Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El costo de la inseguridad

Los colombianos de todos los estratos sienten urticaria con solo oír la palabra inseguridad y si pensamos que pueda volver la de 2002, la urticaria se vuelve terminal.



En muchos sitios los secuestradores -especialmente de las Farc- sacaban a sus víctimas de sus propias casas. En Neiva sacaron gente de un edificio y se los llevaron para la selva. La ciudadanía se sabía inerme, y cundían el miedo y la impotencia y había hasta un aire de resignación. La toma del poder por las Farc parecía inminente.

Las carreteras estaban en manos de la guerrilla, principalmente las Farc y ningún ciudadano de ningún estrato viajaba tranquilo. Los retenes ilegales eran diarios. Como la gente más pudiente dejó de usar las carreteras, las víctimas comenzaron a ser los pasajeros de los buses, casi todos ciudadanos modestos.

La guerrilla tenía computadores con bases de datos extraídas de las oficinas públicas, indicando quiénes eran los más secuestrables en cada “pesca milagrosa”. En las ciudades primaban el “secuestro express” y los paseos millonarios. Nadie estaba tranquilo.

Cartagena era la ciudad segura de Colombia y la más custodiada.
La violencia de sus barrios marginales no se había desbordado a los demás. ¡Hoy sabemos que hay 7.000 pandilleros! El turismo estaba seguro porque la ciudad era un fortín con puertas enllavadas hacia afuera y abierta por dentro.

Los colombianos nos acostumbramos a la seguridad de Uribe, aunque a sabiendas de que si no había empleos para los desmovilizados de izquierda y derecha, la inseguridad del narcotráfico reemergería. Aunque ahora las Farc están en primer plano, les sirven de cortina de humo al poder y a la amenaza de las demás bandas criminales -las Bacrim- un reto a la estabilidad del Estado igual o mayor que las guerrillas. Unas y otras se aliaron alrededor del narcotráfico.

Además de la capacidad operativa real de guerrillas y Bacrim, si logran implantar la sensación de inseguridad en el país mediante golpes en distintas partes, se perderá el elemento que las ha tenido a raya: la confianza de la ciudadanía en el Estado. Perdida ésta y replegados los habitantes en sus casas por el miedo, el camino les queda libre a los bandidos.

La pérdida de la sensación de seguridad puede frenar al país en seco, acabar con el turismo y con la confianza inversionista nacional y foránea, lo que mermaría el empleo. El círculo económico virtuoso en que comienza a andar el país se trocaría por la pesadilla de la desconfianza y la desinversión.

Eso es lo que está en juego en este gobierno, con el agravante de que las Farc -como ocurría desde el gobierno de Uribe- tienen su retaguardia en Venezuela, país que ya tiene guerrilla propia auspiciada por el Estado, y que es aliada de la nuestra con petrodólares en abundancia. 

Juan Manuel Santos aseguró ayer que los índices de seguridad están mejores que nunca, pero los golpes de la guerrilla y las Bacrim hacen pensar otra cosa.

Los costos de perder la confianza local e internacional son inmensos. Impedir que suceda es el mayor reto y obligación del Gobierno.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Es preocupante la situación,

Es preocupante la situación, es relevante la propuesta de un plan eficaz y eficiente que contrarreste las acciones de los grupos ilegales. No sea que pase como en Méjico, donde estos grupos disponen de todo porque las acciones del Estado no son suficientes ni en un 15% y tienen el poder. Y lo peor es que, amenazan con cazar y matar niños como estrategia para doblegar al Estado y a la sociedad. Dios se apiade de nosotros.

Ahhh, cuanta falta nos hace

Ahhh, cuanta falta nos hace el presidente Uribe!

En un país como el nuestro

En un país como el nuestro donde la cultura de la corrupción no es reducirla a su máxima expresión, si no llevarla a su máxima expresión, somos de los primeros en corrupción en el mundo, que podemos esperar,como decía alguien marica el ultimo.con leyes drásticas, pero quien las hace para mejorar la calidad de vida en beneficio del bien común.la culpa es de todos por ser ignorantes y los vivos se aprovechan de la inocencia del otro.politiqueros grandes auspiciadores de violencia

"Los colombianos nos

"Los colombianos nos acostumbramos a la seguridad de Uribe" que desfachatez es la que habla usted, si gracias al paramilitar mayor es que estamos peor que siempre, ese fue el legado que nos dejo, lo que pasa es que ahora se empiezan a destapar todas esas porquerías que el omitió! investigue bien antes de escribir estupideces.

Para qu haya importantes

Para qu haya importantes resultados en materia de seguridad ,es prciso reestructurar o hacer cambios urgentes a l interior de la policia,donde tal parece sus pupilos están presuntamente muy ligados al delito.Igual se tiene quer hcer con los entes de investigación y justicia como los jueces y fiscalia que en contra de la estabilidad del pais,la aplicaci´on de justicia está sujeta al cómo voy yo ahí.Reestructuración,cambos,traslados,son la clave.