Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

El esfuerzo y la entrega dan buenos frutos

Cuando observamos con alegría y orgullo el triunfo de jóvenes colombianos como Ernesto Frieri o José Quintana, que comienzan una carrera exitosa en el competitivo mundo de las Grandes Ligas, renace la esperanza en que no todo está perdido en nuestro país, y que otros muchachos pueden seguir esa senda de prosperidad, en lugar de perderse en la maraña enrevesada de las pandillas y las drogas.

En Proverbios 12:24 se dice: “Trabaja con empeño y serás grande, sé perezoso y nunca triunfarás”. Un llamado a la acción, a la decisión y a la voluntad que los líderes de las numerosas iglesias cristianas que funcionan aquí deberían inculcar en sus feligreses.

José Quintana, Ernesto Frieri o Dónovan Solano no llegaron a la cima del béisbol profesional estadounidense de un día para otro. A su talento natural se sumó el apoyo y la motivación de sus padres, que los encaminaron en un aprendizaje largo y fatigante, animándolos cuando iban a tirar la toalla y sembrándoles en sus espíritus que los sueños pueden lograrse si se trabaja sin descanso para conseguirlos.

Todos anhelamos una vida próspera y satisfactoria, explotando nuestras capacidades y vocación, pero mucha gente –entre ellos un buen número de los que se consideran cristianos porque asisten a una iglesia y citan La Biblia, e incluso sus pastores– confunde prosperidad con riqueza material y para esa gente el dinero se vuelve obsesión, la misma obsesión que arrastra a los jóvenes a dedicarse a actividades equívocas e ilegales, como los juegos de azar, el engaño, la extorsión y el narcotráfico.

La vida en Cristo no es la asistencia los domingos a misa o a las prédicas de los pastores, ni es la donación de limosnas o diezmos motivados por la promesa –equivocadamente difundida por muchos líderes religiosos– de que de Dios multiplicará esa donación con prosperidad material, autos, ropa fina y plata.

Quien cumple preceptos, hace donaciones y practica el bien esperando que Dios lo recompense con bienes y dinero, no es cristiano, ni vive el verdadero mensaje de Cristo.

Dios no desampara a sus hijos, es cierto, pero muchos llevan esta convicción al extremo y se sientan a esperar a que Dios les resuelva sus problemas económicos y les multiplique su patrimonio.

Ellos deberían leer a Josué 1:9: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.”

Esfuerzo, entrega, sinceridad, dedicación, son las claves de una vida verdaderamente próspera. Dar limosna o pagar diezmo esperando que Dios multiplique esa donación es como jugar a la ruleta o prestar con usura.

El esfuerzo, el trabajo bien hecho, producen frutos incomparables, el primero de ellos un gozo infinito.

Es por ello que además de sus logros personales, de la fama y el dinero que ganen con el sudor de su frente, jóvenes como Ernesto Frieri o José Quintana nos transmiten el mensaje del valor que tienen el espíritu de trabajo y de superación.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

BACANO!!!!BUEN EDITORIAL!!!

BACANO!!!!BUEN EDITORIAL!!!