Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

El Mundo y el acoso

El periódico español El Mundo publicó una nota el 15 de julio de 2009 acerca del acoso a los turistas por parte de los vendedores informales en las playas de Bocagrande, firmada por Salud Hernández Mora. El artículo recorre la Internet en la ciudad, seguramente porque la concesión eventual de las playas se discute en todos los corrillos y ha sido objeto de columnas de opinión en este diario, al igual que de editoriales.

La periodista arranca diciendo: “Si hay algo que un turista detesta es que los vendedores ambulantes le persigan sin tregua. Si encima no vienen solos, sino en hordas sucesivas, las vacaciones se vuelven una pesadilla. Y eso, precisamente, es lo que quiere evitar que ocurra el ayuntamiento de Cartagena de Indias, la joya por excelencia del Caribe colombiano.”
Hernández Mora cita al teniente Montaño, del escuadrón antiacoso de la Policía, quien dice que atrafagar a los turistas los espanta y mata la gallina de los huevos de oro, a lo que la propia periodista añade que “esos enjambres de acosadores incansables son la razón de que un alto porcentaje de españoles que visitan Marruecos por primera vez no repitan ni atados, según una encuesta del propio país norteafricano”.
No sabíamos que la Policía tiene un escuadrón antiacoso cuya misión es persuasiva y educativa, ni tampoco cuál ha sido el resultado de esta experiencia de pronóstico difícil, porque oír razones distintas a las propias no es el fuerte de los ambulantes.
Ellos argumentan, con razón, que tienen que vender para vivir, pero no dan respuestas igual de satisfactorias acerca de la violación de los derechos de los ciudadanos que no quieren ser enloquecidos en las playas y calles de Cartagena, ni a la frase común de que matan la gallina de los huevos de oro. Parecería que fuera un caso hipotético, o que cuando ocurra, verán qué hacer. Mientras tanto, que siga el acoso.
Además de la molestia de las hordas de vendedores, que no permiten un segundo de descanso, hay vendedores de servicios y de objetos que engañan e intimidan a los turistas para obligarlos a pagar lo que les cobran, y se citan casos de ostreros, peinadoras y masajistas que utilizan estas tácticas de dulzura inicial, y luego coerción mediante amenazas implícitas de “observadores” solidarios que rodean a las víctimas.
El Distrito haría bien en promover decretos con dientes para la defensa de los demás ciudadanos. Hasta ahora, impera la ley del embudo en contra de los visitantes incautos y a favor de los avivatos que insinúan la violencia física para vender sus bienes y servicios.
Las concesiones de las playas son atractivas para los hoteleros y demás personas que desean proteger el turismo, y también para las víctimas del acoso, precisamente porque el sector público no sólo no ha hecho nada, sino porque los politiqueros fomentan la informalidad para ser elegidos.
No está claro cuáles son los instrumentos legales para proteger a la ciudadanía del acoso, aunque la falta de autoridad y la percepción de que no hay leyes que permitan ejercerla, es más que evidente.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese