70 ú 80% de ellas, tiene un parto una vez al año, pero en condiciones extremas de sequía o exceso de agua, el tiempo entre un parto y otro se amplía y puede ser superior a los 15 meses, haciendo menos rentable y competitivo el negocio.

¡A prepararse!

Aunque la magnitud del invierno del año pasado superó todas las previsiones posibles, para el médico veterinario y zootecnista Jesús Zapata, la clave para sortear estos fenómenos y evitar que la escasez de pastos diezme los hatos está en ser previsivos. Es importante que en las épocas de mayor producción de pastos se haga ensilaje (forraje verde picado y conservado sin aire y recolectado en bolsas plásticas o en silos), lo que requiere equipos especiales para su compactación y fermentación. O se puede hacer heno, que es otra alternativa de conservación de forrajes, esta vez enteros, deshidratados y conservados al aire libre en verano, y bajo techo o carpados en invierno.

Zapata también recomienda tener reservorios de agua o jagüeyes que, en caso de sequías severas, sirvan para tomar el ganado o regar algo de pasto.

Otra alternativa son las cercas vivas con algunos árboles forrajeros, como el matarratón o el guázimo. Igualmente algunos frutos de leguminosas arbóreas como samán (campano), algarrobillo, trupillo, entre otros, según la publicación del Ministerio de Agricultura y Fedegán, “Alternativas para enfrentar una sequía prolongada en la ganadería colombiana - Tercera edición”.

Si el invierno o la sequía lo tomó por sorpresa, en el mercado hay otras alternativas de suplementos alimenticios para el ganado: torta de palmiste, semilla de algodón, melaza, nutrebloques, heno, ensilaje de maíz y de caña son algunos de los productos que se ofrecen a los ganaderos en el comercio tradicional o en las bodegas de suplementos alimenticios de Fedegán (en Cartagena, Magangué y próximamente en Mompox), para aliviar la falta de pastos. Para Zapata, siempre es importante que el suministro de estos suplementos alimenticios sea vigilado por técnicos o profesionales al servicio de la finca ganadera.



Forrajes estratégicos

SIG

El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural puso a disposición del sector ganadero las primeras 3 mil 700 toneladas de alimento para la población bovina afectada por el invierno en el país.

La entidad invirtió en la primera fase del programa mil millones de pesos. Los forrajes estratégicos, a precios subsidiados, están en 43 bodegas del país. Una parte de ellos ya fue adquirida por el gremio.

El programa de forrajes contempla inicialmente la provisión de 20 mil toneladas en cada una de las dos fases previstas.

El Ministerio de Agricultura señaló que hasta la fecha, 130 mil cabezas de ganado han muerto por ahogamiento y se movieron a tierras secas 1 millón 500 mil vacunos, en la temporada invernal.

Al explicar los alcances de la iniciativa, el ministro Juan Camilo Restrepo también afirmó que el programa de ayuda agropecuaria se aplicará con el mismo rasero para todo el mundo y que el apoyo se otorgará según la afectación de cada cual.

El funcionario recordó que el programa de ayuda para el presente año, que podría llegar a un billón 600 mil millones de pesos, se adelanta en dos grandes bloques o grupos.

Uno de ellos, que comprometerá entre el 70 y el 75 por ciento de los recursos asignados para atender la emergencia invernal en el sector agropecuario, tiene que ver con créditos sencillos y subsidios relacionados con la reestructuración de préstamos y el otorgamiento de capital fresco para la rehabilitación empresarial.

Publicidad
Publicidad
2376 fotos
65691 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese