Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Acciones de Navidad

Llega otra Navidad, con su tradicional carga de buenos deseos, de intenciones generosas y de oraciones para que se reduzca el sufrimiento de quienes, por ser pobres, reciben golpe tras golpe a lo largo de los años.

Siempre que pensamos en Navidad, pensamos en los pobres y los desamparados, y en sus padecimientos. Este año, cuando el invierno ha golpeado con fuerza implacable a todas las regiones colombianas, con mayor razón los corazones de los cartageneros, bolivarenses y colombianos, se conmueven con las aflicciones de los pobres, principales víctimas de las inundaciones y los deslizamientos.

El problema es que casi siempre esa fuerza que nos llena el corazón en la época navideña sólo alcanza para pensar en los pobres, para conmovernos con sus pesares, pero en muy pocos casos llega a convertirse en acciones concretas que, aunque no remedien los males del mundo, contribuirán mitigar tanta amargura.

No está en nuestras manos como individuos la solución a la catástrofe que se ha desatado sobre regiones enteras, que sufrieron el embate de ríos y ciénagas desbordadas, de avalanchas de tierra, piedras y lodo, y que ahora ven sus hogares inundados o sepultados.

Es una labor titánica ayudar a los más de dos millones de damnificados, y mucho más descomunal será la de ayudarlos a recuperarse desde la miseria absoluta.

Cuando como individuos pensamos en esa labor enorme, podemos perder fácilmente la esperanza, y a veces nos convencemos de que nuestras oraciones no tienen efecto sobre esos males.

A pesar de ser muy repetida, es inoperante la frase “La unión hace la fuerza”, y su ineficacia se debe a que no se concreta repetidamente en acciones prácticas.

Es bueno comenzar clamando, indignados, por el fin de las injusticias, del oficio infame de los sicarios, de la corrupción y falta de sensibilidad de algunos gobernantes, pero si esos clamores no se transforman en acciones efectivas, todo seguirá igual, o quizá empeorará.

La pequeña acción de un individuo para ayudar a otro que ha sufrido el invierno, parece poca cosa, pero sumadas las pequeñas acciones de mil individuos, tendremos un resultado contundente que mejorará la situación de mil personas. Si se sigue sumando, ya no serán mil, sino 10 mil, 100 mil, 1 millón, 2 millones…

En Colombia hay millones de personas que pueden realizar pequeñas acciones para ayudar a otros tantos millones de pobres y damnificados por el invierno. Lo único que debe hacerse es decidirse a ayudar.

¿Por qué no ensayamos esa otra manera de vivir la Navidad? ¿Por qué no convertir nuestras nobles pero inútiles preocupaciones en acciones reales?

Si a la oración por los damnificados le sumamos un aporte en dinero, ropa y alimentos, nuestra caridad cristiana se transforma en acción eficaz.

Cuando estemos reunidos con nuestras familias, compartiendo una cena exquisita, contando anécdotas de nuestras vidas y recordando a los que se fueron, pensemos que con un regalo entregado sinceramente a quienes no tienen nada, llevaremos una luz de esperanza.

Es ese el verdadero sentido del mensaje de Cristo, cuyo nacimiento celebramos esta noche.

 

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

haciendo uso del derecho de

haciendo uso del derecho de opinion, respetuosamente me permito estar en desacuerdo total con el inicio del articulo; Es que construir la vivienda a la orilla de un rio que se crece cada 2,3 o 4 años no es producto de la pobreza, podriamos pensar que es producto de la ligereza, falta total de prevision, facilismo, poca inteligencia, etc., en cualquier caso, si yo construyo mi casa en esas condiciones y me inundo varias veces, creo que por basica inteligencia, debo mudar mi hogar a un sitio mas alto o montarlo sobre unos zancos, o no es asi ?, por lo anteriro es que creo que se calumnia a la pobreza cuando se le endilgan una serie de padecimientos que tienen causas mas ciertas, mas concretas

por otra parte, y partiendo

por otra parte, y partiendo de una muy vieja y bien patrocinada costumbre, si le endilgamos todas estas desgracias a una voluntad del mas alla, estamos aceptando la falta de voluntad y berraquera para ingeniar definiciones logicas e inteligentes a los problemas que a todos los seres humanos nos ha tocado vivir o padecer. es muy conveniente tener FE, pero no dejarse imbecilizar