Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Dulzuras y amarguras del Festival

Terminó anoche la edición 50 del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias (FICCI), que mostró al mismo tiempo un gran vuelco en la organización, y la repetición de algunos errores.

Al principio, los directivos dieron la impresión de que el evento se había organizado con mayor rigurosidad, al punto de que se abstuvieron responsablemente de revelar los nombres de las personalidades invitadas a Cartagena, hasta que las confirmaran.

Pero a pocos días de comenzar, la prensa tenía información escasa sobre los invitados, y sobre la programación de películas, ruedas de prensa y charlas con realizadores y actores.
El vuelco anunciado empezó con un cambio de la sigla y de la iconografía, pasando de Festicine a FICCI, con menos impacto del esperado. Se cambió el sitio de exhibición central de las películas, del Centro de Convenciones al Teatro Adolfo Mejía, y se perdió mucho, porque éste no fue diseñado para cine, tiene poca capacidad, y sólo los asistentes de primeras filas ven bien.
La inauguración fue en la Plaza de la Aduana, pero tuvo un sabor elitista que nunca antes se vio en el Festival de Cine, haciéndolo más semejante a las lujosas veladas de otros eventos, que a uno cuyo componente farandulesco debería ser sólo un aspecto, no su esencia misma.
Empeñados en lograr mayor atención de la prensa nacional e internacional, se maltrató a los periodistas locales, los que más contribuyen a la asistencia del público. Aunque hubo cubrimiento internacional aceptable de medios especializados, la prensa nacional fue parca con el Festival.
De los antiguos eventos académicos y ruedas de prensa con directores, productores y actores, no quedó ni la sombra. Hubo muchas actividades, pero demasiadas sedes, lejos unas de otras. Sólo las de las universidades tuvieron importancia y asistencia satisfactoria.
Entre lo positivo está la muestra nutrida de cine de buena calidad, especialmente latino y de España, el país invitado este año. También la calidad del jurado oficial, donde sobresalió el director checo Jiri Menzel, un maestro del séptimo arte.
Se publicó un catálogo completo con información amplia, y salvo pocas excepciones, se cumplió la programación.
La noche de los premios India Catalina a la televisión pretendió emular la entrega de los Oscar, incluida la alfombra roja, y también fue evidente la discriminación con los cartageneros.
Finalmente, la edición 50 del ahora FICCI pareció inferior a tan importante efemérides, sin referencia sustancial a su historia y anécdotas, excepto algunos actos aislados en homenaje al inolvidable Víctor Nieto.
Los directivos del FICCI quieren que se maneje con criterio ejecutivo, eficiencia y austeridad, y así fue. Pero este año faltó el sabor cartagenero que lo caracterizaba, especialmente en el manejo de la prensa, encomendado a una empresa bogotana que impuso su soberbia y dejó por fuera a muchos periodistas que llevaban años largos cubriendo el evento con altura.
Son detalles a revisar, que no manchan la buena calidad de la muestra de películas y la asistencia de gente importante del cine internacional. En general, el FICCI fue exitoso y con seguridad seguirá mejorando.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Busquen el muerto por los

Busquen el muerto por los lados de RCN y de la junta directiva incompetente que por dècadas se ha reciclado en el festival (salvo excepciones, y esto no tiene nada que ver con salvo basile).
La inauguración paracía un baile del club cartagena. mesas blancas, sillas blancas, champaña. Cuándo el cine se ha visto sentado en una silla tomando vino. Loberias nuestras.
50 años es una fecha demasiado importante para ser ignorada de la forma en que lo fue.
Los premios india Catalina es hora que desaparezcan. Fueron totalmente desvirtuados. Deberían llamarse premios RCN.

Muy bonito el teatro Adolfo

Muy bonito el teatro Adolfo Mejía, pero no es para proyectar cine. Paguen las deudas para que puedan pagar un buen sitio.
El borron de un plumazo de las ruedas de prensa y el acercamiento a actores y directores fue penoso.
El manejo de la prensa, sin comentarios.
Por suerte existe el buen cine, que salva todo.
Pero no seamos caidos del sarzo, para què analizamos tanto, qué podemos esperar de un festival dirigido por Ricardo Vélez.

Es hora de que reabran el

Es hora de que reabran el Teatro Cartagena, con una programaciòn permanente de cine que recoja las muestras que como Eurocine y muchas otras alternativas que llegan a otras ciuedades del país. Porque CINE COLOMBIA nos tiene condenados a precios elevados y una cartelera de pésima calidad, y cuando anuncian algo medio bueno en "próximo estreno" no cumplen...y si acaso ponen una, apenas si la dejan una semana....Y no vengan con el sonsonete de que es un negocio. Es más cuestón de la ineptitud y la falta de conocimiento de lo que venden, del cine, de parte de quienes administran esas salas en Cartagena.

Creo que la propuesta de

Creo que la propuesta de reabrir el Teatro Cartagena debe ser tenida en cuenta, no sólo para que vuelva a ser el escenario natural del Festival, sino para que vuelvan a tener un teatro los que viven por estos sectores de la ciudad.

Primó también el interés

Primó también el interés económico de Cine Colombia. La supuesta democratización del festival, llevándolo a plazas y bibliotecas públicas no incluía las películas en competencia, las cuales solo podían verse a costos de Cine Colombia, a diferencia de cuando estaban exhibidas en el Centro de Convenciones, a precios asequibles.