Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Cartagena es Bolívar, y viceversa

Cartagena y Bolívar tienen retos inmensos. Todo el mundo lo sabe, pero pocos lo asimilan. No se nota urgencia colectiva por resolver la problemática de la población de la ciudad y su departamento.

Bolívar, una especie de chorizo que va de norte a sur, tiene carretera hasta Magangué y de ahí hacia abajo todo transporte es acuático, aunque se vaya por tierra a otros departamentos y se cruce el río Magdalena y ciénagas aledañas para ir a los pueblos bolivarenses remotos.

Bolívar tiene problemas peores que los de Cartagena porque sus pueblos están más lejos del centro del poder y de las decisiones; cualquier obra es más cara y más difícil de controlar cuanto más lejos esté de la capital; el presupuesto del departamento es insuficiente y ha sido despilfarrado históricamente; la infraestructura es muy precaria; la calidad de la educación, incluyendo la informática y el internet son deficientes; y los servicios de salud son casi inexistentes.

Encima de todo, los inviernos de 2010 y 2011 destruyeron viviendas, cosechas y ahogaron animales domésticos. Los campesinos, que siempre han vivido día a día, pasan más hambre y necesidades que antes. Aunque la seguridad está dramáticamente mejor que hace 10 años en la mayoría del departamento, hay zonas que no han dejado de sufrir la violencia de las bacrim, dedicadas al narcotráfico.

Si los cartageneros y sus autoridades creen que lo anterior solo es un problema del Gobernador, se equivocan gravemente. La miseria y la inseguridad de Bolívar expulsan gente que viene a dar a los barrios subnormales de Cartagena, exacerbando la capacidad del Distrito para proveer vivienda, empleo y servicios públicos, y de la Policía para contener la criminalidad urbana, que ahora se desborda hacia los barrios que antes se sentían intocables.

Por ahora, allí hay raponazos de celulares y carteras, más que todo a niños y mujeres, además del saqueo ocasional de casas y apartamentos. Pero si no hay respuestas contundentes a la pobreza y la inequidad, todo empeorará. Es obvio que muy buena parte de la seguridad y bienestar de Cartagena dependen directamente de la calidad de vida del campo bolivarense.

No se puede seguir a paso lento, ni nadie puede suponer que las necesidades de la gente del Bolívar rural y de la Cartagena tugurial son solo problema de los dirigentes políticos, gremiales, religiosos, militares, del Estado, en fin, de cualquiera, menos de los ciudadanos rasos. Nadie puede mirar para el otro lado.

Bolívar y Cartagena necesitan que su ciudadanía y los líderes de los sectores público y privado trabajen juntos en torno a la solución de los problemas más álgidos. El Gobernador de Bolívar, Juan Carlos Gossaín, ejerce un liderazgo que ya es reconocido, pero además, la región tiene que desarrollar dirigentes jóvenes que se alejen de las mañas de muchos de sus mayores.

Todos deberían sentir un compromiso regional superior a la lealtad a los partidos y a los negocios particulares, entre otras cosas porque no puede haber ni unos ni otros rodeados de miseria.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

arjona y turbaco que están a

arjona y turbaco que están a 30 minutos de cartagena no cuentan con servicio de agua potable alcantarillado menos, educacion buena en fin estos son unos corregimientos grandes,la corrupción no los deja progresar, con un canal del dique y no tener agua potable porque quien administra el acueducto le parece bien así, y el agua que llega es de las mas caras sin alcantarillado y mensual llegan recibos de 25.000 pesos en estrato 1.